Uso del hidrógeno para la generación de energía limpia

El hidrogeno alternativa a los combustibles fósiles

Encontrar nuevas fuentes de energía limpia se ha convertido en una preocupación mundial; no solo por el inminente agotamiento de los combustibles fósiles, sino también por la crisis del cambio climático derivada del uso de los combustibles tradicionales, así como por las formas generalizadas de contaminación en todo el mundo. Todas estas razones han impulsado la búsqueda seria de energías limpias.

Esto ha llevado a utilizar diferentes fuentes de energía limpia, como la eólica, la hidráulica y la solar, además de otros recursos naturales que generan electricidad en lugar de los combustibles fósiles. Sin embargo, estas fuentes no han llegado a ser del todo fiables debido a algunos problemas que tienen que ver con el coste, el almacenamiento, etc. El empleo del hidrógeno en la producción de energía limpia ha supuesto un gran avance en este campo; el hidrógeno se ha convertido en una de las fuentes de energía limpia más importantes, realistas y eficaces.

¿Por qué el hidrógeno?

Es el elemento más simple y extendido en la Tierra; consta de un electrón que orbita su única órbita. Sin embargo, nunca encontramos un solo átomo de hidrógeno por sí solo; o bien se combina con el oxígeno para formar agua, o con el carbono para formar hidrocarburos (el principal constituyente de muchos combustibles fósiles) o se combina con otros elementos en varios otros compuestos.

¿Cómo se genera la energía del hidrógeno?

Existen varios métodos para extraer hidrógeno puro con el fin de producir energía. El método de extracción más común es la “electrólisis”, o el proceso de utilizar la electricidad para dividir el agua en sus componentes (hidrógeno y oxígeno) mediante una reacción química.

Aunque es eficaz, este método no es económicamente eficiente. Por ello, los científicos han buscado otros métodos para extraer el hidrógeno del agua; otra alternativa económica es el uso de células solares apoyadas en un ánodo de luz hecho de óxido metálico vandat de bismuto. Sin embargo, todavía se están realizando experimentos con esta técnica para demostrar su eficacia y sus posibilidades.

Ventajas de la energía del hidrógeno

La energía del hidrógeno tiene varias ventajas que la sitúan a la cabeza de las opciones de energía limpia con las que el ser humano podrá contar en el futuro. En primer lugar, es una “energía limpia” que respeta el medioambiente y sus criaturas. La energía del hidrógeno no produce gases de escape, toxinas ni calor excesivo; tampoco afecta a la temperatura del planeta ni a la estabilidad de la vida.

Las energías renovables, como la solar y la eólica, no se agotan; del mismo modo, la energía del hidrógeno es renovable, ya que el mundo no se quedaría sin hidrógeno. De hecho, el hidrógeno es el principal constituyente del universo, representando el 75 % del mismo. La energía del hidrógeno es una de las fuentes de energía más eficientes, ya sea renovable o no renovable. En otras palabras, la cantidad de energía de hidrógeno utilizada para hacer funcionar una máquina la hará funcionar durante más tiempo en comparación con la misma cantidad de cualquier otra fuente de energía.

Desventajas de la energía del hidrógeno

A pesar de las ventajas mencionadas, la energía del hidrógeno tiene algunas desventajas, formando desafíos que nos impiden usarla; al menos por ahora. Sin embargo, los científicos siguen investigando para superar estos retos. Uno de los principales retos es el almacenamiento del hidrógeno y su traslado de un lugar a otro. El hidrógeno es muy fino, por lo que requiere una alta presión para transformarlo en forma líquida y poder almacenarlo. Este proceso de licuefacción no es nada práctico y solo se pueden transferir pequeñas cantidades. El hidrógeno es un elemento altamente inflamable; es inodoro, lo que hace muy difícil descubrir las fugas. Por ello, puede provocar incendios imprevistos.

Usos de la energía del hidrógeno

Los combustibles fósiles se empleaban inicialmente para las naves espaciales y los cohetes; sin embargo, son costosos y perjudiciales para el medioambiente. Recientemente, se ha descubierto que la energía del hidrógeno es más adecuada para el funcionamiento de las naves espaciales, ya que es renovable, respetuosa con el medioambiente y ligera. Además, no requiere enormes tanques de almacenamiento como los combustibles tradicionales.

Los científicos pretenden convertir la energía del hidrógeno en la alternativa a los combustibles fósiles: carbón, petróleo y gas natural. A pesar de los retos, los científicos están dando pasos firmes para que en el futuro todos los aparatos, máquinas, fábricas y coches funcionen con energía de hidrógeno.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto