¿Por qué la tumba de Tutankamón sigue siendo tan espectacular?

A 100 años del descubrominto de la tumba de Tutankamón

Incluso cien años después de su descubrimiento, la tumba de Tutankamón sigue rodeada de misterio. Aunque lo más probable es que no haya cámaras secretas, y ciertamente no hay restos de Nefertiti.

El 4 de noviembre de 1922, hace hoy exactamente un siglo, el arqueólogo británico Howard Carter puso el pie en el primer escalón de la tumba de Tutankamón. Aunque llevaba años buscando la cámara funeraria del Valle de los Reyes de Egipto, donde están enterrados todos los faraones de la época, no podía imaginar lo que le esperaba: el mayor descubrimiento arqueológico del siglo XX. La tumba parecía estar en perfecto estado. No había sido saqueada ni abierta antes, ya que había chozas en la parte superior y arena delante de la abertura. Además, era una tumba pequeña y, por tanto, relativamente discreta.

De las escaleras al sarcófago

Pero aún quedaba un largo camino desde ese primer paso hasta el gran sarcófago de Tutankamón, que murió en 1324 a.C. En primer lugar, se retiró la pared frontal y se limpiaron los escombros. Detrás de ella, surgió un pasillo de nueve metros de largo que conducía hacia abajo. Los investigadores se toparon entonces con una pared que llevaba el sello en nombre de Tutankamón. Esto demostró definitivamente que la tumba seguía intacta. En la siguiente habitación, encontraron un tesoro de objetos especiales destinados a que el rey se los llevara a la otra vida. Entre ellas se encontraban estatuas de madera de reyes, joyas, un alijo de vino y un trono dorado, así como una colección de prendas de vestir. Había tanto que los arqueólogos necesitaron meses para organizar y documentar todo.

Solo más de cuatro meses después de ese primer paso entraron en la verdadera cámara funeraria con el sarcófago y la famosa máscara mortuoria. Tutankamón resultó ser hijo del rey Akenatón y ya había sido coronado faraón a los nueve años. No estuvo mucho tiempo en el trono: el joven rey murió a los 19 años. Por ello, no fue ciertamente uno de los faraones más importantes del antiguo Egipto.

No hay nada que se le parezca

¿Por qué es tan importante el descubrimiento de su tumba? “El hallazgo es especialmente espectacular porque se trata de una tumba de rey intacta del antiguo Egipto y no tenemos nada parecido”, explica Olaf Kaper, profesor de egiptología. Muchas de las tumbas de los antiguos faraones fueron saqueadas por ladrones poco después de su muerte. Después de todo, había mucho que conseguir, como en la tumba de Tutankamón. “La tumba estaba llena de miles de objetos, que nos dicen mucho sobre el antiguo Egipto y el papel de los reyes. Por ejemplo, hemos aprendido mucho de la ropa que llevaba Tutankamón. Los materiales y tejidos utilizados eran mucho más opulentos de lo que se pensaba. Los reyes solían ser representados con una falda escocesa blanca, pero en realidad llevaban ropas muy diferentes y coloridas”.

Periodo de prosperidad

También había una cantidad especialmente grande de oro en la tumba. “Eso tenía principalmente una razón religiosa. En Egipto, los reyes eran semidioses y, tras su muerte, “seguían reinando” como dioses desde el cielo. Así que la tumba dice algo sobre la muerte y el futuro del faraón, pero mucho menos sobre su pasado. No hemos averiguado mucho sobre la corta vida de Tutankamón”, dice Kaper. Pero sí sabemos de la rica cultura del antiguo Egipto, del modo en que los egipcios afrontaban la muerte de los reyes y de la gran prosperidad que hacía posible enterrarlos así. Kaper: “Fue una época muy próspera en el antiguo Egipto que duró varios cientos de años y durante la cual entró mucho oro en el país. Egipto tenía varias colonias en África, pero sobre todo de Nubia venía mucho oro”.

Ésta es la tumba de Tutankamón en el valle de los reyes
Tumba de Tutankamón en el Valle de los Reyes. Foto: Violetastock

No solo es fascinante que la tumba estuviera tan repleta, sino que también proporciona muchos conocimientos sobre esa época. “Por ejemplo, nos ha enseñado que la élite tenía una cultura internacional durante este periodo. Siempre se pensó que Egipto tenía mucha influencia en otros países, pero que aportaba poca cultura extranjera. La tumba de Tutankamón demuestra que también vino mucho de otros países. La vida era culturalmente mucho más rica de lo que cabía esperar”.

Las cámaras secretas

En 2015, hubo un repentino revuelo en torno a la tumba de Tutankamón. El egiptólogo Nicholas Reeves planteó la hipótesis de que detrás de la tumba se escondían dos cámaras más, una de las cuales sería la tumba de Nefertiti, la bella esposa del padre de Tutankamón.

Kaper visitaba regularmente la cámara funeraria de Tutankamón, investigando, entre otras cosas, la ropa que llevaba el faraón. Nunca pensó en una cámara adicional, pero la idea le atrajo inicialmente. “Al principio me entusiasmaba la posibilidad de que hubiera habitaciones adicionales. Era algo que nadie había pensado antes y parecía muy posible, pero tras una exhaustiva investigación no hay nada que lo sugiera”.

Los escaneos 3D que encargó Reeves sugerían que había grietas en el yeso, lo que podría indicar dos pasajes. Pero que esta fuera la tumba de Nefertiti, Kaper se mostró inmediatamente escéptico al respecto, a pesar de que se sabe que muchos objetos de la tumba de Tutankamón fueron reutilizados de tumbas reales anteriores. “El nombre de Nefertiti no aparece en ninguna parte del material”, dijo.

No hay pruebas

Pero un segundo escaneo, un año más tarde, puso fin a las especulaciones: no se encontró ninguna evidencia de una habitación oculta. Y un tercer escaneo en 2018 lo confirmó aún más: no hay cámaras secretas en la tumba de Tutankamón. ¿Y qué mostró esa primera exploración? Es de suponer que el yeso pintado reflejaba las señales del radar, o puede tratarse de grietas en el suelo rocoso del Valle de los Reyes, que están por todas partes.

Pero Reeves no se resignó y continuó su búsqueda. El mes pasado anunció que había encontrado jeroglíficos ocultos. Se dice que son una cartela sobrepintada, un óvalo que rodea el nombre de un rey egipcio. El cartucho de su heredero al trono, el rey Eje, habría sido pintado sobre el cartucho de Tutankamón que enterró a Nefertiti. “Una decoración así no sería visible si se tratara de la tumba de Tutankamón”, dijo Reeves al respecto en el diario británico The Guardian.

Un sucesor diferente

Pero según Kaper, nada de esto dice mucho. “Todavía no he visto los nuevos datos de Reeves, así que tendremos que esperar y ver, pero si se ha pintado el nombre de un rey es probablemente porque al final vino un sucesor de Tutankamón diferente al que se esperaba. No hay ninguna indicación de que sea Nefertiti”. Confirma que no hay habitaciones ocultas. “Se ha realizado una búsqueda con todo tipo de equipos de escaneo y no se ha encontrado nada. Reeves no quiere aceptarlo y ahora dice que ha encontrado una nueva pista”. Pero aún no hay pruebas.

Pequeña tumba

Es cierto que Tutankamón fue enterrado en una tumba pequeña para la época. Eso podría ser una pista de la presencia de cámaras adicionales, pero el egiptólogo dice que hay una explicación completamente diferente. “Que fuera una tumba tan pequeña se debe, sin duda, a que hubo mucha prisa en construirla”, dice. “Tutankamón murió a los 19 años. Eso fue inesperado, así que había que arreglar algo rápidamente, posiblemente con una tumba ya hecha de un propietario no real”.

Así que no hay habitaciones adicionales, ni tumba de Nefertiti. Pero eso no hace que el descubrimiento de la tumba de Tutankamón sea menos espectacular. Las estancias tienen un valor arqueológico incalculable y aún requieren muchos años de investigación para poder trazar un mapa de todo. “Todavía queda mucho trabajo por hacer. Se han encontrado más de cinco mil objetos, que pueden decirnos mucho más sobre Tutankamón y la vida en esa época”.

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto