La razón de por qué el cerebro de los niños aprende más rápido que los adultos

¿Por qué los niños aprenden mucho más rápido?

Sabíamos que los niños aprenden más rápido un segundo idioma, pero también superan a los adultos en otras áreas. En general, los niños adquieren nuevas habilidades e información más rápidamente.

Los investigadores también encuentran una explicación: los niños y los adultos producen cantidades diferentes del neurotransmisor GABA (ácido gamma-aminobutírico), que desempeña un papel en el procesamiento de nueva información.

“Nuestros resultados muestran que los niños en edad escolar primaria pueden recordar más objetos en un periodo de tiempo determinado que los adultos. Así, los niños aprenden de forma más eficiente”, afirma el investigador Takeo Watanabe, de la Universidad de Brown.

Aprendizaje más rápido

Se comprobó que los niños producen rápidamente una gran cantidad de GABA durante el entrenamiento visual. Ese aumento del GABA persistió incluso después de terminar el ejercicio. Esto contrasta con las concentraciones de GABA de los adultos, que se mantuvieron constantes. Parece que el cerebro de los niños responde de forma diferente a la nueva información, lo que les permite almacenar lo aprendido de forma más rápida y eficaz.

“Siempre se ha pensado que los niños aprenden las cosas más rápido que los adultos, pero la base científica de esta suposición era escasa, en el mejor de los casos, y si era cierta, los mecanismos subyacentes no estaban claros”, responde Watanabe.

Picos en el momento adecuado

Era obvio observar las diferencias en la producción del neurotransmisor GABA. Estudios anteriores hicieron lo mismo, pero estos solo midieron la cantidad de GABA en un único momento aleatorio. Los científicos observaron ahora de forma mucho más específica cómo cambiaban los niveles de GABA en diferentes momentos, antes, durante y después de aprender nueva información. Los investigadores también estudiaron las diferencias entre niños y adultos.

El estudio se centró en el aprendizaje visual, por lo que los sujetos tuvieron que mirar objetos, por ejemplo, y luego memorizarlos. Se utilizaron técnicas modernas de neuroimagen para determinar adecuadamente la capacidad de aprendizaje. Así, se descubrió que esta forma de aprendizaje estimulaba el aumento de GABA en la corteza visual de los niños, el área cerebral donde se procesa la información visual. Ese pico de GABA persistió durante varios minutos después de terminar el entrenamiento.

Nada en absoluto

En los adultos, los investigadores observaron algo muy diferente durante ese mismo entrenamiento: nada en absoluto. No hubo ningún cambio en la producción de GABA.

Este descubrimiento explica por qué los niños aprenden mucho más rápido que los adultos: como la concentración de GABA se dispara en cuanto los niños aprenden algo, almacenan la información más rápidamente. Esto se confirmó de nuevo en otros experimentos.

El GABA es la clave

“En experimentos conductuales adicionales, descubrimos que, efectivamente, los niños almacenan las cosas recién aprendidas mucho más rápido que los adultos. Esto concuerda con la idea general de que los niños superan a los adultos en cuanto a capacidad de aprendizaje”, afirma el investigador Sebastian Frank. “Nuestros resultados apuntan a que el GABA es la clave del aprendizaje eficiente de los niños”.

Como una vez más queda claro que los niños aprenden mucho más rápido que los adultos, el consejo de los investigadores a los profesores y padres es que animen aún más a los niños a adquirir nuevas habilidades y conocimientos, ya sea aprendiendo la tabla del 4 o aprendiendo a montar en bicicleta.

Corta capacidad de atención

Los hallazgos también pueden cambiar el concepto de madurez cerebral en los niños. “Nuestros resultados implican que los niños muestran un procesamiento altamente eficiente del GABA a pesar de las alteraciones inhibitorias observadas en la capacidad de aprendizaje, como el control cognitivo o la capacidad de atención”, dijo Frank. “Esto significa que el GABA cambia a diferentes ritmos en diferentes funciones cognitivas”.

“Aunque los cerebros de los niños aún no están completamente maduros y muchas de sus funciones conductuales y cognitivas no son tan eficientes como en los adultos, por lo general no son superados por estos en cuanto a capacidad de aprendizaje”, añadió Watanabe. “Por el contrario, los niños son, al menos en algunas áreas, como el aprendizaje visual, superiores a los adultos”.

Los investigadores creen que los estudios de seguimiento deberían analizar los diferentes ritmos de maduración de las regiones y funciones del cerebro. También deberían investigar el efecto del GABA en otras formas de aprendizaje, como la lectura y la escritura.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto