La creencia en la brujería sigue viva, según una nueva investigación

Las personas en todo el mundo siguen creyendo en la brujería

La creencia en la brujería no es algo del pasado, sino que sigue estando muy extendida, lo que la convierte en algo a tener muy en cuenta, según los investigadores.

Por primera vez, los científicos han intentado trazar un mapa de la creencia en la brujería en todo el mundo. Los resultados, que se publican ahora en la revista PLOS ONE, dibujan un panorama que todavía puede resultar algo sorprendente para los occidentales. Resulta que la brujería (considerada en su mayoría por los occidentales como algo del pasado) sigue viva y coleando; todavía hay mucha gente en todo el mundo que cree en la brujería.

El estudio

Los investigadores llegan a esta conclusión basándose en un nuevo conjunto de datos que contiene información sobre más de 140 000 personas de 95 países diferentes. Los datos proceden de encuestas realizadas por el Centro de Investigación Pew y organizaciones profesionales de investigación entre 2008 y 2017, en las que se preguntó a la gente (cara a cara o por teléfono) sobre sus creencias religiosas y si creen o no en la brujería, entre otras cosas.

Resultados

El conjunto de datos revela que hasta el 40 % de los encuestados cree que ciertas personas son capaces de maldecir a otras y, por tanto, de hacer que les ocurran cosas malas. “Llevo casi una década investigando la creencia en la brujería, así que para mí esto no es sorprendente”, dice el investigador Boris Gershman. Que puede ser muy diferente para otros, bien puede imaginarlo. “La gente que no está especializada en esto suele pensar (sobre todo si vive en Occidente) que la creencia en la brujería es básicamente algo del pasado. Y, de hecho, cuando se habla de brujería, el occidental medio tiende a pensar en las cazas de brujas históricas en Europa o en Salem, o incluso en Halloween. Así que el tema suele considerarse irrelevante o incluso gracioso”. Pero ciertamente no lo es, según demuestra la nueva investigación de Gershman. La creencia en la brujería sigue estando muy extendida. “Y, por lo tanto, debe tomarse en serio”.

Así que, a nivel mundial, la creencia en la brujería está viva y en buen estado. Pero si nos acercamos al nivel de los países, vemos que surgen grandes diferencias. Por ejemplo, el conjunto de datos que Gershman y sus colegas utilizaron para su estudio muestra que en Túnez, alrededor del 90 % de las personas creen en la brujería. Mientras que solo el 9 % de los suecos lo hacen. Los investigadores escriben que este estudio ofrece más información sobre los factores que pueden estar relacionados con la creencia en la brujería.

Poca confianza e innovación

Por ejemplo, la creencia en la brujería está mejor representada en países con instituciones gubernamentales débiles, poca confianza social, poca innovación y un fuerte sesgo hacia el grupo interno (o una fuerte preferencia por los miembros del propio grupo). “De hecho, la creencia en las brujas evoca dos miedos”, explica Gershman. “El miedo a ser atacado por una bruja y el miedo a ser confundido con una bruja y ser castigado. Esos temores afectan a la actitud y el comportamiento de la gente, que hace todo lo posible para evitar desafiar a una bruja o ser confundida con una bruja”. Este empeño tiene consecuencias negativas, las personas desconfían de los extraños o incluso son paranoicas, evitan preferentemente los pensamientos o acciones creativas o poco ortodoxas y, por tanto, también les desagrada la creatividad y la innovación). Pero al mismo tiempo, la creencia en la brujería también tiene una función social. El miedo asociado a la creencia en la brujería también genera conformidad cultural y garantiza la cohesión dentro del propio grupo, ya que la amenaza de castigo (en forma de maldición o la acusación de ser uno mismo un brujo) disuade a la gente de desafiar las normas existentes y cuestionar el statu quo. En este sentido, la innovación limitada y la falta de confianza representan el coste social de creer en la brujería. Pero, por otro lado, se puede ver así que la conformidad cultural (reflejada en parte en una fuerte preferencia por las personas que pertenecen al propio grupo) puede ser un beneficio social de la creencia en la brujería, ya que refuerza los vínculos dentro de un grupo. Esto último es especialmente importante en las comunidades en las que el orden social no se mantiene mediante instituciones formales como una justicia imparcial, una fuerza policial fiable, un gobierno central eficiente; lo que a su vez puede explicar por qué la creencia en la brujería tiende a ser más común en países con instituciones estatales débiles.

Nivel de educación y seguridad económica

Al mismo tiempo, los investigadores ven que las personas con mayor educación y más seguridad económica son menos propensas a creer en la brujería. “Las personas con mayores niveles de educación y más seguridad económica son más capaces de valerse por sí mismas ante la adversidad (por ejemplo, enfermedad, accidentes). Suelen tener más control sobre sus vidas y menos motivos para encontrar explicaciones a sus desgracias o atribuirlas a fuerzas externas, como la brujería. Además, la educación superior también puede llevar a la gente a adoptar una visión más científica de las cosas, viendo las causas naturales como una explicación más probable para ciertos eventos que las causas sobrenaturales.”

Un mapa que muestra por países donde se cree más en la brujería
Mapa de creencias de la brujería. Cuanto más oscuro es el color verde de los países, mayor es el porcentaje de personas que creen en la brujería. Imagen: Boris Gershman, 2022, PLOS ONE, CC-BY 4.0.

Correlación

Sin embargo, esto no quiere decir que las personas con estudios superiores no crean nunca en la brujería, subraya Gershman. “La creencia en la brujería es transversal a los grupos sociodemográficos y la vemos incluso entre personas con niveles razonablemente altos de educación o con una seguridad económica razonable”. Además, no es cierto que el bajo nivel de educación o la falta de seguridad económica sean la causa de la creencia en la brujería. “Los patrones que cito en el estudio son correlaciones”, subraya Gershman. Esto significa que se han observado ciertos factores (como la baja innovación y la creencia frecuente en la brujería) juntos, pero ciertamente no significa que la baja innovación conduzca a una mayor creencia en la brujería. O que la educación superior realmente hace que esa creencia se erosione. “Por ejemplo, en el caso de la educación y la seguridad económica, también podría ser al revés, es decir, que las personas que no creen en la brujería tienen más probabilidades de alcanzar niveles de educación más altos y lograr seguridad económica simplemente porque no se ven obstaculizadas por los temores asociados a la creencia en la brujería. No podemos descartarlo”.

Efectos

Lo que los investigadores pueden establecer con certeza es que todavía hay un gran número de personas en todo el mundo que creen en la brujería. Y esa creencia probablemente tiene un precio. “Mi investigación sugiere que la creencia en la brujería tiene numerosos costes sociales potenciales. Entre ellas, relaciones interrumpidas (por ejemplo, debido a la falta de confianza mutua), mucha más ansiedad, una visión pesimista del mundo, falta de innovación. Así pues, aunque la creencia en la brujería tiene una importante función social, a saber, mantener el orden en ausencia de instituciones estatales funcionales (y quizás también explicar las desgracias), también parece tener una amplia gama de efectos negativos que, a su vez, tienen un efecto devastador en el desarrollo socioeconómico.”

Teniendo en cuenta la creencia en la brujería

Y con ello, la creencia en la brujería (al menos en las zonas donde realmente sigue viva y coleando) es un factor a tener en cuenta, sostiene Gershman. “Sostengo que es peligroso descartar la creencia en la brujería por considerarla “irrelevante” cuando hay que hacer intervenciones políticas o poner en marcha proyectos de desarrollo”, afirma. “Los responsables políticos y los investigadores pueden encontrar dificultades para ponerlos en práctica si un proyecto de este tipo requiere, por ejemplo, que las personas confíen o cooperen entre sí, apelando así al capital social, que es precisamente lo que suele faltar en las comunidades donde la creencia en la brujería está muy extendida”.

Seamos claros: la creencia en la brujería (independientemente de lo que los occidentales podamos ver también en nuestro entorno) no es algo del pasado. Pero es algo que sigue vivo y que también afecta a la vida de las personas. ¿Seguirá siendo así durante mucho tiempo? Preguntamos a Gershman sobre el futuro de la creencia en la brujería. “Esa es una pregunta complicada. Mi investigación da una imagen de cómo es la situación en este momento y no revela cómo evoluciona la creencia en la brujería a lo largo del tiempo. Sin embargo, basándome en mis hallazgos, podemos especular sobre ello hasta cierto punto. Por ejemplo, los resultados de mi investigación sugieren que hay factores que pueden ayudar a mantener viva la creencia en la brujería. Un ejemplo, la ausencia de instituciones estatales fuertes (como un tribunal justo, una fuerza policial fiable y un gobierno central eficiente) parece ser una de ellas. Desarrollar este tipo de instituciones es muy difícil y lleva tiempo, pero una vez establecidas, los mecanismos culturales tradicionales para mantener el orden (como la creencia en la brujería) pueden perder parte de su función y disminuir. Además, la creación de una red de seguridad a la que los ciudadanos puedan recurrir en caso de contratiempos que afecten a sus medios de vida podría reducir también la necesidad de creer en la brujería, que también se utiliza para explicar los contratiempos. Al mismo tiempo, sería ingenuo pensar que la creencia en la brujería puede ser eliminada por los avances en la educación o los cambios institucionales bruscos. De hecho, dado que la creencia en la brujería puede ayudar a mantener el orden tradicional y resistirse al cambio, estas intervenciones también podrían ser contraproducentes. Por lo tanto, el declive de la creencia en la brujería en un mundo moderno es probable que sea lento y gradual”.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto