Esperanza de vida de las abejas se redujo a la mitad en 50 años

La esperanza de vida de las abejas se redijo drásticamente

Las causas exactas aún no están claras, pero una posibilidad intrigante es que en los últimos años los apicultores hayan seleccionado inadvertidamente abejas de vida corta.

Una colonia de abejas no tiene vida eterna; llega un momento en que una colonia de abejas muere. Es un proceso natural. No es una locura. Pero en las últimas décadas, los apicultores de muchos países han informado de una creciente pérdida de colonias de abejas. Las causas suelen buscarse en el entorno de las abejas; se citan como culpables, por ejemplo, los pesticidas, los parásitos, las enfermedades y la pérdida de biodiversidad.

Una vida más corta en el laboratorio

Pero en un nuevo estudio, los investigadores escriben ahora que han descubierto que las abejas melíferas viven hasta un 50 % menos en el laboratorio que sus homólogas de los años 70. Y como se trata de abejas que viven en un entorno controlado, los factores ambientales (como los pesticidas y los parásitos o la pérdida de biodiversidad) parecen no tener relación. Los investigadores escriben en la revista Scientific Reports que los factores genéticos también desempeñan un papel en las pérdidas que sufren las colonias de abejas en todo el mundo.

Accidental

Los investigadores descubrieron los drásticos cambios que ha sufrido la esperanza de vida de las abejas melíferas en un corto periodo de tiempo, más o menos por accidente durante los experimentos en el laboratorio. El objetivo de los experimentos era endurecer los protocolos estandarizados para la investigación de laboratorio con abejas. Esos protocolos ya existen y prescriben, por ejemplo, la temperatura y la humedad en las que deben mantenerse las abejas. Pero los protocolos no incluyen consejos con base empírica sobre el tipo o la cantidad de agua que deben recibir las abejas melíferas durante los experimentos en el laboratorio. Para complementar el protocolo, los investigadores Anthony Nearman y Dennis van Engelsdorp examinaron qué efecto tenían los distintos tipos de agua en las abejas. Por ejemplo, a algunas abejas solo se les ofreció agua azucarada, mientras que a otras se les sirvió también agua del grifo o agua desmineralizada. El estudio descubrió que las abejas melíferas que tenían diferentes tipos de agua a su disposición tendían a vivir más tiempo que las que no la tenían. Los investigadores fueron un paso más allá y comprobaron si esa conclusión podía corroborarse con estudios de laboratorio anteriores en los que se sirvió a las abejas melíferas diferentes tipos de agua.

Sorpresa

La comparación de esos resultados recientemente obtenidos con los datos de estudios anteriores dio lugar a una enorme sorpresa. Pues resultó que (independientemente de la dieta de las abejas melíferas) las abejas que Nearman y Van Engelsdorp mantenían bajo su cuidado vivían casi la mitad de tiempo que las que mantenían sus colegas en la década de 1970. Mientras que la abeja melífera media vivía 34,3 días en los años 70, hoy solo vive 17,7 días. “Al principio me sorprendió mucho”, dice Nearman. “No podía creerlo. El descenso de la vida útil parecía demasiado dramático para ser cierto”.

Difícil de explicar

Pero al fin y al cabo era cierto: las abejas que viven en el laboratorio, en condiciones controladas, duran la mitad que sus congéneres que vieron la luz del día 50 años antes. Es difícil de explicar al principio, señala Nearman. “Los protocolos estandarizados para mantener a las abejas en el laboratorio no se formalizaron hasta el año 2000. Así que se podría pensar que la longevidad se habría mantenido más larga o, al menos, sin cambios a medida que mejoramos la cría de abejas. Pero, en cambio, vimos que la tasa de mortalidad se duplicó”.

Causas

¿Cómo se puede explicar esto? Los investigadores se quedan con la respuesta. Pero es evidente que tienen ideas al respecto. Por ejemplo, señalan el ácaro Varroa (que surgió en la década de 1980) y los virus que puede transmitir. Se sabe que ambos aumentan la tasa de mortalidad de las abejas adultas y pueden provocar un envejecimiento acelerado. Y luego, por supuesto, están los pesticidas que hacen a las abejas más susceptibles a las enfermedades o las afectan directamente.

Genes

Pero, según los investigadores, la nueva investigación insinúa además que el drástico descenso de la longevidad de las abejas tiene un componente genético. “Eliminamos las abejas de la colonia incluso antes de que emerjan como abejas adultas”, explica Nearman. “Así que lo que sea que está causando que su vida se acorte; debe estar en juego en algún lugar antes de ese momento. Y eso nos lleva a la idea de que tiene un componente genético”.

Los investigadores reconocen que las abejas estudiadas en el laboratorio pueden haber estado expuestas a virus o pesticidas cuando eran larvas, es decir, cuando aún estaban en sus colonias y eran alimentadas por las obreras. Pero como no muestran ningún otro síntoma de ello, los investigadores se aferran a la idea de que la vida considerablemente acortada debe explicarse, al menos en parte, por un componente genético. También señalan que otros insectos, como la mosca de la fruta, ya han demostrado tener una duración de vida dictada, al menos en parte, por sus genes.

Selección artificial

Si la menor duración de la vida tiene efectivamente un componente genético, los apicultores pueden haber hecho una autoselección involuntaria, argumenta Nearman. “Aunque las enfermedades, los pesticidas y la mala alimentación pueden acortar la vida, hay otra posibilidad. Es decir, que hemos seleccionado involuntariamente una vida más corta. Esto se debe a que las abejas de vida más corta son menos capaces de transmitir enfermedades. Así, las colonias que contienen abejas de vida más corta parecen más sanas y, por tanto, son candidatas ideales para la cría de abejas. Es posible que al seleccionar la aparente resistencia a las enfermedades, en realidad solo hayamos seleccionado abejas más cortas”.

Efectos

En su estudio, los científicos también consideran el efecto que la reducción de la vida útil a la mitad podría tener para las colonias de abejas. “En primer lugar, demostramos que la reducción de la vida útil está relacionada con la disminución de la producción de miel que se observa durante el mismo período”, explica Nearman. Que existe una relación entre la duración de la vida de las abejas individuales y la producción de miel de la colonia no es algo nuevo: estudios anteriores ya han demostrado que la reducción de la duración de la vida de las abejas individuales se traduce en una menor producción de miel de la colonia. “A continuación, utilizamos modelos de población que describen la vida de la colonia para modelar el efecto que tendrían las abejas de vida más corta en la colonia. Y así descubrimos un aumento de la mortalidad de las colonias que coincide con las pérdidas reales que vemos, al menos en Estados Unidos”.

Pregunta abierta

La investigación sitúa las enormes pérdidas sufridas por los apicultores no solo en Estados Unidos, sino también en otros lugares (incluidos los Países Bajos) en los últimos años en una perspectiva diferente. Pero aún quedan muchos interrogantes, reconoce Nearman. “Aunque los resultados sugieren por qué las pérdidas han aumentado con los años (las abejas han empezado a vivir de forma significativamente más corta, ed.), no revelan la causa exacta”, señala Nearman.

El siguiente paso es ver cómo ha evolucionado la longevidad de las abejas melíferas en otras partes de Estados Unidos y más allá. Si los investigadores encuentran diferencias llamativas al hacerlo, es de esperar que puedan empezar a desentrañar esa maraña de posibles causas que subyacen a la menor duración de la vida (y, por tanto, al colapso de las colonias). Y hacerlo observando cómo se comparan las condiciones y los genes de las abejas melíferas con diferentes expectativas de vida con las condiciones y los genes de las abejas melíferas que Nearman vio morir prematuramente en su laboratorio.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto