El uso prolongado de los Smartphones reduce la capacidad mental

Un uso excesivo del SmartPhone redice tu capacidad cognitiva

Teléfono inteligente es igual a usuario inteligente. Esta ecuación no tiene por qué ser cierta. Un nuevo estudio advierte de que el uso no controlado de los smartphones perjudica la función cerebral.

La mayoría de la población del planeta posee ya un teléfono inteligente. Es una forma sencilla y relativamente barata de conectarse a Internet, algo que también ocurre en los países en desarrollo. Pero mucha gente no puede separarse de su smartphone. Algunos sufren de nomofobia: el miedo a quedarse sin él. En un nuevo estudio publicado en el International Journal of Environmental Research and Public Health, los investigadores han encontrado una relación entre el empleo excesivo de los teléfonos inteligentes y un menor rendimiento mental.

Datos preocupantes

El equipo, dirigido por la científica cognitiva Rosa Fabi, estudió a 111 usuarios de teléfonos inteligentes de entre 18 y 65 años, una cuarta parte de los cuales eran estudiantes universitarios. Los investigadores extrajeron datos sobre el alcance y la frecuencia de uso de los teléfonos inteligentes de SocialStatsApp, que proporciona información sobre la presencia en TikTok, Facebook, Instagram y WhatsApp.

Los investigadores determinaron una escala de riesgo y gravedad de la adicción al teléfono y se interesaron por el bienestar psicológico, el nivel de miedo a perderse y la procrastinación que sentían los miembros del estudio. También se fijaron en el uso que la gente hace de su teléfono o en su puntuación en ejercicios de memoria o en su tiempo de reacción. Adicionalmente, les encargaron que utilizaran el teléfono menos de lo que tienen por costumbre.

Los datos mostraron que los participantes del estudio que eran más dependientes de sus teléfonos fallaban mayoritariamente en esta tarea. Pero el problema no era solo su disciplina. En Particular, tenían una memoria de trabajo más pobre, un tiempo de reacción visual y un tiempo de reacción auditivo reducidos. También mostraban niveles más bajos de bienestar psicológico y eran más propensos a sufrir miedo, a perderse algo y procrastinación.

El estudio dice que las personas con altos niveles de adicción a los teléfonos inteligentes muestran menos autocontrol, lo que puede afectar negativamente a su vida diaria. Por ejemplo, a estas personas les cuesta más concentrarse, tienen una menor capacidad de atención y un pensamiento más lento, lo que puede traducirse en un menor rendimiento laboral.

¿Sueltas el teléfono móvil?

Los investigadores admiten que los resultados de su investigación están limitados por el número de participantes y por el hecho de que algunos de ellos la abandonaron después de que se les pidiera que limitaran el uso del teléfono a una o tres horas al día. Por lo tanto, faltan los resultados de las personas con altos índices de dependencia. “Futuras investigaciones deberían examinar una muestra más amplia de participantes, incluyendo a aquellos con mayores niveles de dependencia”, dice el estudio.

Y si sientes que eres adicto a tu teléfono (como indica, por ejemplo, el hecho de mirar las redes sociales durante horas), aprovecha algunos consejos para lidiar con ello. Por ejemplo, puedes utilizar aplicaciones en las que puedes bloquear temporalmente el acceso a las redes sociales. Y si no necesitas golpear tanto los dedos, guarda el teléfono en otra habitación cuando llegues a casa y no te lo lleves a la cama antes de dormir. Apagar las notificaciones también puede ayudar a reducir el uso del teléfono. Y es de buena educación recordar no usar el teléfono en las reuniones con otras personas.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto