Así de peligroso es el alcohol durante el embarazo: ralentiza el desarrollo cerebral del feto

Estudio muestra el peligro del alcohol en las embarazadas

Incluso esa copa de champán durante las fiestas es mejor dejarla en paz. Porque los bebés no nacidos expuestos al alcohol pueden desarrollar dificultades de aprendizaje, problemas de comportamiento o retrasos en el habla y el lenguaje.

No beber alcohol durante el embarazo: es un consejo común. Sin embargo, no todas las mujeres le hacen caso. “Aunque los efectos nocivos del alcohol sobre el feto están demostrados desde hace tiempo, todavía se debate si es aceptable el consumo de pequeñas cantidades de alcohol durante el embarazo”, afirma el investigador Patric Kienast en una entrevista. En un nuevo estudio, él y sus colegas examinaron más de cerca esta cuestión. Y el consejo es: no lo hagas.

Estudio

Para el estudio, los investigadores utilizaron escáneres cerebrales para analizar los cerebros de 24 fetos que habían estado expuestos al alcohol durante el embarazo. “Empleamos la resonancia magnética prenatal para determinar los efectos directos del alcohol en el desarrollo estructural del cerebro del feto”, dijo Kienast. Las madres tenían entre 22 y 36 semanas de embarazo en el momento de realizar la resonancia. A continuación, se usaron encuestas anónimas para averiguar la cantidad de alcohol que habían consumido. La cantidad resultó ser muy variada. Algunas madres bebían entre uno y tres vasos de alcohol a la semana, mientras que otras mujeres consumían entre cuatro y seis vasos de alcohol a la semana. Una madre llegó a beber una media de 14 vasos o más a la semana.

Pequeñas cantidades ya son peligrosas

Los resultados sugieren que incluso pequeñas cantidades de alcohol durante el embarazo ya son peligrosas. Por ejemplo, parece que incluso pequeñas cantidades alteran la estructura de reparación del bebé y retrasan el desarrollo del cerebro. “Sabíamos, gracias a los estudios postnatales, que pequeñas cantidades de alcohol durante el embarazo pueden provocar retrasos en el desarrollo de los niños”, afirma Kienast. “Pero ahora nuestros escáneres prenatales muestran claros cambios estructurales en el cerebro del feto, incluso en madres que habían consumido menos de una bebida a la semana”.

La minima cantidad de alcohol consumiendo por una embarazada retrasa el desarrollo del cerebro del feto
Izquierda: Cerebro de un feto de entre 25 y 29 semanas expuesto al alcohol. Derecha: cerebro de un feto de edad similar no expuesto al alcohol. Obsérvense en particular las diferencias en las regiones cerebrales indicadas por las flechas rojas. Estas regiones cerebrales aparecen más formadas en la derecha que en la izquierda. Imagen: RSNA y Patric Kienast, M.D.

¿Por qué el alcohol es tan perjudicial? “El alcohol atraviesa la placenta y puede llegar al cerebro”, explica Kienast cuando se le pregunta. Y eso está mal. “El tejido neural que acaba de desarrollarse es muy sensible al alcohol”, continúa el investigador. “Además, el hígado del feto no está ni de lejos lo suficientemente desarrollado como para poder descomponer el alcohol”.

Cambios estructurales

Como se ha mencionado, los escáneres muestran claros cambios estructurales en el cerebro del feto. Los investigadores encontraron los mayores cambios en los llamados lóbulos temporales y en el surco temporal superior. “Sabemos que esta región (en particular el surco temporal superior) tiene una gran influencia en el desarrollo del lenguaje durante la infancia”, dice Kienast. “Además, el alcohol afecta a varias estructuras cerebrales, como la zona periventricular (lugar de nacimiento de las neuronas) y el cuerpo calloso (la mayor conexión entre los dos hemisferios del cerebro)”.

Retraso en el desarrollo del cerebro

Según Kienast, el retraso en el desarrollo del cerebro del feto podría estar relacionado específicamente con un retraso en la fase de mielinización (el proceso por el que se forma la materia blanca, que es crucial para el funcionamiento del cerebro y del sistema nervioso) y una girificación menos evidente (el proceso por el que se forman los pliegues característicos de la corteza cerebral). La mielina protege las células nerviosas, permitiéndoles transmitir la información más rápidamente. Importantes hitos del desarrollo de los bebés, como darse la vuelta, gatear y hablar, están directamente relacionados con la mielinización. Además, la giroscopia puede estar asociada a un aumento de la cognición. Sin embargo, el alcohol puede interrumpir estos dos procesos esenciales. Según la investigadora, el consumo de alcohol durante el embarazo puede provocar varios trastornos, como problemas de aprendizaje, de comportamiento y de habla y lenguaje.

Mensaje

El estudio despeja todas las dudas sobre el consumo de alcohol durante el embarazo. Incluso un poco de alcohol durante el embarazo provoca cambios estructurales en el cerebro y retrasa su maduración. El mensaje de Kienast es, pues, claro. “El alcohol es el factor de riesgo evitable más grave durante el embarazo y, por tanto, debe evitarse estrictamente”, subraya. “Por desgracia, muchas mujeres embarazadas no son conscientes de su gravedad. En consecuencia, es nuestra responsabilidad no solo investigar, sino también educar al público sobre los efectos del alcohol en el feto”.

Investigación de seguimiento

En la actualidad, todavía no está claro cuál será el efecto de los cambios estructurales observados en los cerebros de los bebés estudiados después del nacimiento. “Para evaluar esto con precisión, tenemos que esperar a que los niños sean un poco mayores”, dice Kienast. “Entonces podemos examinarlos de nuevo. Sin embargo, podemos suponer firmemente que los cambios que hemos descubierto contribuyen a los problemas cognitivos y de comportamiento que pueden producirse durante la infancia.”

Por ello, según Kienast, es importante que si las mujeres consumen alguna bebida durante el embarazo, lo comenten. “Habla de ello con tu matrona, aunque no sea un tema agradable”, dice. “Así, la matrona puede prestar especial atención al desarrollo del feto desde el principio, especialmente a los órganos más sensibles al alcohol, como el cerebro del feto”.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto