Una dieta saludable no protege contra la demencia después de todo

Según investigaciones comer de manera saludable no ayuda a prevenir enfermedades de la demencia

Durante mucho tiempo se pensó que una dieta saludable reducía el riesgo de demencia, pero probablemente esto sea decepcionante. Un estudio sueco a largo plazo no encontró ninguna relación entre la alimentación saludable y las enfermedades de la memoria.

Los estudios anteriores arrojaron señales contradictorias: algunos mostraron que una dieta saludable reduciría el riesgo de desarrollar demencia, mientras que otros apenas encontraron relación alguna. Un nuevo estudio sueco de gran envergadura parece zanjar la discusión de una vez por todas: tras 20 años de investigación, tanto la dieta convencional como la mediterránea parecen no tener ningún impacto en las posibilidades de padecer demencia.

La dieta mediterránea es un patrón de alimentación saludable bastante estándar. Consiste en muchas verduras, frutas, legumbres, pescado y grasas saludables procedentes, por ejemplo, del aceite de oliva y los frutos secos. La ingesta de lácteos, carne y grasas saturadas es limitada.

28 000 suecos participaron en el estudio 

“Los estudios anteriores sobre los efectos de una determinada dieta en el riesgo de demencia arrojaron resultados contradictorios”, afirma la investigadora Isabelle Glans, de la Universidad de Lund, en Suecia. “Aunque nuestro estudio no descarta por completo una relación entre la dieta y el riesgo de demencia, no encontramos ninguna relación en nuestro estudio, que tuvo un largo período de seguimiento con participantes más jóvenes que en muchos otros estudios. Además, no tenían que recordar lo que habían comido años antes”.

En el estudio participaron 28 000 suecos con una edad media de 58 años. No tenían demencia al inicio del estudio y fueron seguidos durante 20 años. Los participantes tuvieron que llevar un diario de alimentos durante una semana y rellenar un cuestionario detallado sobre su dieta. También participaron en una entrevista. Veinte años después, casi 2 000 personas habían sido diagnosticadas de demencia, es decir, Alzheimer o demencia vascular. Eso es casi el 7 %.

También en este caso hay que tener en cuenta

Los investigadores examinaron en qué medida los participantes seguían una dieta convencional o una dieta mediterránea. Tras ajustar la edad, el sexo y el nivel educativo, los investigadores no encontraron ninguna relación entre la dieta convencional o la mediterránea y un menor riesgo de demencia. Glans subraya que aún se necesitan estudios de seguimiento para confirmar los resultados. Una nota al margen de este estudio, por ejemplo, es que los participantes no informaron bien de su propia dieta y hábitos de vida. Tampoco incluyó claramente cómo puede haber cambiado su dieta a lo largo de los años.

El ejercicio es más importante

Por lo tanto, es posible que la alimentación sana tenga (cierta) influencia después de todo. Por ello, el investigador Nils Peters, de la Universidad suiza de Basilea, comenta que cree que la dieta es efectivamente uno de los factores que intervienen en el desarrollo de la demencia. “Es posible que la dieta por sí sola no tenga un efecto suficientemente fuerte sobre la memoria y la capacidad de pensar, pero probablemente sea un factor que, junto con otros, afecte al curso de la función cognitiva”, afirma. “Una dieta saludable puede seguir siendo buena en combinación con otras características del estilo de vida para reducir el riesgo de demencia”. Entre ellas, hacer suficiente ejercicio, no fumar, beber con moderación y no tener la tensión arterial alta. En particular, el ejercicio suficiente y una presión arterial saludable protegerían contra el deterioro cognitivo. Estos factores son presumiblemente más valiosos que una dieta saludable.

Placas

La dieta mediterránea protege contra las enfermedades cardiovasculares y, en teoría, reduciría indirectamente el riesgo de demencia. La placa que se acumula en los vasos sanguíneos, así como afecciones como el ictus, la hipertensión y la diabetes, aumentan potencialmente el riesgo de demencia. Una dieta saludable reduce el riesgo de estas enfermedades y, en consecuencia, también reduce el riesgo de demencia. El estudio sueco no descarta por completo esta línea de pensamiento, pero sí concluye que una dieta saludable por sí sola no afecta de forma significativa al riesgo de demencia más adelante en la vida.

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto