Naufragio de la segunda guerra mundial está cambiando el fondo marino

Naufragio en el mar del norte está cambiando el fondo Marino creando arrecife poco común

Los investigadores han descubierto que un naufragio de 80 años de antigüedad en el Mar del Norte está filtrando contaminantes (como explosivos y metales pesados) que están cambiando el fondo marino y lo que vive en él.

El fondo del Mar del Norte está lleno de testigos silenciosos de tiempos más violentos. Piensa en bombas, pero también en aviones de guerra estrellados y barcos de guerra destrozados. Y aunque se sabe que esos pecios, por ejemplo, albergan bastantes sustancias potencialmente nocivas (como carbón, petróleo y explosivos), en realidad apenas sabemos dónde se encuentran exactamente esos pecios y si realmente afectan a su entorno inmediato. “El público en general suele estar muy interesado en los naufragios por su valor histórico”, argumenta el investigador Josefien van Landuyt. “Pero a menudo se pasa por alto el posible impacto medioambiental de estos pecios”.

Naufragio 

Un nuevo estudio realizado por científicos de la Universidad de Gante, el Instituto Flamenco del Mar y el Real Instituto Belga de Ciencias Naturales, dirigido por Van Landuyt y publicado en la revista Frontiers in Marine Science, pretende ahora cambiar esta situación. Para el estudio, los científicos se inclinaron sobre un barco hundido en la Segunda Guerra Mundial y que lleva ochenta años en el fondo del Mar del Norte. La atención no se centraba tanto en el barco en sí, sino en su entorno. “Queríamos averiguar si los antiguos naufragios en nuestra parte belga del mar siguen afectando a las sociedades microbianas locales y si siguen influyendo en el sedimento circundante”.

V-1302 John Mahn

El buque en cuestión es el V-1302 John Mahn: un pesquero alemán que fue requisado en la Segunda Guerra Mundial y luego utilizado como patrullero. En 1942, el barco fue atacado y hundido por la Fuerza Aérea Británica frente a la costa de Bélgica.

Metales pesados

Los investigadores tomaron muestras del casco de acero del pecio, así como de los sedimentos situados inmediatamente alrededor y ligeramente alejados del barco. Y pronto quedó claro que el naufragio afectó a su entorno inmediato. Por ejemplo, se encontraron concentraciones variables de metales pesados en los sedimentos cercanos al barco, con la mayor concentración medida cerca de la carbonera. “Esos metales pesados pueden proceder en parte del naufragio, sin embargo, algunos metales siempre pueden encontrarse en el agua de mar”, explicó Van Landuyt. “Del naufragio, estos pueden provenir de varias cosas, empezando por el casco del barco, que está sujeto tanto a la corrosión física de las corrientes subacuáticas (el lavado de la arena, entre otras cosas) como a la corrosión biológica de los microbios que pueden utilizar la conversión de estos metales como fuente de energía. Además, el carbón también contiene metales pesados, por lo que los metales también pueden filtrarse o haberse filtrado de la carbonera. También la pintura, los lubricantes y otros componentes del pecio pueden contener metales”. Afortunadamente, las concentraciones recuperadas de metales pesados no son causa inmediata de pánico, subrayó Van Landuyt. “Las concentraciones que encontramos en este barco eran muy bajas y, por tanto, no son algo que deba preocuparnos mucho”.

HAPs

Además de metales pesados, los investigadores también encontraron hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAPs para abreviar) en las proximidades del barco. Se trata de sustancias químicas que se encuentran de forma natural en el carbón y el petróleo crudo, por ejemplo. Una vez más, estas concentraciones no eran directamente dañinas, pero sí afectaban a las formas de vida que se encontraban cerca de la nave. Por ejemplo, los sedimentos ricos en HAPs también resultaron estar notablemente colonizados por bacterias como las Rhodobacteraceae y las Chromatiaceae. Son bacterias que pueden descomponer los HAPs. Sin embargo, su presencia no parecía ir directamente en detrimento de otros microbios. “La comunidad microbiana se vio afectada y, en ocasiones, observamos un cierto enriquecimiento de degradadores de hidrocarburos aromáticos, pero la diversidad microbiana seguía siendo alta”, afirma Van Landuyt.

Arsénico y explosivos

Además de los metales pesados y los HAPs, también se encontraron algunas concentraciones más altas de arsénico en las proximidades del barco. “Creemos que el arsénico que encontramos podría haberse filtrado junto con los componentes aromáticos policíclicos de la carbonera. Ya que este es un metal típico que puede filtrarse del carbón”. Los investigadores también encontraron componentes filtrados de explosivos. “La contaminación es muy limitada y está por debajo del límite para ser peligrosa para la vida biológica”, afirma Van Landuyt. Además, la contaminación solo se produce en las inmediaciones del barco. “Vimos que los valores más altos (que también son demasiado bajos para el daño ambiental) solo se encontraron muy localmente, a unos 10-20 metros del barco”.

Arrecife artificial

Además de la fuga de contaminantes, el naufragio también parece afectar al fondo marino y a lo que vive en él de otras maneras. Por ejemplo, el propio pecio forma una especie de arrecife artificial. “Esto crea una gran diversidad de macrofauna que, de otro modo, no se encontraría en el fondo de la parte belga del Mar del Norte. Así que algunas especies (superiores), como las anémonas y los peces, se desenvuelven mejor cerca del pecio”.

Aunque los investigadores solo examinaron un naufragio para su estudio, la historia del V-1302 John Mahn no es, por supuesto, un caso aislado. Como se ha mencionado, hay muchos más naufragios, aviones y municiones de la Primera y Segunda Guerra Mundial en el fondo del Mar del Norte. “Lo que me ha sorprendido especialmente es la cantidad de naufragios de las guerras mundiales que pueden encontrarse así en el fondo del Mar del Norte”, afirma Van Landuyt. “Y lo poco que sabemos sobre su impacto medioambiental”. Con la investigación sobre el V-1302 John Mahn, se ha levantado una punta del iceberg en lo que respecta a este último. Pero es necesario investigar más. Entre otras cosas, porque no es inconcebible que otros pecios sean mucho más perjudiciales para su entorno que el V-1302 John Mahn. Y aunque no lo sean en este momento, siempre podrían llegar a serlo con el tiempo, subraya Van Landuyt. “Ciertamente, debido a que la corrosión en el Mar del Norte es muy lenta, puede ser que los pecios de 80 a 100 años de antigüedad (o de las Guerras Mundiales) solo se estén convirtiendo en un problema ahora”. Por ejemplo, porque los espacios hasta ahora sellados en los pecios se abren debido a la corrosión. “Aunque no veamos estos viejos naufragios y muchos de nosotros ni siquiera sepamos dónde están, pueden seguir contaminando nuestros ecosistemas marinos”, advierte Van Landuyt.

Por lo tanto, es importante tomar muestras de más naufragios en el futuro y desarrollar formas de predecir cuáles pueden llegar a ser un peligro para el medioambiente local y, en consecuencia, deben ser limpiados. Pero se está trabajando en ello, dice Van Landuyt. De hecho, el estudio del V-1302 John Mahn forma parte de un proyecto internacional de investigación sobre naufragios en el Mar del Norte. Dentro de esto, varios de estos pecios están siendo investigados por un equipo interdisciplinario de científicos. Es un trabajo valioso. “Los seres humanos olvidamos a menudo que, por debajo del nivel del mar, a través de las fugas de productos químicos, combustibles fósiles y metales pesados procedentes de pecios, a veces antiguos (que ni siquiera recordamos que estuvieran allí), ejercemos una enorme influencia sobre los animales, los microbios y las plantas que viven allí localmente.”

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto