Medicina para diabetes reduce notablemente el riesgo de demencia

Medicamentos usados para la diabetes tienen un efecto positivo en la prevención de la Demencia

Resultados prometedores en el campo de la demencia: un antiguo medicamento para la diabetes podría reducir significativamente el riesgo de padecer la enfermedad de la memoria.

En concreto, el fármaco en cuestión es la pioglitazona, también conocida como tiazolidinediona o TZD para abreviar. Este fármaco ampliamente utilizado para la diabetes puede reducir el riesgo de demencia hasta en un 22 %. El fármaco puede prevenir especialmente la demencia en pacientes con alto riesgo de diabetes tipo 2 leve o moderada. Según los investigadores de la Universidad de California, pronto se llevarán a cabo estudios para determinar si el fármaco puede emplearse para este fin a partir de ahora.

Similitudes entre la diabetes y la demencia

Dado que la diabetes de tipo 2 y la demencia comparten algunos patrones fisiológicos, los investigadores llevan mucho tiempo estudiando si los medicamentos para la diabetes podrían también proteger contra la demencia o, al menos, reducir los síntomas. Hasta ahora, los resultados han sido inconsistentes.

No obstante, para avanzar, los investigadores estadounidenses decidieron comparar tres fármacos para la diabetes en cuanto al riesgo de demencia en personas mayores con diabetes de tipo 2. Fueron tratados con gliclazida o pioglitazona, por un lado, o con metformina sola, por otro. Para ello, los científicos analizaron los registros de salud de casi 560 000 personas estadounidenses mayores de 60 años con diabetes tipo 2 entre 2000 y 2019. Se les hizo un seguimiento durante una media de ocho años.

Un año es suficiente

Tras al menos un año de uso de la pioglitazona, el riesgo de demencia se redujo en un 22 % en comparación con los que tomaron solo metformina. En particular, el riesgo de demencia vascular se redujo considerablemente. Dado que las enfermedades cardiovasculares aumentan el riesgo de padecer la enfermedad de Alzheimer, los investigadores creen que la pioglitazona también tendrá un efecto debido en parte a sus beneficios vasculares.

Sorprendentemente, el riesgo de demencia aumentó con la utilización de gliclazida sola. Esto lleva a los investigadores a su recomendación de complementar este medicamento con uno de los otros dos fármacos. Otros análisis mostraron que los participantes menores de 75 años fueron los que más se beneficiaron de la pioglitazona. Esto pone de manifiesto la importancia de iniciar la prevención de la demencia a tiempo. Además, este fármaco fue más eficaz en pacientes con sobrepeso u obesidad. “Nuestros hallazgos ofrecen a los médicos más información a la hora de seleccionar la medicación para reducir la glucemia en pacientes con diabetes tipo 2 leve o moderada y un mayor riesgo de demencia”, explicó el investigador principal, Jin Zhou, de la Universidad de California.

Prometedor

Los investigadores subrayan que se trata de un estudio de observación. No se ha demostrado una relación causal. Además, los participantes eran mayoritariamente varones y de raza blanca y no se disponía de información sobre ningún factor genético o, por ejemplo, sobre la función renal. Sin embargo, afirman que sus resultados son tan prometedores que la investigación de seguimiento sobre los medicamentos para la diabetes y su efecto en la demencia debería dar prioridad al fármaco pioglitazona.

También dicen que es una buena idea informar a los pacientes sobre el riesgo potencialmente reducido de demencia al usar este medicamento. En ese caso, podrían elegir este fármaco en lugar de otros. Por supuesto, es mucho más fácil utilizar un medicamento existente. “Dar una nueva finalidad a un fármaco existente para una enfermedad diferente sería una forma más barata y rápida de desarrollar un nuevo tratamiento para la demencia”, responde James Connell, de Alzheimer's Research UK.

Todavía está lejos de ser una solución a la inminente epidemia de demencia, pero es un pequeño paso en la dirección correcta. Y un paso sencillo.

Diabetes y demencia

Investigaciones anteriores han demostrado que las personas con diabetes son más propensas a desarrollar Alzheimer. Por un lado, se cree que esto se debe al daño vascular causado por la diabetes. Por otra parte, el aumento del azúcar en sangre en el cerebro puede impulsar la producción de la proteína amiloide-beta del alzheimer. Un exceso de esta proteína da lugar a acumulaciones llamadas placas, que poco a poco van afectando a más funciones cerebrales. Así, los medicamentos para la diabetes no solo ayudarían a combatirla, sino que también protegerían contra la demencia.

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto