La pintura más blanca del mundo ha recibido una mejora importante

La pintura más blanca del mundo ahora también puede ser aplicada en coches y aviones, esto ayuda a reflejar la luz del sol y ayudando a que no se caliente

Con algunas modificaciones, los investigadores han conseguido que la "pintura más blanca del mundo", anunciada a bombo y platillo el año pasado, sea mucho más ligera y fina. ¡Y eso abre posibilidades!

El año pasado, los científicos anunciaron que habían creado la pintura más blanca del mundo. La pintura reflejaba hasta el 98,1 % de la luz solar, y con ella bastante calor. De hecho, los cálculos han demostrado que cuando se pintan los edificios con esta pintura, el aire acondicionado se vuelve innecesario. Y eso hace que la pintura sea muy prometedora. No es de extrañar que muchos mostraran interés en ella. "Me han contactado muchos", afirma el profesor Xiulin Ruan, que desarrolló la pintura. "Desde los fabricantes de naves espaciales hasta los arquitectos y las empresas que fabrican ropa y zapatos. Y sobre todo tenían dos preguntas: ¿Dónde puedo comprar la pintura? Y: ¿puedes hacer la pintura más fina?"

Capa gruesa

Esta última cuestión no es sorprendente. Porque para reflejar el 98,1 % de la luz solar con la pintura blanca, había que aplicarla con bastante grosor. "Una capa de pintura de al menos 400 micrómetros de espesor", explica Ruan. "Eso no es un problema si quieres pintar una estructura sólida (como el tejado de un edificio) con él". Pero la cosa cambia si se trabaja con objetos que se quieren mantener lo más ligeros y/o pequeños posible, como los coches, por ejemplo. "Entonces la pintura tiene que ser más fina y ligera", dice.

Adaptar

Razón suficiente para que Ruan volviera a la mesa de dibujo y viera si podía modificar la pintura más blanca de la tierra (que a estas alturas también se había ganado un lugar en el Libro Guinness de los Récords) de tal manera que incluso una capa más fina de pintura fuera suficiente. Y la revista Cell Reports Physical Science informa ahora de que lo ha conseguido. De hecho, Ruan y sus colegas han desarrollado una variante de la pintura más blanca de la Tierra que solo necesita aplicarse con un grosor de 0,15 milímetros para reflejar una proporción casi igual de luz solar (alrededor del 97,9 %).

El llamado nitruro de boro hexagonal, que se ha utilizado como pigmento en la pintura, desempeña un papel de héroe. "El nitruro de boro hexagonal tiene un alto índice de refracción, lo que provoca una fuerte dispersión de la luz solar", explica el investigador Andrea Felicelli. "Las partículas de este material también tienen una forma única, que llamamos nanoplacas". Y estas plaquetas parecen ser aún más capaces de reflejar la luz solar que las nanopartículas redondas empleadas en otras pinturas refrigerantes.

Aire

Además de estas nanoplaquetas, también se pueden encontrar diminutas burbujas de aire en la pintura, lo que la hace (a nanoescala) muy porosa. Esta menor densidad, combinada con el hecho de que la pintura puede aplicarse con mucho menos grosor, hace que sea mucho más ligera que la pintura más blanca del planeta que Ruan y sus colegas presentaron el año pasado. En concreto, la nueva pintura es en realidad un 80 % más ligera.

Aplicaciones

"Y ese menor peso abre la puerta a numerosas aplicaciones", afirma el investigador George Chiu. "Ahora esta pintura también puede utilizarse para refrigerar el exterior de aviones, coches o trenes. Un avión que pase todo el día en la pista en un día caluroso de verano ya no tendrá que hacer funcionar el aire acondicionado con tanta intensidad para mantenerlo fresco en su interior, lo que supone un gran ahorro de energía". Y también para la industria espacial, Chiu ve ahora oportunidades. "Las naves espaciales también tienen que ser lo más ligeras posible y esta pintura puede ayudar a ello".

La pintura más blanca del mundo puede reducir el uso de aire acondicionado
El investigador Xiulin Ruan sostiene una superficie pintada con la pintura más blanca de la Tierra el año pasado, que refleja alrededor del 98,1 % de la luz solar. Los experimentos demuestran que las superficies tratadas con esta pintura son unos cuatro grados centígrados más frías en las horas más calurosas del día que las superficies circundantes no tratadas. Y por la noche, la pintura puede incluso hacer que las superficies estén hasta 10 grados centígrados más frías que otras superficies no tratadas. Imagen: Universidad de Purdue / Jared Pike.

Muchos beneficios

Suena muy bien y lo es, subraya Ruan. "Al utilizar esta pintura, podemos enfriar las superficies y reducir la necesidad de aire acondicionado. Esto no solo ahorra dinero, sino que también reduce el consumo de energía y, por tanto, las emisiones de gases de efecto invernadero. Y, a diferencia de otros métodos de refrigeración, esta pintura refleja todo el calor de vuelta, en lo profundo del espacio, enfriando así el planeta directamente. Es increíble que una pintura pueda hacer todo eso".

A los que, tras estos tonos de júbilo, apenas pueden reprimir las ganas de correr a la ferretería, tenemos que decepcionarlos. Por el momento, la pintura aún no está a la venta. "Estamos en conversaciones para sacar la pintura al mercado", explica Ruan. "Todavía hay algunas cosas que tenemos que hacer, pero hay avances". Así que un poco más de paciencia.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto