La pandemia parece haber cambiado la personalidad de la gente (y no para bien)

La pandemia cambió la personalidad de la gente

Nuevas investigaciones sugieren que los jóvenes, en particular, se han vuelto más neuróticos, menos seguros de sí mismos y más relajados.

Los investigadores llegan a esta conclusión en la revista PLOS ONE. Basan sus conclusiones en una encuesta realizada a más de 7100 estadounidenses que participaron en un estudio en línea titulado Understanding America Study. En el marco de este estudio, se formularon a los participantes preguntas en línea que permitían conocer mejor sus rasgos de personalidad (véase el recuadro). A los sujetos se les hicieron esas preguntas antes de la pandemia (en algún momento entre mayo de 2014 y febrero de 2020) y durante el inicio de la pandemia (entre marzo y diciembre de 2020) o después (en 2021 o 2022). A partir de los datos recogidos, los investigadores comprobaron si la personalidad de los participantes había sufrido algún cambio notable.

Los cinco grandes

En este estudio, se estudió la personalidad de las personas. Y lo hizo utilizando la teoría de los Cinco Grandes. Esta teoría se emplea para describir la personalidad de las personas basándose en cinco características. Esas cinco características son: neuroticismo (frente a estabilidad), extraversión (frente a introversión), apertura a la experiencia (frente a cerrazón), concienciación (también conocida como diligencia, frente a laxitud) y amabilidad (frente a antagonismo).

Y lo que revelan los datos es que la personalidad de la gente cambió poco en la fase inicial de la pandemia (2020) en comparación con el periodo anterior a la pandemia. Esto coincide con estudios anteriores. Sin embargo, surgió una imagen diferente cuando los científicos compararon la personalidad de los participantes en 2021 y 2022 con la de la época prepandémica. De repente, se descubrió que rasgos de personalidad como la extraversión, la apertura, la amabilidad y la concienciación habían cedido considerablemente. "Hubo cambios limitados en la personalidad al principio de la pandemia", concluyen los investigadores. "Pero, notablemente, los cambios comenzaron a surgir en 2021. Al hacerlo, vimos que la personalidad de los adultos jóvenes era la que más cambiaba, con sorprendentes aumentos del neuroticismo y descensos de la amabilidad y la concienciación. Es decir: los jóvenes adultos se volvieron más malhumorados y sensibles al estrés, menos cooperativos y menos confiados, y menos reservados y responsables".

Diez años de cambios

Los cambios observados son más o menos comparables a los cambios que nuestra personalidad experimenta normalmente de forma natural a lo largo de diez años. "La personalidad cambia lenta, pero inexorablemente a lo largo de la vida", explica la investigadora Angelina Sutin. "Lo llamamos cambio normativo, porque, por término medio, la mayoría de la gente pasa por estos cambios. Y cuando estudiamos los cambios de personalidad en respuesta a un acontecimiento, solemos compararlos con cómo cambia la personalidad en promedio". Que unos 10 años de cambio normativo de la personalidad hayan tenido lugar en unos pocos años es notable. "Es muy sorprendente porque el cambio de personalidad no suele ocurrir tan rápido", dice.

Tensión colectiva

Pero el hecho de que los investigadores hayan observado un cambio de personalidad durante el tiempo del coronavirus también es sorprendente. "Investigaciones anteriores han demostrado que la personalidad generalmente no cambia en respuesta a eventos colectivos y estresantes. Así que, en ese sentido, nos sorprendió un poco, porque no esperábamos ver muchos cambios".

Preocupante

Los cambios observados preocupan un poco a Sutin. "Me preocupan especialmente los cambios que observamos entre los adultos jóvenes. Los rasgos de personalidad que más cambiaron allí (el neuroticismo y la concienciación) son también los rasgos asociados a resultados muy importantes, como el éxito escolar o profesional y las relaciones, así como la salud mental y física. Los cambios son relativamente pequeños, pero su efecto acumulativo puede ser significativo si los cambios persisten".

¿Temporal?

Por cierto, no está claro si los cambios observados serán duraderos. Al fin y al cabo, el mundo vuelve a tener un aspecto muy diferente al que tenía durante los cierres que caracterizaron las décadas de 2020 y 2021. "Será interesante ver lo que ocurre con la personalidad de la gente ahora que el mundo vuelve a ser ampliamente abierto. Puede ser que los cambios hayan sido temporales (...) Ahora es importante continuar con el seguimiento de la personalidad y empezar a evaluar los cambios en ella (y, con suerte, la recuperación de la misma)."

Además, es importante investigar más sobre las fuerzas que impulsan los cambios de personalidad observados. "No sabemos las razones concretas de los cambios", confirma Sutin. "Pero lo que sí observamos es que durante el primer año de la pandemia (cuando la atención se centró más en la comunidad y en nuestra lucha colectiva contra el virus) solo se produjeron pequeños cambios de personalidad, y en su mayoría fueron cambios buenos. Mientras que en el segundo año, cuando había mucha menos cohesión social y más resistencia, se producían muchos más cambios de personalidad (y a menudo más perjudiciales)". Además, lo que Sutin observó fue que la personalidad de los adultos jóvenes, en particular, se vio afectada por la pandemia. "Por la razón que sea, su personalidad era mucho más sensible a ello", dijo.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto