Extraordinario descubrimiento: megafaunas de Nueva Guinea se extinguieron muchos después de lo que creíamos

Las megafaunas de paupua Nueva Guinea se extinguieron mucho después de lo que pensábamos

Durante mucho más tiempo del que se pensaba, los canguros gigantes vagaban por los remotos bosques de Papúa Nueva Guinea. Eso mientras que sus homólogos en Australia se habían extinguido hace tiempo. ¿Cómo puede ser eso?

Utilizando nuevas técnicas, los paleontólogos de la Universidad de Flinders pudieron reexaminar los huesos de la megafauna del conocido yacimiento arqueológico del Refugio de Roca de Nombe, en Papúa Nueva Guinea. Demostraron que varios grandes mamíferos, como el lobo marsupial y un marsupial parecido al panda, aún existían cuando los primeros humanos llegaron a Papúa Nueva Guinea, hace unos 60 000 años. Más sorprendente aún: dos canguros gigantes, uno de los cuales caminaba a cuatro patas en lugar de dos, vivieron incluso 40 000 años más.

“Si esta megafauna logró efectivamente sobrevivir en las tierras altas de Papúa Nueva Guinea, es probablemente porque los humanos solo visitaron la zona de forma esporádica y en pequeño número hasta después de hace 20 000 años”, explica el profesor de arqueología Tim Denham, que colaboró en el nuevo estudio. “El refugio rocoso de Nombe es el único lugar de Nueva Guinea donde se sabe que los seres humanos han visitado durante decenas de miles de años Y donde se han encontrado restos de megafauna, en su mayoría especies completamente únicas”.

Colonización

Hasta 1975, Papúa Nueva Guinea pertenecía a Australia. Sin embargo, las islas australianas más septentrionales están a tiro de piedra de Papúa continental. Por tanto, existe una considerable polinización cruzada de especies. Resulta aún más sorprendente que algunas especies hayan sobrevivido mucho más tiempo en Papúa Nueva Guinea que en Australia.

Sin embargo, los resultados coinciden con investigaciones anteriores, que también demostraron que los megacanguros existían en las zonas menos accesibles del continente australiano hasta hace 20 000 años. “Aunque siempre se ha supuesto que la megafauna de Australia y Nueva Guinea ya se había extinguido de costa a costa hace 40 000 años, había muy pocas pruebas de ello”, añade el profesor Gavin Prideaux, coautor del estudio. “Esa idea es más perjudicial que útil para resolver la cuestión de qué pasó realmente con las decenas de grandes mamíferos, aves y reptiles que vivían en el continente antes de la llegada de los primeros humanos”.

El hombre y el animal juntos

En la prehistoria, el refugio rocoso de Nombe, situado cerca de las aldeas de Nongefaro, Pila y Nola, en Papúa Nueva Guinea, era visitado ocasionalmente por los nómadas que atravesaban las tierras altas. Es uno de los dos únicos lugares de toda Oceanía en los que se han encontrado restos humanos y de megafauna de la misma época, lo que significa que convivieron. La cueva oculta se excavó por primera vez en la década de 1960, pero fue sobre todo la arqueóloga Mary-Jane Mountain quien, con sus investigaciones en la década de 1970, puso de manifiesto la importancia del yacimiento de Nombe y, por tanto, desempeñó un papel crucial en nuestra comprensión de la historia humana en las tierras altas de Papúa Nueva Guinea.

La excavación del refugio rocoso de Nombe
Foto del refugio rocoso de Nombe durante las primeras excavaciones en 1979. Foto: Barry Shaw (ANU) y revista Archaeology in Oceania.

“Mary-Jane ya había formulado la hipótesis de que la megafauna del yacimiento de Nombe consiguió sobrevivir durante decenas de miles de años después de la colonización humana, pero solo ahora hemos podido confirmarlo con nuevas técnicas”, dijo Denham. En el futuro, las nuevas técnicas de análisis y las excavaciones en Nombe permitirán establecer con mayor precisión la cronología de la coexistencia de la megafauna y los seres humanos en Papúa Nueva Guinea.

Megafauna

Cada continente tiene su propia megafauna. Hace mucho tiempo, América del Norte era el hogar del tigre de dientes de sable, el lobo gigante, el mamut americano y el mastodonte, entre otros. Solo el bisonte sigue existiendo, el resto se extinguió hace unos 10 000 años. En Eurasia, las especies de megafauna más conocidas son el mamut lanudo, el rinoceronte lanudo y el oso de las cavernas. Tuvimos que despedirnos de ellos hace demasiado tiempo. En Sudamérica, los llamados pájaros del terror, una especie de ave no voladora, vagaban por los bosques. Y “un poco” después también el mayor depredador terrestre de la historia, la especie de oso A. angustidens.

El continente africano es el único donde la mayor parte de la megafauna sigue viva. Piensa en elefantes, rinocerontes y jirafas.

En cambio, en ningún lugar se han extinguido los grandes mamíferos durante tanto tiempo como en Australia. El lobo marsupial, el diprotodonte y el canguro gigante han desaparecido hace muchas decenas de miles de años.

Extinción

En la mayoría de los continentes, la megafauna se extinguió tras la última glaciación, hace más de 10 000 años. El surgimiento de los humanos modernos probablemente influyó. Puede explicar por qué mucha megafauna sigue viva en África: allí es donde comenzó el ascenso de los humanos y, por tanto, los animales tuvieron más tiempo para adaptarse.

En Australia, el 85 % de la megafauna se extinguió hace ya 45 000 años. Antes había lagartos de 7,5 metros, tortugas del tamaño de un coche y canguros de casi 3 metros. Durante mucho tiempo se pensó que el cambio climático durante este período estaba detrás de la extinción masiva de los grandes animales, pero una nueva investigación sugiere que posiblemente la caza de los aborígenes acabó con la megafauna después de todo.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto