El impacto que mató a los dinosaurios también llegó a la luna

El impacto que acabó con los dinosaurios también dejó huellas en la Luna

Una nueva investigación sugiere que los impactos que se produjeron en la Luna hace millones de años coinciden con algunos de los mayores impactos en la Tierra, incluido el que acabó con los dinosaurios.

El informe se publica en la revista Science Advances. Los investigadores basan su conclusión en un análisis del suelo lunar. Este suelo fue recogido durante la misión lunar china Chang'e 5 y entregado a la Tierra en diciembre de 2020. Durante su análisis, los científicos se centraron en cuentas de vidrio microscópicas en el suelo lunar que tenían hasta 2000 millones de años de antigüedad. Estas cuentas de vidrio dan testimonio de los impactos, explicó el investigador Tao Long. "Durante un impacto, parte de la roca impactada puede fundirse. Parte de esa roca fundida es expulsada en forma de pequeñas gotas. Esas gotas se endurecen y vuelven a caer a la superficie, donde gradualmente (con cada nuevo impacto) se acumulan más en el suelo lunar".

Datación 

Long y sus colegas han datado las cuentas de vidrio que encontraron en el suelo lunar. "La mayoría de estas cuentas de vidrio contienen pequeñas cantidades de U (uranio) que son radiactivas y se descomponen en Pb (plomo). Todos los materiales que contienen U pueden ser datados por esa descomposición. A esto lo llamamos datación con plomo de uranio y este enfoque puede aplicarse a una amplia gama de minerales y rocas, incluido el vidrio lunar".

Chicxulub

Y la datación de esas microscópicas cuentas de vidrio arroja una conclusión sorprendente. De hecho, algunas de las cuentas de vidrio resultan ser tan antiguas como los grandes cráteres de impacto que se han encontrado en la Tierra, incluido el infame cráter de Chicxulub. Este cráter se encuentra bajo el actual Yucatán y se creó hace unos 66 millones de años cuando una gran roca espacial chocó contra la Tierra. El impacto coincidió con una extinción masiva y se considera responsable de la extinción de alrededor del 75 % de las especies vegetales y animales de la Tierra, incluidos los dinosaurios.

Ello indica que la roca espacial que chocó contra la Tierra hace 66 millones de años no estaba sola, sino que iba acompañada de otras rocas espaciales, algunas de las cuales chocaron contra la Luna. "A juzgar por lo que sabemos hasta la fecha, la hipótesis más plausible es que hubo periodos en los que aumentó el número de impactos en el interior de nuestro sistema solar, por razones aún desconocidas", dijo Long. "Los asteroides comenzaron a aparecer en grupos y a golpear diferentes cuerpos celestes. Hace 66 millones de años, probablemente ocurrió lo mismo y Chicxulub fue uno de los muchos asteroides dentro de un grupo mucho mayor de asteroides que chocaron contra diferentes cuerpos celestes".

Así, en el suelo lunar que nos regaló Chang'e 5 se han encontrado ya varias huellas de impactos que coinciden con los de la Tierra. Pero en otros lugares de la Luna, más testigos silenciosos de tales impactos sincrónicos esperan sin duda a ser descubiertos. Por ello, los investigadores abogan por seguir investigando el suelo lunar recogido en otro punto de nuestro satélite natural y por seguir analizando y, sobre todo, datando los cráteres lunares que conocemos. "Esto nos permitirá descubrir otros impactos importantes que, a su vez, darán más información sobre qué impactos influyeron en la vida en la Tierra", argumenta la investigadora Katharina Miljkovic.

Implicaciones para el futuro

El estudio no solo es relevante para comprender mejor el pasado, sino que también puede tener implicaciones para el futuro. En última instancia, con su estudio, los investigadores esperan llegar a comprender las fuerzas motrices que están detrás de los grandes (y aparentemente multiplanetarios) impactos que también afectaron a la Tierra en el pasado. Y eso, a su vez, es importante si se quiere tener una idea de la probabilidad de que la Tierra vuelva a ser amenazada por una gran roca espacial en el futuro. Esto se debe a que esa probabilidad está fuertemente influenciada por la(s) razón(es) actualmente desconocida(s) para el aumento repentino de los impactos que discernimos en la historia. "Normalmente, los asteroides del cinturón de asteroides y más allá siguen una trayectoria bastante predecible", explica Long. "Pero parece que hay períodos en los que estas órbitas se desestabilizan y algunos asteroides cambian de rumbo y chocan con la Tierra, la Luna y otros planetas. Esa es la explicación más fácil para el aumento del número de impactos que vemos en algunos períodos. Pero no sabemos realmente por qué se produce esta desestabilización. Hay varias posibilidades. Por ejemplo, sabemos que hay periodos en los que los principales planetas de nuestro sistema solar se alinean". Y eso puede causar disturbios en el cinturón de asteroides. "Lo que hace que algunos asteroides sigan una órbita inusual". Pero hay más posibilidades. "También sabemos que el sistema solar viaja a través de la galaxia, moviéndose periódicamente también a través de los "brazos" de la Vía Láctea, donde se encuentran la mayoría de las estrellas. Eso también podría causar inestabilidad en el sistema solar. Pero la razón también podría ser mucho más trivial; dos asteroides que colisionan en el cinturón de asteroides y se desvían de sus órbitas, colisionando de nuevo con otras rocas espaciales, provocando una reacción en cadena. Y quizás la verdadera razón es algo que ni siquiera estamos considerando ahora. Las dos primeras posibilidades (los planetas alineados y el sistema solar viajando a través de los brazos de la Vía Láctea) son bastante predecibles. Si esas son las causas, no hay una amenaza inmediata. Al fin y al cabo, todos esos acontecimientos están a millones o incluso decenas de millones de años de distancia. La tercera posibilidad es mucho menos predecible; podría suceder mañana, o podría suceder ahora mismo".

Por lo tanto, la razón por la que las rocas espaciales se dirigen a nosotros de vez en cuando sigue siendo un misterio. Pero una cosa sí parece cierta: ni siquiera la Luna se salvó de los mayores impactos de la Tierra. Y el mapeo y la datación de estos impactos multiplanetarios arrojarán, con suerte, más luz sobre las fuerzas motrices de estos bombardeos naturales (y a veces catastróficos para la vida en la Tierra).

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto