Cráneo de 6000 años podría confirmar la existencia de una tribu indígena

Un cráneo o de 6000 años de antigüedad revela la existencia de una tribu indígena en Taiwan

Hasta ahora, la existencia de la antigua tribu en Taiwán era solo un mito. Pero el descubrimiento de un inusual esqueleto femenino enterrado en una cueva remota está dando vida a las historias.

En Taiwán, las historias se han transmitido de generación en generación sobre una misteriosa tribu indígena. Se dice que las personas pertenecientes a esta tribu eran bajitas y morenas y habitaban las zonas montañosas de la isla. Solo quedaban leyendas, ya que nunca se había descubierto ninguna prueba física. Hasta ahora. Porque el descubrimiento de un cráneo y huesos de 6000 años de antigüedad indica que las historias sobre la tribu indígena que han circulado durante generaciones pueden ser ciertas.

Cráneo

La existencia de los restos humanos se conoce desde hace varias décadas. Pero que detrás de estos restos óseos se escondía una interesante historia, nadie lo esperaba. “Estos restos se excavaron en 1988”, explica la investigadora Hsiao-chun Hung. “Hace unos 20 años, vi por primera vez la calavera. Estaba en un estado roto, con muchas grietas y formado por fragmentos individuales. En aquel entonces, ya sentí algo especial cuando lo vi”. Cuando Hung terminó su formación, decidió solicitar un permiso de investigación para someter el cráneo a una nueva inspección. “Tras una semana de trabajos de reconstrucción, llevados a cabo por el experto vietnamita Lan Cuong Nguyen, de más de 80 años, pudimos ver bien el cráneo por primera vez”, dijo Hung.

Investigación

El examen del cráneo y de los huesos de las piernas revela que pertenecieron a una mujer joven. Los restos tienen unos 6000 años de antigüedad, lo que significa que son más antiguos que los antepasados de los habitantes actuales de Taiwán. La joven era de baja estatura; por ejemplo, parece que no debía medir más de 1,30 metros. Además, los investigadores descubrieron que el ADN que encontraron en el cráneo guarda sorprendentes similitudes con el de los indígenas del sudeste asiático, en particular con el de los Negritos, un pueblo que habita en el norte de la isla filipina de Luzón.

Más sobre los Negritos

Los Negritos pertenecen a un pueblo seminómada: sus antepasados eran cazadores-recolectores. Viven en zonas aisladas del sudeste asiático y habitan en zonas montañosas de Filipinas, entre otras. Como muchos otros pueblos indígenas, los Negritos son una minoría. “Casi todos se han trasladado a zonas de refugio, como montañas remotas, lugares que probablemente no son su hábitat preferido”, afirma Hung. “Pero aquí pueden continuar al menos algunos aspectos de sus tradiciones. Sin embargo, la presión y la influencia externas siguen aumentando. Esto ha hecho que los negritos de Filipinas, la península malaya y las islas Andamán (un archipiélago del océano Índico) se hayan convertido en poblaciones en peligro de extinción en los últimos dos siglos. Estos grupos ya han perdido sus lenguas originales, entre otros aspectos de sus tradiciones, prácticas y conocimientos culturales.”

Según Hung, los hallazgos sugieren provisionalmente que la leyenda sobre una misteriosa tribu indígena que vivió en Taiwán hace mucho tiempo es cierta. “Basándonos en nuestra investigación, confirmamos la existencia de este antiguo grupo de personas en Taiwán”, dijo Hung. “Estamos muy emocionados porque ahora tenemos pruebas que demuestran que otro grupo de personas vivió en la isla en tiempos pasados”.

El cruce

Si bien los hallazgos confirman la existencia de un antiguo grupo de población en Taiwán, no explican qué pudo pasar con ellos. Al parecer, ya habían desaparecido cuando llegaron otros pueblos austronesios primitivos. Además, sigue siendo enigmático cómo llegaron a Taiwán en primer lugar. “Hace unos 6000 años, el puente terrestre que unía Taiwán con la China continental ya había desaparecido”, explica Hung. “Esto significa que los nuevos colonos de aquella época debieron utilizar embarcación. El fuerte Kuroshio (una de las corrientes marinas más fuertes del mundo) fluye de sur a norte. Bien podría ser que la gente se trasladara de Filipinas a Taiwán empleando esta corriente marina”. Aunque suena plausible, de momento sigue siendo una especulación. “Todavía no estamos seguros”, dice Hung. “Pero es un tema muy interesante para seguir estudiando”.

Las implicaciones

Al menos, con la ayuda del estudio, los investigadores consiguieron relacionar la antigua población de Taiwán con la distribución más amplia de la población en Asia y en otros sitios. “Además, los resultados proporcionan datos esenciales para reconstruir la prehistoria y la historia mundial de Taiwán en su conjunto”, concluye Hung. Por otro lado, los hallazgos también señalan lo poco que aún sabemos sobre el pasado humano. En la mayor parte del mundo, el pasado lejano es mucho menos accesible que los períodos de historias escritas sobre imperios o reinos. “Han existido muchas sociedades diferentes”, dice Hung. “Y podemos saber más sobre ellos gracias a la arqueología”.

La investigación sobre Taiwán continúa. Porque aún queda mucho por descubrir sobre esta antigua y misteriosa tribu indígena. “Hasta ahora, se han encontrado cuevas y refugios de la misma época en el este y el sur de Taiwán”, dice Hung. “Posiblemente, haya restos humanos enterrados aquí. Esperamos explorar algunas de estas cuevas en un futuro próximo”.

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto