Convierta su azotea en un huerto: las espinacas crecen 4 veces más rápido

Los cultivos en azoteas crecen d manera mucho más rápida debido el CO2

Los tejados planos de la ciudad tienen un aspecto aburrido y gris. ¿No podríamos hacer algo vistoso y útil con ellos? Reverdecer las azoteas urbanas tiene muchas ventajas y, según parece, una planta de espinacas crece incluso cuatro veces más rápido en el tubo de ventilación de CO₂.

La agricultura urbana, es la producción de alimentos en la ciudad y sus alrededores. Por ejemplo, hay granjas urbanas, huertos y jardines escolares. También surgen cada vez más proyectos innovadores para hacer que las ciudades sean más verdes, sostenibles y habitables. Una nueva y popular tendencia es plantar techos grises en las ciudades. Esto se ve bien desde arriba y aísla el edificio, proporcionando calor en invierno y refrigeración en verano. Un tejado verde hace que el material de la cubierta dure más tiempo, causa menos molestias durante las lluvias fuertes y mejora la calidad del aire. Los insectos también se benefician de los tejados verdes. Las ciudades son mucho más calurosas que el campo durante las olas de calor. Este efecto de isla de calor se reduce con el reverdecimiento.

Ventajas de la vegetación en los tejados

En algunos países se suele optar por plantar con plantas sedum, un tipo de suculentas. Pero un equipo universitario de Cambridge (Reino Unido) fue un paso más allá y plantó alimentos en el tejado de un edificio del campus de la Universidad de Boston (Estados Unidos). Han investigado sobre el aprovechamiento del dióxido de carbono que expulsan quienes viven, trabajan o van a la escuela en un edificio.

Las espinacas crecen como las coles gracias al CO₂

Los resultados les sorprendieron: las plantas de espinacas que estaban en el tejado cerca de un tubo de escape de CO₂ crecieron hasta cuatro veces más rápido de lo normal. Al parecer, los gases de escape de CO₂ son un fertilizante muy potente. Los investigadores partían de la base de que las condiciones para el cultivo de hortalizas no eran las ideales en los tejados. Por ejemplo, hay más exposición al viento, menos humedad del suelo y una radiación solar muy intensa, lo que haría que las plantas fueran más pequeñas y menos sanas. Pero el dióxido de carbono adicional de los tubos de ventilación podría contrarrestar algunos de estos inconvenientes, según el equipo. Para investigarlo, cultivaron espinacas y maíz en distintas zonas del tejado del campus.

“Queríamos comprobar si existe un recurso gratuito y no utilizado en los edificios que pudiera utilizarse para que las plantas crecieran más rápido en los jardines de las azoteas”, afirma la investigadora principal, la Dra. Sarabeth Buckley. “La creación de condiciones más favorables podría ayudar a que las granjas en los tejados tuvieran más éxito. Es de esperar que esto cree más opciones viables para el cultivo de alimentos en la ciudad”.

Huerto en la azotea

Se eligieron el maíz y las espinacas porque son hortalizas muy conocidas y comunes y porque emplean su fotosíntesis para crecer de forma diferente. La planta de espinacas es más sensible a los niveles elevados de CO₂ y, por tanto, debería beneficiarse más del CO₂ emitido por los tubos de ventilación. Las plantas de maíz actuaron como grupo de control para ver si, por ejemplo, el mayor calor y los movimientos de aire en el escape también afectan al crecimiento de las plantas. Las concentraciones de CO₂ en diferentes salas del edificio del campus y en el jardín de la azotea se midieron con regularidad para saber cuánto CO₂ adicional llegaba a las plantas.

“En las mediciones de CO₂, se encontraron altas concentraciones tanto en las aulas como en los respiraderos del techo. Las personas que se encontraban en el edificio provocaron estas elevadas concentraciones”, explica Buckley. “Los niveles de CO₂ superaron de media las mil partes por millón en las aulas y las ochocientas partes por millón (lo suficientemente altas como para aumentar el crecimiento de las plantas) en los respiraderos del techo”.

Tres porciones extra de espinacas

El ciclo de vida de las plantas en crecimiento ha sido meticulosamente rastreado. Piensa en el tamaño, el número de hojas y la biomasa seca y húmeda después de la cosecha. Los resultados fueron muy sorprendentes: las espinacas cultivadas junto a los tubos de escape tenían un 300 % más de biomasa que las plantas de espinacas que crecían junto a un tubo de control. Los fuertes vientos redujeron significativamente la diferencia, pero incluso las plantas que desafiaron esta fuerza natural siguieron creciendo el doble que las espinacas que no se colgaron del aire de escape de CO₂.

“Todavía queda mucho trabajo por hacer antes de que se pueda utilizar este sistema. Seguiremos experimentando con el diseño de la ventilación del aire para optimizar el efecto de crecimiento. Tenemos en cuenta la disminución del crecimiento con vientos fuertes, por lo que buscaremos la velocidad óptima del viento para incorporarla a un diseño actualizado del sistema”, dijo Buckley.

Fertilización con CO₂

La ventaja de las plantas no parece provenir únicamente de la “fertilización por CO₂”. Las plantas de maíz cercanas a la salida de aire también crecieron entre dos y tres veces más que el grupo de control, mientras que se supone que las plantas de maíz se benefician mucho menos del dióxido de carbono adicional. En cualquier caso, el CO₂ liberado de los edificios de la ciudad por las personas presentes que lo emiten resulta ser un poderoso y gratuito nutriente para los jardines de los tejados.

Muchos beneficios

“Esperamos que esto conduzca a un mayor desarrollo de nuestro sistema y, eventualmente, a su aplicación en jardines de techo y granjas”, dice Buckley. “Los huertos en las azoteas ofrecen una amplia gama de beneficios ambientales, financieros y sociales, como el ahorro de energía para el edificio, la absorción de carbono y la reducción de los gases de efecto invernadero, la reducción del calor urbano, una mayor producción local de alimentos y beneficios para la salud física y mental”.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto