Confirmado: tu gato realmente entiende lo que le estás diciendo

Los gatos pueden entender lo que dices

Algunos propietarios de gatos lo saben desde hace tiempo, pero ahora también se ha demostrado científicamente: los gatos escuchan cuando la gente les habla. Pero solo cuando su dueño lo hace.

¿Hablas alguna vez con tu gato? Nada raro, desde luego no eres el único, y además los gatos se sienten dirigidos. Los investigadores del comportamiento animal de la Universidad de París han vuelto a demostrar científicamente que los gatos distinguen entre el discurso dirigido específicamente a ellos y el discurso entre humanos. “Lo sorprendente es que los gatos solo podían hacerlo con su dueño”, dice Charlotte de Mouzon.

De Mouzon y dos colegas hicieron que 16 gatos que vivían en interiores escucharan grabaciones de audio de sus dueños y de personas desconocidas para el gato que pronunciaban algunas frases fijas (“¿quieres jugar?”, “¿quieres comer?”). Esas expresiones se grabaron de dos maneras: de la forma normal en que se hablaría con otros adultos, y en “lenguaje de gato”: con voz aguda y articulación y entonación exageradas. “A eso le llamamos discurso dirigido para el gato”, dice De Mouzon. Es un pariente del lenguaje infantil que también hablamos a los bebés. A continuación, los investigadores grabaron las respuestas de los animales para ver qué diferencias podían notar. De Mouzon: “Eso no es tan fácil con los gatos, porque los gatos pueden responder de muchas maneras diferentes”.

Vídeos de gatos

Los psicólogos felinos franceses probaron una técnica relativamente nueva basada en la habituación: si se oye algo unas cuantas veces, ya no es nuevo. Por ejemplo, los gatos escucharon “¿quieres jugar?”, tres veces en el habla normal, y luego en el habla gatuna. Si un animal adapta su comportamiento cuando hay un cambio, por ejemplo, pasando de estar tumbado tranquilamente a mirar a su alrededor, esto indica que ha oído algo nuevo. Eso significa también que puede oír la diferencia entre los dos tipos de discurso.

El análisis de las grabaciones, trescientos vídeos de gatos que De Mouzon y sus colegas tuvieron que elaborar a mano, demostró que los gatos oyen claramente las distinciones entre el habla humana “normal” y la destinada a ellos. Sin embargo, esto solo ocurría cuando era su propietario, dice De Mouzon.

De hecho, esto también significa que los gatos reconocen claramente la voz de su dueño, reconoce De Mouzon. Sin embargo, esto no es nada nuevo: lo mismo ya había sido demostrado en 2013 por el investigador de gatos Kazutaka Shinozuka, del Colegio de Medicina del Sur de Florida, en Estados Unidos.

Vínculo estrecho

Los resultados son ejemplos de un creciente cúmulo de estudios científicos que demuestran que, en contra de su reputación a veces distante, los gatos son animales sociales que forman un estrecho vínculo con sus dueños. Por ejemplo, los investigadores demostraron que los gatos están atentos a dónde se encuentra su amo (reaccionaron con sorpresa cuando su voz llegó de repente desde otro lugar). Pueden distinguir diferentes emociones en los sonidos de la voz humana. También pueden entender cuando alguien les señala algo (que era inesperado) y que miran a sus dueños para juzgar si algo es peligroso o no.

“Los gatos entienden más a sus dueños que a la inversa”, dice una de las especialista en comportamiento felino. “Son muy buenos para adaptarse y aprender las asociaciones. Por ejemplo, aprenden que si su dueño va a la cocina, pueden conseguir algo sabroso si lo siguen”. “Para la mayoría de los gatos, su dueño es lo más importante, el discurso de otras personas es más bien un ruido de fondo”.

Cerrar los ojos lentamente

Algunos propietarios pueden incluso encontrar una puerta abierta, reconoce, dada la tendencia de la gente a atribuir muchos rasgos humanos a su animal. Entonces la gente dice: ‘sí, se mea en mi cama porque está celosa’. “Así es como se venga, pero no hay nada que sugiera que los gatos piensen así”. Por eso es valioso utilizar métodos de investigación científica sólidos.

“Los científicos investigan porque les interesa fundamentalmente”, dice De Mouzon, “pero estas investigaciones también pueden ayudar a las personas a entender mejor a su gato, a crear un mejor vínculo y a cuidarlo mejor”. Por ejemplo, también se ha demostrado que para los gatos, cerrar lentamente los ojos es una señal positiva: no quiero hacer daño. “Así que puedes usar eso deliberadamente, si quieres tranquilizar a un gato”.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto