Cada vez hay más termitas agravando el cambio climático

Cada vez hay mas termitas, y eso acelera el cambio climático debido a que liberan más CO2 o gases de efecto invernadero

Las termitas también son conocidas como "vacas pequeñas" porque emiten mucho CO₂ y metano. Y lo que es peor: cuanto más calor hace, más activos se vuelven los animalitos. Y no son grandes, pero son muchos. Y con más y más miembros agravan el cambio climático.

Las termitas desempeñan un papel crucial en muchos ecosistemas del mundo, especialmente en los trópicos. A medida que aumente la temperatura global, aumentará el número de termitas y la superficie en la que viven. Así, su influencia en el clima también crece.

Mini vacas

Un nuevo estudio publicado en Science muestra que, a medida que el planeta se calienta, las termitas no solo son más activas en los trópicos, sino que su hábitat se está ampliando considerablemente. Se están apoderando del mundo desde el ecuador, marchando cada vez más hacia los polos. De este modo, empezarán a provocar más podredumbre en la madera y consumirán más madera. Durante este proceso, producen una gran cantidad de gases de efecto invernadero, como el metano y el dióxido de carbono, que a su vez se liberan a la atmósfera. Por ello, las termitas reciben a veces el nombre de "vacas pequeñas".

Hiperactividad por calor

El equipo de investigación descubrió que la actividad de las termitas es más de tres veces más sensible a los aumentos de temperatura que la de los microbios (bacterias y hongos). "La descomposición debido a la actividad de las termitas es muy sensible a la temperatura. La actividad microbiana se duplica por cada aumento de 10 grados centígrados y nuestras mediciones de la descomposición microbiana de la madera estaban en consonancia con esto, posiblemente incluso un poco menos", explica el profesor y coautor Jeff Powell, de la Universidad de Western Sydney.

"Pero en el caso de la madera detectada e infestada por termitas, este aumento de la actividad se multiplicó casi por siete. Ya pensábamos que sería más alta que la de los microbios, pero nos sorprendió realmente cuando descubrimos que era tan alta. Se trata de una de las respuestas a la temperatura más fuertes de los organismos en todo el mundo", dice Powell.

Desde el ecuador hacia los polos

"Debido al cambio climático, vemos que las zonas tropicales son cada vez más grandes. Esto crea una mayor superficie de tierra con condiciones cálidas y secas, que es más adecuada para las termitas. Si esto continúa, esperamos empezar a descubrir cada vez más termitas roedoras de la madera en estas zonas. Hemos calculado que para 2050 se espera que haya el doble de superficie terrestre en la que encontraremos colonias de termitas. Esto supondría un aumento del hábitat de más de dos millones de kilómetros cuadrados, es decir, la mitad de la superficie de la Unión Europea. Por supuesto, esto iría acompañado de una cantidad significativa de gases de efecto invernadero adicionales, como el metano y el dióxido de carbono, que entrarían en la atmósfera de esta manera", dijo el profesor Powell. Esto genera un círculo vicioso: el calentamiento global crea más termitas, que a su vez generan más emisiones y, por tanto, calentamiento.

No es solo una plaga

Las termitas no son solo una mala noticia para el mundo. Sin duda, también contribuyen positivamente al funcionamiento de los ecosistemas naturales, aunque a menudo se les considere como plagas. "Nuestros hallazgos muestran que el impacto de las termitas es a menudo subestimado, especialmente en los trópicos áridos, donde la descomposición microbiana de la madera es lenta", dice Powell.

Mientras que los microbios necesitan agua para crecer y consumir madera, las termitas pueden funcionar con niveles de humedad relativamente bajos. Pueden buscar su próxima comida y llevar a sus montículos lo que necesitan. También pueden trasladar su colonia a la madera del menú, incluso cuando las condiciones son totalmente secas.

Fábricas imparables de gases de efecto invernadero

Según Powell, aparte de reducir los gases de efecto invernadero y mitigar el calentamiento global, es poco lo que se puede hacer ante la migración de las termitas y el aumento de las emisiones contaminantes en las próximas décadas. "No creo que haya una solución práctica para reducir la actividad de las termitas. La mayoría de ellos están en el desierto. No podemos reducir su número allí con pesticidas u otras medidas de control (no es que esté defendiendo eso). Y no es que se pueda cambiar su dieta para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, como intentamos hacer con el ganado", explica el profesor Powell a este sitio.

Colaboración internacional

Dirigido por investigadores de la Universidad de Miami, el estudio midió la descomposición de la madera por las termitas y los microbios en más de 130 lugares de todo el mundo. "Este es un gran ejemplo de lo que un experimento relativamente sencillo puede conseguir cuando la comunidad investigadora internacional lo respalda de forma coordinada. Sin esta iniciativa, no habría sido posible descubrir y demostrar el gran impacto de las termitas en el clima".

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto