Tres medidas para reducir la contaminación atmosférica en las escuelas

Estás tres medidas pueden reducir la contaminación en las escuelas

Según los expertos, unas medidas sencillas pueden contribuir en gran medida a combatir la contaminación atmosférica en las escuelas de Gran Bretaña. También en nuestros países queda un mundo por ganar en cuanto a aire limpio para nuestros hijos.

En la mayoría de las escuelas primarias británicas, la calidad del aire no es lo suficientemente buena. Los límites de seguridad, establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS), se superan regularmente. Una investigación reciente de la Universidad de Surrey demuestra que unas cuantas medidas sencillas pueden reducir casi a la mitad la exposición a las toxinas del aire, tanto dentro de las aulas como fuera, en el patio de la escuela.

En varias escuelas londinenses se han instalado purificadores de aire en las aulas, se han colocado pantallas verdes a lo largo de la valla de la escuela y las calles están prohibidas al tráfico motorizado los días de clase cuando se recoge y deja a los niños. Mientras tanto, la calidad del aire de las aulas y los patios de recreo se midió cuidadosamente de forma continua.

Pantalla, prohibición de coches y filtro de aire

El equipo de investigación descubrió que los purificadores de aire, que limpian el aire de partículas de polvo, esmog, ozono, partículas y otros contaminantes atmosféricos, reducían la concentración de contaminantes en interiores hasta en un 57 %. La iniciativa "School Streets", que garantiza que los vehículos de motor no pasen por delante de los colegios al principio y al final de la jornada escolar, redujo la cantidad de partículas hasta un 36 %. Las pantallas verdes en el borde de la escuela redujeron las partículas exteriores más peligrosas del tráfico rodado hasta en un 44 %. El grado de mejora de la calidad del aire depende del viento.

Varias fundaciones, escuelas y la Universidad de Surrey colaboraron en este proyecto, cuyos resultados se publicaron en la revista Atmospheric Environment. El director de GCARE Prashant Kumar, , explica: "Todo el mundo, pero especialmente nuestros niños, merecen vivir y trabajar en un entorno en el que el aire sea lo más limpio y seguro posible. Por desgracia, la realidad dista mucho de ser ideal, ya que muchas de nuestras escuelas exponen involuntariamente a los niños a sustancias nocivas. El problema es mayor en las escuelas situadas cerca de carreteras con mucho tráfico".

Esperanza de mejora

"Nuestra investigación ofrece una esperanza de mejora a las muchas personas que se preocupan por este problema. Los resultados muestran que una serie de medidas prácticas pueden suponer una diferencia positiva significativa. Se puede dar un gran impulso a la salud de los niños en edad escolar", dice Kumar.

Los niños y jóvenes de todo el mundo pasan alrededor del 30 % de su vida diaria en la escuela, y más de dos tercios de ese tiempo dentro de los muros de la misma. En la actualidad, hasta siete mil escuelas británicas superan los límites de calidad del aire establecidos por la OMS, lo que supone un riesgo adicional para los niños de padecer enfermedades respiratorias, daños en los pulmones y trastornos del sistema nervioso. La contaminación atmosférica también provoca más problemas de comportamiento y un mayor riesgo de cáncer.

El derecho al aire limpio

"Todos los niños tienen derecho a aprender en un entorno que los mantenga seguros y sanos. Pero cada día, los niños están expuestos a niveles peligrosamente altos de contaminación atmosférica en las escuelas y sus alrededores. Nuestro trabajo con Arup, el Plan de Acción Global y la Universidad de Surrey ha demostrado que hay formas prácticas de proteger a los niños en las escuelas y sus alrededores. Podemos y debemos ayudar a las escuelas a aplicar estas soluciones", afirma Kate Langford, de la organización Impact on Urban Health.

"Ahora es necesario poner en práctica estas medidas para mejorar la calidad del aire en las escuelas y crear lugares más saludables para que los niños vivan, aprendan y jueguen. Esto funcionará si proyectos como este se combinan con los esfuerzos de las autoridades a nivel regional y nacional", afirma Langford.

Hechos, no palabras

"Las escuelas deben ser lugares seguros para aprender, no lugares donde los alumnos corran el riesgo de sufrir daños en su salud. En realidad, no existe un límite seguro para la contaminación atmosférica. Los niños son especialmente vulnerables a los efectos de las partículas nocivas", afirmó Larissa Lockwood, directora de Aire Limpio del Plan de Acción Mundial. "Por ejemplo, el desarrollo de sus órganos y su capacidad de aprendizaje están en riesgo. Estas recomendaciones deben aplicarse en todo el país. La financiación debe estar disponible lo antes posible para proteger mejor a todos los niños de los efectos nocivos para la salud de la contaminación atmosférica en su vida cotidiana."

"Mi simple petición a los responsables de la toma de decisiones en el Reino Unido es la siguiente: las acciones simples ayudan más que las palabras. Si se dota a cada escuela de recursos para aplicar una de las medidas expuestas en nuestra investigación, se puede marcar un mundo de diferencia para decenas de miles de niños en este país", concluyó el profesor Kumar.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto