Muere el último miembro de una tribu brasileña, símbolo de un genocidio

Murió el último miembro de una tribu brasileña

La historia del ya famoso "hombre del agujero" o el indio Tanaru es trágica, tanto más cuanto que no es un caso aislado. Era el último habitante del territorio indígena de los Tanaru.

Fue noticia mundial durante un tiempo la semana pasada. En la selva brasileña se encontró el cuerpo sin vida del hombre que los forasteros habían apodado "El hombre del agujero". Su verdadero nombre es desconocido y nunca lo sabremos. Porque en el mundo de "El hombre del agujero" solo había forasteros; los miembros de su tribu y su familia habían sido exterminados en sangrientos ataques del mundo exterior en las décadas anteriores y desde entonces el hombre (como último miembro de su tribu) intentaba sobrevivir en la selva por su cuenta. Mientras tanto, evitaba cuidadosamente todo contacto con el mundo exterior; cuando los forasteros se aventuraban demasiado cerca, las flechas volaban alrededor de sus orejas.

Siempre solo

La muerte del hombre marca el final de una vida que a los occidentales nos cuesta imaginar. "Imagínate viviendo solo", escribió Fiona Watson, directora de Survival International, tras visitar la casa de este hombre en 2005. "Siempre en completo silencio, siempre huyendo, siempre con miedo, invisible para el mundo".

El hombre del agujero

El hombre debía este notable apodo al hecho de que estaba acostumbrado a cavar agujeros profundos, a veces con puntas afiladas. Utilizaba los agujeros para atrapar animales. Por lo demás, sabemos poco de la vida del hombre. No sabemos su verdadero nombre, la lengua que hablaba o su tribu.

Muerte natural

No está claro qué causó exactamente la muerte de "El Hombre del Agujero" tras años de soledad, según explicó Paula Zamorano Osorio. "Según la FUNAI (el organismo gubernamental brasileño encargado de la protección de los indígenas), el cuerpo del hombre fue encontrado en su hamaca, en su cabaña. No había signos de violencia, ni el bosque alrededor de su cabaña estaba alterado. Se investigó más a fondo la zona y se realizó la autopsia, que demostró que había muerto por causas naturales".

Sin embargo, es un símbolo del genocidio, argumentan organizaciones como Survival International. El hecho de que fuera el último miembro de su tribu se debe a los repetidos ataques que sufrió su tribu a partir de la década de 1970, llevados a cabo muy probablemente por ganaderos deseosos de convertir las tierras de la tribu en pastos. "Con su muerte (la de El Hombre del Agujero) se completa el genocidio de su pueblo", dice Watson. "Porque esto fue un genocidio: el exterminio deliberado de todo un grupo de personas".

Otras tribus

Y no es solo la tribu de la que formaba parte El Hombre del Agujero; cada vez más tribus indígenas brasileñas están bajo presión. "Un ejemplo es la tribu Piripkura: una de las más vulnerables de la Tierra, al menos dos de cuyos miembros no tienen contacto con el mundo exterior", dice Zamorano Osorio. La deforestación ilegal en el territorio de la tribu amenaza su modo de vida y, a veces, su propia vida. El año pasado, por ejemplo, un miembro de la tribu describió cómo los madereros mataron a nueve miembros de su familia en un solo ataque.

Protección

El amenazante mundo exterior también marcó la vida de El Hombre del Agujero e incluso llevó a la FUNAI a ampliar en 2005 su hábitat protegido en 3000 hectáreas. La organización también decidió no hacer más esfuerzos para contactar con el hombre. Ambas decisiones fueron cruciales, dice Zamorano Osorio. "Sin esa protección, es muy probable que otros hubieran entrado en el hábitat del hombre y lo hubieran destruido. Y si el hombre ya no podía vivir de la tierra, tampoco habría sobrevivido. Además, los propios forasteros también habrían supuesto una amenaza para él; podrían haber ejercido violencia contra él o haberle transmitido enfermedades".

En resumen, con el hábitat más grande y la protección que lo acompaña del mundo exterior, el hombre tenía una oportunidad. "No vivió la vida más tranquila, porque estaba constantemente huyendo, pero habría sido mucho peor sin esa protección. El hecho de que haya conseguido sobrevivir durante tanto tiempo es un testimonio de su propia resistencia, pero también demuestra lo que puede hacer la protección exhaustiva del hábitat de los pueblos no contactados". No solo para esas personas, sino también para el propio hábitat. "Su presencia protegía la selva tropical de los madereros y ganaderos de los alrededores. Y el bosque lo mantenía a salvo; podía esconderse en él del mundo, al que (por todas sus experiencias) temía".

Ahora que el hombre ya no está allí, queda por ver si la zona (por la que antes el mundo exterior estaba dispuesto a matar) conserva ese estatus de protección. "Organizaciones no gubernamentales brasileñas piden que se siga protegiendo la zona, en memoria del hombre y su tribu". Todavía no está claro si el gobierno estará de acuerdo con esto.

Mientras tanto, el futuro de las tribus indígenas restantes también sigue siendo incierto. El gobierno brasileño, actualmente dirigido por el presidente Jair Bolsonaro, tiene un papel clave. Bolsonaro ha dejado claro en los últimos años que no le importan mucho los indígenas y que quiere capitalizar sus tierras, por ejemplo, deforestándolas o explotándolas. Para lograrlo, se están desmantelando las normas medioambientales y ajustando el estatus de protección de las zonas. Las consecuencias de esto ya son bastante visibles; por ejemplo, la deforestación en el Amazonas ha aumentado significativamente desde 2018. Además, la violencia contra las tribus indígenas y el número de invasiones de sus tierras ha aumentado durante varios años seguidos. Pero con la proximidad de las elecciones presidenciales, organizaciones como Survival esperan un cambio de guardia y con ello un futuro para las tribus. "Esperamos que el gobierno antiindígena de Bolsonaro llegue a su fin", dice Zamorano Osorio. "Porque si el presidente Bolsonaro se sale con la suya, esta historia se repetirá una y otra vez, hasta que todos los indígenas de Brasil sean eliminados".

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto