La galaxia enana sagitario generó ondulaciones en la Vía Láctea

La galaxia sagitario creó ondulaciones en nuestra vía láctea

Las estrellas del borde exterior de la Vía Láctea se tambalean más bien hacia adelante y hacia atrás a diferentes velocidades. El culpable: la pequeña galaxia enana Sagitario.

"Cuando esta galaxia enana pasó por nuestra propia galaxia, se formaron ondas en el disco", dice el líder de la investigación, Paul McMillan, del Observatorio de Lund. "Se puede comparar con lo que ocurre cuando se tira una piedra a un lago".

McMillan y sus colegas utilizaron datos del telescopio europeo Gaia para obtener una buena imagen de estas ondulaciones. Gracias a Gaia, ahora sabemos con gran precisión dónde se encuentran dos mil millones de estrellas en nuestra Vía Láctea. Por cierto, eso sigue siendo solo un pequeño porcentaje de todas las estrellas de nuestra galaxia. Con estos datos, los científicos pudieron examinar una zona más amplia y ver la fuerza de las ondulaciones en diferentes partes del disco. A continuación se realizaron varias simulaciones para averiguar cómo se creaban estas ondas. De este modo, los astrónomos trazaron un mapa de la historia del sistema de enanas de Sagitario: el mayor contribuyente a estas ondulaciones.

¿Cómo funciona Gaia?

El telescopio espacial Gaia (abreviatura de Global Astrometric Interferometer for Astrophysics) consta de dos telescopios distintos. Los espejos de los telescopios proyectan la luz captada sobre un enorme detector de cámara de un billón de píxeles conectado a un trío de instrumentos. De este modo, Gaia escanea toda la Vía Láctea, generando en última instancia el mapa dinámico tridimensional más preciso jamás hecho. Además de la posición y los movimientos, Gaia también analiza las propiedades físicas de las estrellas. Por ejemplo, los instrumentos recogen información sobre la temperatura y la composición. Esto es necesario para determinar la edad de las estrellas. Recientemente, se ha publicado un nuevo conjunto de datos que incluye estrellas temblorosas, macromoléculas misteriosas y soles primordiales.

La galaxia enana de Sagitario solía ser mucho más grande

La galaxia enana de Sagitario se encuentra a una distancia de 65 000 años luz de la Tierra. La galaxia orbita muy cerca de la Vía Láctea. La gigantesca Vía Láctea está alejando constantemente las estrellas de la galaxia enana y tragando lentamente a Sagitario. De hecho, ya se han detectado varias colas (o corrientes de estrellas) desde la galaxia enana de Sagitario hasta la Vía Láctea.

"Ahora mismo Sagitario está siendo separada por la Vía Láctea, pero hace uno o dos mil millones de años la galaxia enana era mucho más grande", continuó McMillan. "En ese momento, la galaxia enana contenía probablemente el 20 % de la masa del disco de la Vía Láctea". Como resultado, la galaxia enana tenía mucha más influencia en la Vía Láctea, causando las ondulaciones.

Una nueva era de la sismología galáctica

En el artículo publicado en la revista científica Monthly Notices of the Royal Astronomical Society, los autores mencionan que esperan que en el futuro se recojan más datos sobre los movimientos de las estrellas y que este es el comienzo de un nuevo campo: la sismología galáctica. "Desde hace más de un siglo, los geólogos conocen el interior de la Tierra gracias a la sismología, o estudio de las ondas que viajan a través de las capas de la Tierra", escriben los autores. "Gracias a la heliosismología, aprendemos más sobre el sol, mientras que gracias a la astrosismología, aprendemos más sobre las estrellas de nuestra galaxia. Estamos en vísperas de la sismología galáctica. Podemos aprender mucho más sobre nuestra galaxia escuchando las oscilaciones".

Próxima gran perturbación: en dos mil millones de años

Sin duda, no es la última vez que el disco de nuestra Vía Láctea se verá perturbado por otras galaxias. Dentro de dos mil millones de años, es probable que la Vía Láctea colisione con la Gran Nube de Magallanes. Esta colisión podría llevarnos al espacio interestelar sin más. Los investigadores creen que es probable que sea un verdadero espectáculo, ya que la colisión dará lugar al nacimiento de muchas estrellas nuevas.

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Publicidad

Publicidad

Formulario de contacto