Extraños diamantes hexagonales encontrados en un meteorito de otro planeta

Diamante hexagonales lonsdaleíta hallado en meteorito de otro planeta

En cuatro meteoritos del noroeste de África se han descubierto misteriosos diamantes hexagonales que no se dan de forma natural en la Tierra. Probablemente, provienen de un antiguo planeta enano, y parecen más duros que los diamantes ordinarios.

"Es realmente emocionante porque había gente en el campo que dudaba de que este material existiera", dice el científico de materiales Alan Salek, de la Universidad RMIT de Melbourne, que formó parte del equipo que encontró los diamantes hexagonales.

Lonsdaleíta

Los diamantes hexagonales o de forma hexagonal, al igual que los diamantes normales, están formados por carbono, solo que los átomos están dispuestos en una estructura hexagonal en lugar de cúbica. Se cree que los diamantes, también conocidos como lonsdaleíta, se encontraron por primera vez en meteoritos de Estados Unidos e India en la década de 1960. Pero los cristales de estos meteoritos eran tan pequeños, de apenas unos nanómetros, que no se sabía si eran realmente diamantes hexagonales.

En busca de cristales más grandes, Salek y sus colegas examinaron el interior de 18 muestras de meteoritos con un potente microscopio electrónico. Uno vino de Australia, el resto del noroeste de África. Encontraron diamantes hexagonales en cuatro de los meteoritos africanos. Algunos cristales tenían un tamaño de hasta un micrómetro, mil veces mayor que los descubrimientos anteriores. Esto permitió al equipo confirmar la existencia de la inusual estructura hexagonal.

La estructura de la lonsdaleíta vista a través del microscopio

La lonsdaleíta es amarilla en esta imagen del meteorito, tomada con un microscopio electrónico. El diamante ordinario es rosa, el hierro rojo, el silicio verde y el magnesio azul. Imagen: Nick Wilson

Formado en planetas enanos

Es un descubrimiento importante. Ahora que tenemos cristales más grandes, tenemos una mejor idea de cómo se forman, y es posible que podamos imitar ese proceso en el laboratorio", dice Salek.

Según la composición química de los meteoritos, los diamantes hexagonales parecen haberse formado en el interior de planetas enanos, afirma el geólogo Andrew Tomkins, de la Universidad de Monash (Melbourne), que dirigió la investigación.

El análisis sugiere que los cristales se formaron por una reacción entre el grafito, que consiste en capas de átomos de carbono, y un fluido supercrítico de hidrógeno, metano, oxígeno y azufre. Esa reacción probablemente tuvo lugar cuando un asteroide colisionó con el planeta enano. Como resultado, se rompió en pedazos, algunos de los cuales acabaron en la Tierra.

Botella de Coca-Cola

"Cuando el planeta se rompió, fue como quitarle el tapón a una botella de Coca-Cola: la presión cayó, y esa caída de presión combinada con las altas temperaturas provocó la liberación de este fluido supercrítico", dijo Tomkins.

Este proceso es similar al que se utiliza para fabricar diamantes ordinarios en los laboratorios: calentando el grafito con gases como el hidrógeno y el metano. Esto sugiere que, con algunas modificaciones, también podría producirse lonsdaleíta, dijo Salek.

Los diamantes hexagonales deben ser aproximadamente un 60 % más duros que los diamantes ordinarios, según su estructura. Si se pueden fabricar sintéticamente, esta dureza adicional podría ofrecer aplicaciones industriales. Los diamantes hexagonales podrían emplearse e, por ejemplo, para hojas de sierra ultraduras o en otras piezas de máquinas, dijo Salek.

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto