Estudio muestra que algunos fármacos pueden alterar la estructura del cerebro

Los fármacos del tipo cocorticoides cómo la prednisona y la cortisona pueden cambiar la estructura del cerebro

Los medicamentos de uso frecuente parecen no solo combatir las dolencias físicas, sino también tener un efecto sobre el cerebro.

Se trata de los llamados esteroides, más concretamente del subgrupo de los glucocorticoides. La prednisona y la cortisona son variantes muy conocidas, pero también se utilizan en inhaladores contra el asma. Este grupo de fármacos parece alterar la estructura y el volumen de la materia blanca y gris del cerebro. Así lo demuestra el mayor estudio sobre el tema realizado hasta la fecha. Según los investigadores de la Universidad de Leiden, cuyo estudio fue publicado en la revista BMJ, probablemente explique los efectos secundarios psicológicos, como la ansiedad, la depresión, la manía y el delirio, que suelen observarse tras un uso prolongado.

Muchos efectos secundarios

Investigaron la influencia de los glucocorticoides en el cerebro. Estos medicamentos se encuentran entre los más recetados por su efecto supresor del sistema inmunitario. Se emplean para tratar una amplia gama de condiciones médicas. Los fármacos son muy eficaces, pero tienen muchos efectos secundarios, incluidos los psicológicos.

Para averiguar hasta qué punto estos efectos secundarios también se producen en las personas que inhalan los esteroides para el asma, por ejemplo, los investigadores utilizaron datos del Biobanco del Reino Unido, una base de datos con información sanitaria de medio millón de británicos de entre 40 y 69 años. Querían averiguar si había diferencias notables en el volumen y la estructura del cerebro entre los usuarios y los no usuarios de glucocorticoides sistémicos, que acaban en todo el cuerpo, y la variante inhalada. También analizaron si había una reducción de la velocidad de procesamiento cerebral y de la respuesta emocional.

Resonancia magnética

Las resonancias magnéticas de 222 personas que usaron esteroides sistémicos y 557 que tomaron la versión inhalada se compararon con las de 24 106 no usuarios. Ninguno de los participantes en el estudio había sido diagnosticado previamente de trastornos neurológicos, psiquiátricos u hormonales, ni tomaba medicamentos que alteraran el estado de ánimo, como los antidepresivos. Los participantes completaron un cuestionario para evaluar ciertos aspectos del estado de ánimo en las últimas dos semanas.

Materia blanca

Los resultados fueron claros: las resonancias magnéticas mostraron que los cerebros de ambos grupos de consumidores de esteroides tenían una estructura de materia blanca menos intacta que los de los no consumidores. La materia blanca conecta las áreas del cerebro y asegura la comunicación entre las áreas y la transmisión de la información.

"Donde la estructura de la materia blanca cambió por el uso de esteroides, el volumen de la materia gris disminuyó", dice el profesor Onno Meijer del UMC Leiden. "Estos cambios no son muy grandes, y en particular no son muy grandes. Para nuestra sorpresa, los cambios en la materia blanca son más prominentes". "Pero incluso esos cambios son pequeños, con un descenso del 1 al 2 %". "Eso es una media. En situaciones mucho más extremas, como la enfermedad de Cushing para la que los pacientes utilizan esteroides, esos cambios son algo así como el 5 %".

No se nota inmediatamente

¿Qué notan los pacientes en la práctica? A la mayoría no les molesta mucho. "Para el usuario medio no se notará mucho, afortunadamente", responde Meijer. "Pero: para las personas que reciben dosis elevadas durante mucho tiempo, y que además son sensibles, bien podría tener consecuencias para el funcionamiento del cerebro, sobre todo en las áreas de la cognición y el estado de ánimo".

Volumen cerebral

Los efectos fueron mayores en los usuarios sistémicos que en los usuarios de esteroides inhalados. No se sabe si la cantidad de la dosis importa mucho. "Encontramos que las personas que usaron estos esteroides durante mucho tiempo, digamos años, tuvieron mayores cambios en la materia blanca".

Los que ingirieron esteroides tenían un área cerebral caudal más grande y los que usaron un inhalador tenían una amígdala más pequeña. Ambos forman parte de la materia gris y participan en las funciones cerebrales, cognitivas y emocionales. "El volumen cerebral suele estar relacionado con lo activa que es o puede ser una región del cerebro", explica el profesor de Leiden. "Los cambios en la materia blanca que vimos pueden interpretarse como: qué tan bien va la comunicación entre las diferentes áreas del cerebro".

Fatiga

Los consumidores de esteroides también obtuvieron peores resultados en una prueba que mide la velocidad de procesamiento del cerebro y declararon más depresión, apatía, inquietud y fatiga que los no consumidores. Los pacientes que utilizaban inhaladores solo estaban más cansados.

Según los investigadores, es muy probable que exista una relación causal entre el uso de glucocorticoides y los cambios en el cerebro. Pero advierten que este estudio no debe utilizarse como base para una conclusión formal. Otras advertencias son que solo se midieron unos pocos indicadores de cambio de estado de ánimo, y solamente durante dos semanas. Los cambios de humor también podrían deberse a la propia enfermedad y no a la medicación.

Muchos efectos secundarios psicológicos

Aun así, escriben: "Aunque no está claro si los efectos afectan a todo el grupo de usuarios, estos hallazgos son notables dados los efectos secundarios psicológicos comunes de los glucocorticoides sintéticos".

Y concluyen: "Este estudio muestra que tanto los glucocorticoides sistémicos como los inhalados se asocian a una alteración de la estructura de la sustancia blanca, lo que puede subyacer en parte a los efectos secundarios neuropsiquiátricos observados en los pacientes que utilizan estos agentes."

Meijer responde: "La materia blanca es aparentemente más sensible que la materia gris cuando se trata de cambios estructurales en el cerebro después de usar estos esteroides. Esto significa que tenemos que empezar a observar también las células no nerviosas".

Dosis más bajas

Pero no solo para la ciencia son grandes las implicaciones, también para los médicos el estudio puede ser importante. "Es sorprendente que también veamos un efecto con los esteroides inhalados", dice Meijer. Todos los médicos saben que los glucocorticoides sistémicos pueden provocar muchos efectos secundarios (entre ellos, diabetes, hipertensión, mala salud ósea). Con la inhalación esto es mucho menos, pero aun así vemos este efecto. De la cual no sabemos si es reversible. Esta es una razón más para dosificar "lo más bajo posible" con estos fármacos, también en los inhaladores.

El profesor se sorprendió de que hubiera algún efecto en un grupo de pacientes que no necesariamente usan muchos de estos esteroides. "También fue llamativo que realmente ocurra muy poco en la materia gris, se ha publicado mucho sobre esto en relación con la exposición a mayores concentraciones de glucocorticoides. Las células nerviosas allí son sensibles a los esteroides, pero esto no se refleja a nivel de la estructura cerebral". También es destacable que la materia blanca respondiera de forma muy clara. "Así que no deberíamos estar demasiado 'centrados en las células nerviosas' cuando tratamos de entender lo que ocurre en el cerebro cuando se expone a los glucocorticoides".

Debido al efecto sobre el cerebro y al uso generalizado de estos fármacos, tanto los médicos como los pacientes deben ser conscientes de los posibles efectos secundarios de los glucocorticoides, dicen los investigadores en la conclusión. Abogan por la investigación de opciones de tratamiento alternativas.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto