El cambio climático también pasa factura a la "suiza de Asia"

El cambio climático derrite los hielos de la Suiza de asia

En Kirguistán (que recientemente fue noticia mundial porque un glaciar se desprendió ante los turistas y sus cámaras) los glaciares se están reduciendo rápidamente. Y eso tiene consecuencias dramáticas para la población local.

Quien piensa en las grandes masas de hielo de la Tierra, piensa sin duda en la Antártida y en Groenlandia. Menos conocido es que Asia Central también alberga una buena cantidad de hielo. En lo alto de las montañas se encuentran decenas de miles de glaciares, que constituyen la tercera masa de hielo más grande de la Tierra; solo las masas de hielo de ambos polos son mayores.

Espectáculo lejano

"El deshielo de los glaciares de Asia Central suele recibir un poco menos de atención", confirma el investigador Lander Van Tricht, afiliado a la Vrije Universiteit Brussel. "Esto se debe a que solo contribuyen de forma limitada a la subida del nivel del mar y, por lo tanto, lo que ocurre en ellos es un poco lejano".

Suministro de agua

Pero eso no quiere decir que los cambios que están sufriendo los glaciares de Asia Central no tengan consecuencias. Los efectos se están sintiendo un poco más a nivel local. "Los glaciares desempeñan un papel crucial en el suministro de agua a la población local", dice Van Tricht. Para millones de personas de la árida Asia Central, el agua de deshielo que escurre de estos glaciares en verano es casi la única fuente de agua. Y con la desaparición de los glaciares, el suministro de agua está en peligro.

Razón suficiente para que algunos investigadores (como Van Tricht) sigan vigilando de cerca los glaciares de esta zona. Por ello, junto con sus colegas, ha viajado en varias ocasiones en los últimos años a Kirguistán, país que, debido a los cientos de glaciares que alberga, también es llamado la "Suiza de Asia" y se encuentra en el corazón geográfico de Asia Central. La última expedición a la zona finalizó el mes pasado y ha aportado otra gran cantidad de datos. "Nos centramos en el grosor del hielo y la altura de la superficie de los glaciares", explicó Van Tricht. Armados con equipos de radar, los investigadores recorren los glaciares para medir el grosor del hielo en diferentes lugares. Además, al observar simultáneamente la altura de las masas de escombros depositadas por el glaciar en los laterales, se puede comparar directamente el grosor actual del hielo con el del final de la Pequeña Edad de Hielo (alrededor de 1850). Los investigadores también están utilizando drones para cartografiar los glaciares en su conjunto.

Seis glaciares

Los investigadores han examinado hasta ahora unos seis glaciares de Kirguistán de este modo. "Elegimos deliberadamente glaciares cuya extensión (mediante imágenes de satélite) ya había sido cartografiada y cuyo balance de masas (la relación entre el deshielo y la acumulación de hielo) también había sido objeto de seguimiento durante algún tiempo. De hecho, esos datos serán útiles si queremos reconstruir (también en parte basándonos en las masas de escombros en el lateral del glaciar) el grosor que tuvo el glaciar en el pasado".

Resultados

Los resultados preliminares no mienten. "Los glaciares han perdido entre un 20 % y un 30 % de su volumen", dicen los científicos. Por cierto, la Suiza asiática sigue siendo ligeramente mejor que la europea; de hecho, en los Alpes, la pérdida de volumen es incluso ligeramente superior. "El hecho de que los glaciares de Asia Central hayan perdido algo menos de volumen se debe a que son más altos. Como resultado (incluso en un mundo que se calienta) son más fríos que los glaciares de los Alpes".

Glaciar colapsado

Recientemente, Kirguistán fue noticia por el derrumbe de un glaciar ante los turistas y sus cámaras. Según los investigadores, también puede deberse al calentamiento global y a las altas temperaturas asociadas que se experimentaron en Kirguistán el pasado verano, por ejemplo. "Los glaciares se vuelven más empinados debido al deshielo y el agua de deshielo se filtra a lo largo del hielo", explica Van Tricht. "A veces, el agua se filtra a través del hielo, para formar una capa de deslizamiento en el lecho subyacente, lo que hace que los glaciares fluyan más fácilmente. A veces el agua de deshielo queda atrapada en el hielo del glaciar, donde se congela y se expande. El resultado es el mismo en ambos casos: el glaciar se vuelve inestable". El colapso de los glaciares es, por lo tanto, algo que también podemos empezar a ver con más frecuencia en Asia Central en el futuro, y esto, por supuesto, conlleva riesgos.

Futuro

Reconstruir el espesor histórico de los glaciares no es un fin en sí mismo, sino un medio para comprender la dinámica de los glaciares y predecir lo que harán en el futuro. Y las predicciones preliminares sobre el futuro son bastante sorprendentes, opina Van Tricht. "Lo que me sorprendió especialmente es la velocidad a la que se espera que los glaciares retrocedan en los próximos 20 o 30 años". Ese retroceso acelerado, según los investigadores, puede deberse a que estos glaciares (a diferencia de los de Groenlandia o los Alpes, por ejemplo) también ganan masa durante el mismo periodo en que la pierden. "En invierno (el periodo entre octubre y abril) casi no hay precipitaciones", explica Van Tricht. "Y por eso los glaciares tampoco se engrosan entonces. En los meses posteriores, tanto las precipitaciones como el deshielo aumentan. Y lo que se ve a medida que el calentamiento continúa es que cae menos nieve y el deshielo aumenta aún más. Así que en este momento, los glaciares de Asia Central albergan bastante hielo, pero esperamos, bajo la influencia del cambio climático, una rápida disminución del mismo a corto plazo, aunque hay diferencias regionales".

Escasez de agua

Es una muy mala noticia para las personas que tanto dependen de estos glaciares en verano. Porque a corto plazo, el agua que aportan los glaciares (debido a la aceleración del deshielo) aumenta, pero a largo plazo (a medida que los glaciares se hacen más pequeños y más finos) los glaciares producirán cada vez menos agua de deshielo, lo que podría provocar una escasez de agua durante los períodos de sequía. La población local también es cada vez más consciente de ello, según sabe Van Tricht. "Sobre todo en los últimos cinco años, los veranos han sido muy secos. Hubo muchas menos precipitaciones de lo normal y entre el 40 % y el 60 % del agua de los ríos procedía de los glaciares. Y entonces sí que los lugareños se dan cuenta: si no hay precipitaciones, necesitamos desesperadamente las masas de hielo". No solo para el agua potable, sino también para el riego de los cultivos o el uso del agua en la industria.

Reducir nuestras emisiones de gases de efecto invernadero y, por tanto, frenar el calentamiento, podría evitar parte de la pérdida de volumen prevista por Van Tricht y sus colegas. "Pero lo que vemos cuando simulamos diferentes escenarios climáticos es que en cada uno de ellos desaparece un gran volumen de hielo". Esto significa que los habitantes de Asia Central tendrán que adaptarse a un mundo en el que el agua es cada vez más escasa. Van Tricht espera que su investigación pueda contribuir a ello. "Ahora hemos estudiado seis glaciares, pero esperamos estudiar varios más, con el objetivo de conocer la dinámica que hay detrás de ellos y poder así desarrollar un modelo que nos permita predecir con bastante exactitud lo que harán los 7000 glaciares de Kirguistán y los países vecinos en el futuro". Y a partir de ahí, se puede decir más sobre el impacto que tendrá el deshielo de los glaciares en el suministro de agua. "Entonces, corresponderá a los partidos políticos locales anticiparse a ello, por ejemplo, construyendo embalses y depósitos". Pero incluso eso no será, con toda probabilidad, suficiente. "Va a haber escasez de todos modos", tiene que concluir Van Tricht. "Los glaciares son simplemente demasiado importantes para el suministro de agua".

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto