El brillo del satélite BlueWalker 3 podría impedir observaciones del espacio

El satélite BlueWalker 3 podría impedir ver estrellas

Los astrónomos temen que el satélite BlueWalker 3, recientemente lanzado, brille más que cualquier otra cosa visible en el cielo nocturno, aparte de la Luna. El satélite tiene un tamaño de 64 metros cuadrados y proporcionará Internet a los teléfonos móviles.

Un gran satélite lanzado en la noche del sábado 10 al domingo 11 de septiembre podría ser más brillante que cualquier otro objeto en el cielo nocturno, aparte de la Luna. Ello hace que se cuestione su impacto en la astronomía.

El satélite BlueWalker 3, construido por AST Space Mobile en Texas, Estados Unidos, fue enviado al espacio el pasado fin de semana en un cohete Falcon 9 de SpaceX. AST SpaceMobile diseñó el satélite para probar una tecnología que permite a los satélites proporcionar conectividad móvil, como Internet 4G o 5G. Las señales se envían directamente desde el satélite a los teléfonos móviles y viceversa, ofreciendo a los usuarios cobertura incluso en lugares remotos.

Gran superficie

El satélite orbita la Tierra a una altura de 500 kilómetros y pesa 1500 kilos. También tiene una antena de 8 metros de ancho con una superficie de 64 metros cuadrados. Esta gran superficie plana refleja mucha luz solar, lo que puede hacer que el satélite sea extremadamente brillante y, por tanto, visible para los observadores en la Tierra.

"Los satélites de este tipo pueden causar rayas brillantes en las imágenes de los telescopios terrestres, lo que haría que los instrumentos fueran inútiles para observar objetos lejanos. Estamos preocupados", dice John Barentine, astrónomo de Dark Sky Consulting en Arizona (EE. UU.). "Podría convertirse en el objeto más brillante del cielo nocturno, posiblemente más brillante que el planeta Venus".

Potente rayo de luz

Barentine afirma que también preocupa el potente haz de radio que permite la conexión directa con los teléfonos móviles. Esto podría perturbar la radioastronomía, que utiliza instrumentos muy sensibles para observar el universo. "Nos preocupa la cantidad de energía de esa radiación", dijo. AST SpaceMobile no respondió a una solicitud de comentarios.

Aunque se trata de un solo satélite, AST SpaceMobile tiene previsto lanzar más de 100 satélites de mayor tamaño a partir del año que viene. Estos "BlueBirds", potencialmente del doble de tamaño que el BlueWalker 3, podrían aparecer aún más brillantes en el cielo. "Cuanto más brillantes sean estos objetos, más daño causarán en las imágenes del cielo nocturno", afirma Barentine.

Chris Johnson, asesor de derecho espacial de Secure World Foundation de Estados Unidos, afirma que actualmente no hay restricciones en el derecho internacional sobre el tamaño de los satélites. Sin embargo, afirma que este lanzamiento podría poner de manifiesto las deficiencias de la normativa vigente. "Realmente lo veo como una violación de los derechos de los astrónomos a explorar el espacio", afirma. 

Nuevas conexiones

La Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) de Estados Unidos ha concedido una licencia experimental para BlueWalker 3. El hecho de que los futuros satélites de AST SpaceMobile reciban una licencia completa puede depender del rendimiento y el impacto de BlueWalker 3. "La FCC parece dispuesta a ver cómo va y decidir sobre una licencia completa más adelante", afirma Tim Farrar, consultor de comunicaciones por satélite en el Reino Unido. La FCC declinó una solicitud de comentarios.

AST SpaceMobile es una de las muchas empresas que trabajan en los llamados servicios directos al móvil. Sin embargo, es el único proveedor de Internet de banda ancha desde el espacio. SpaceX anunció recientemente versiones más grandes de sus satélites Starlink, que pueden proporcionar a los teléfonos de lugares remotos conexiones móviles sencillas. Además, Apple anunció que se asociaría con la empresa de satélites Globalstar para permitir la mensajería de emergencia a través de satélites en los iPhones.

"La mayoría de los astrónomos no tienen problema en que haya más satélites en el futuro", dice Barentine. "Lo que quieren es que puedan coexistir. No podemos hacer invisibles los satélites".

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto