Una quinta parte de la masa terrestre será tan caliente como el Sahara en 2070

Una quitan parte de la superficie de la tierra superará los 29 grados para el 2070

En 2070, tres mil millones de personas vivirán en lugares con temperaturas que actualmente son comunes en el desierto del Sahara. A menos que emigren para escapar del calor, especialmente a Europa.

En las próximas décadas, las condiciones para la vida en la Tierra cambiarán drásticamente. Así lo advierte un estudio realizado por un equipo de destacados científicos chinos y estadounidenses dirigido por el investigador Qi Xu, de la Universidad de Nanjing.

El modelo climático que construyó el equipo muestra que, en 2070, una quinta parte de la superficie de la Tierra será tan caliente como el actual Sahara, con temperaturas medias que superarán los 29 grados centígrados.

Este es el clima que existe actualmente en menos del uno por ciento de la superficie de la Tierra, sobre todo en las zonas más cálidas del desierto del Sahara.

Según un estudio publicado en la prestigiosa revista científica Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), los países tropicales, especialmente los del norte de África, Brasil y el subcontinente indio, serán los más afectados por el calor. Las temperaturas diurnas normales alcanzarán unos 45 grados centígrados a la sombra

Mapa donde muestra que lugares superarán los 29 grados para el 2070
En las zonas marcadas en negro, la temperatura media anual superará los 29˚ C. Para 2070, el modelo climático predice que se extenderá hasta la zona sombreada en negro. | Fuente: Xu et al.

Un tercio de la futura población de más de nueve mil millones de personas tendrá que adaptarse a estas condiciones. O huir más lejos del ecuador. Quizás a Europa.

Refugiados climáticos

Estos acontecimientos sugieren lo que podemos esperar del cambio climático en Europa: refugiados climáticos.

Es probable que las olas de refugiados se pongan en marcha no solo en África, sino también en India y Pakistán, donde las temperaturas ya superan los 45 grados.

Según la organización benéfica Oxfam, en la última década más de 20 millones de personas al año se han visto obligadas a abandonar sus hogares por desastres relacionados con el clima.

Así pues, los que se vieron sacudidos por la crisis de los refugiados hace seis años pueden estar ante una repetición mucho más grande.

Ciertamente, una parte de la población puede soportar vivir en condiciones inhóspitas. Los inuit y los beduinos son la prueba de que es posible vivir con un frío intenso y un calor seco. Pero solo se trata de pequeñas comunidades.

Durante más de 6000 años, la mayoría de la gente se ha acostumbrado a vivir en una franja relativamente estrecha en la que la temperatura media anual era de unos 13 grados. Allí cultivaban y criaban ganado.

"Todas las especies tienen un nicho climático y, a pesar de los avances tecnológicos, los humanos no deberían ser una excepción en el futuro", escriben los autores del estudio en PNAS.

Al norte y al sur

Pero eso no significa que la forma futura del clima solo traiga problemas. A medida que suban las temperaturas, las condiciones templadas también comenzarán a prevalecer en lugares donde la mayoría de la gente ahora considera que hace un frío insoportable.

El estudio estima que Canadá, Siberia y el Ártico, en particular, tendrán condiciones más favorables para vivir y cultivar. Un estudio de la Academia Rusa de Ciencias publicado en la revista Environmental Research Letters preveía un clima más suave en Siberia. Estimó que en lugar de los menos de 40 millones actuales, la Siberia del futuro podría albergar y alimentar a más de 140 millones de personas.

Pero coger a los refugiados climáticos de una parte del mundo y trasladarlos a otra, eso sí que causaría problemas. Estos cambios de población han ocurrido muchas veces en la historia y normalmente han ido acompañados de enfrentamientos violentos y guerras.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto