Los dobles realmente existen. Y no solo tienen la misma apariencia, también similitudes genéticas

Los dobles también comparten muchas similitudes genéticas

Todo el mundo tiene un doble, dicen a veces. Puede que sea una exageración, pero existen. Y comparten algo más que su aspecto. Así lo ha demostrado un análisis de ADN de dieciséis personas que se parecen mucho.

Para encontrar los parecidos, se utilizaron las fotografías del artista canadiense François Brunelle. Desde 1999 colecciona fotografías de personas que se parecen mucho. Científicos españoles del Instituto de Investigación contra la Leucemia Josep Carreras (IJC) de Barcelona hicieron que tres algoritmos de reconocimiento facial examinaran a 32 personas extremadamente similares. Dieciséis de ellos fueron clasificados como dobles. Tras el análisis genético, se descubrió que nueve eran aún más similares. Estos "superdobles" compartían más de 19 000 variaciones genéticas en 3730 genes. La mayoría de los genes tenían que ver con las características faciales y corporales. Pero hay más: las respuestas de los dobles a los extensos cuestionarios mostraron que también compartían otra serie de características.

La naturaleza frente a la educación

"Estos hallazgos no solo aportan información sobre los genes asociados a nuestro aspecto, y probablemente a otros rasgos de nuestro cuerpo y nuestra personalidad, sino que también ponen de manifiesto hasta qué punto lo que somos y lo que nos define es realmente heredado o, por el contrario, adquirido durante nuestra vida", escriben los autores.

"En 2005, descubrimos que hermanos gemelos con el mismo ADN no eran epigenéticamente iguales. Es decir, había modificaciones químicas en la secuencia del ADN que regulan la expresión de los genes. Eso explicaba por qué no eran perfectamente idénticos. En el estudio actual, examinamos el otro lado: las personas tienen la misma cara, pero no están relacionadas entre sí. Estas personas nos ayudan a responder a la pregunta de hasta qué punto nuestra apariencia está determinada por la naturaleza frente a la crianza", explicó el investigador principal, Manel Esteller.

"Intentamos analizar el máximo número de capas moleculares en las muestras disponibles. En este caso, el ADN fue el componente más estable. Pudimos determinar la secuencia de ADN (genoma), la metilación del ADN (epigenoma) y el contenido bacteriano y viral (microbioma). Los tres componentes son decisivos para determinar la actividad de las células y los tejidos".

Propiedades complejas en común

Esteller explica que los genes compartidos por los dobles se dividen en cuatro categorías. "Entre ellos se encontraban los genes asociados a la forma de los ojos, los labios, la boca, las fosas nasales y otras partes de la cara, los genes implicados en la formación de los huesos, como la forma del cráneo, los genes que determinan el tipo de piel y los genes que afectan a la cantidad de líquido que se retiene, lo que da lugar a un volumen y un aspecto diferentes de la cara."

Pero los parecidos tenían más cosas en común. "Las parejas con las variantes genéticas compartidas no solo tenían rostros extremadamente similares, sino que también tenían aproximadamente la misma altura y peso. Además, tenían en común rasgos más complejos, como su hábito de fumar, su nivel de educación y si eran zurdos o de diestros".

¿Familia después de todo?

Los investigadores se preguntan si, después de todo, los dobles son parientes lejanos. "Hemos hecho una investigación genética que se remonta a varias generaciones y estos individuos no están relacionados en lo más mínimo, no hay ningún ancestro común. Surgieron por pura casualidad. Hay tanta gente en el planeta que el sistema empieza a producir individuos con muchas variantes genéticas compartidas", dijo Esteller.

Esto parece lógico, pero el investigador se sorprendió de los resultados. "Al principio del estudio, pensé que el entorno tendría una mayor influencia en la cara, pero los genes resultaron ser más fuertes en este estudio".

Dibujar a los delincuentes

Sus conclusiones pueden aplicarse a varios ámbitos. "El estudio permite desarrollar una nueva inteligencia artificial que puede ayudar a diagnosticar trastornos genéticos. Podemos deducir de los rasgos faciales la presencia de mutaciones genéticas que, por ejemplo, están relacionadas con un alto riesgo de enfermedades como la diabetes o el alzheimer. Los hallazgos también pueden utilizarse en medicina forense porque ahora conocemos las variantes genéticas específicas que determinan los rasgos faciales, y así podemos dibujar un rostro a partir de una muestra de ADN desconocida", afirma Esteller.

Por lo tanto, ese raro doble resulta extremadamente útil. Pero las personas que se parecen tanto no son muy comunes. Los investigadores tuvieron que buscar durante mucho tiempo. Si te encuentras con tu doble, asegúrate de establecer contacto, no solo por el bien de la ciencia, sino también porque probablemente tengáis más cosas en común de las que crees.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto