¿Las teorías de conspiraciones podrían estar en aumento?

Las teorías de computaciones se propagan con mayor facilidad

Un nuevo estudio refuta esta idea persistente y generalizada. "Puede que no estemos viviendo una crisis de posverdad tan grave como algunos quieren hacernos creer".

En tiempos de crisis, las teorías de la conspiración suelen reinar. Esto lo vimos, por ejemplo, durante la pandemia del coronavirus; las historias descabelladas sobre el origen del virus, las vacunas contra el coronavirus y una conspiración global de la élite para poner a los ciudadanos de rodillas se extendieron (por separado o a veces unidas en una gran conspiración) con gran rapidez. Algunos incluso afirman que las teorías de la conspiración están más extendidas hoy en día. Pero, ¿es realmente así?

Teoría de la conspiración

La creencia en una teoría de la conspiración es la creencia de que un pequeño grupo causó secretamente un determinado evento o circunstancia, a pesar de la falta de pruebas adecuadas. Por lo tanto, suele ser una explicación no probada de un determinado acontecimiento o desarrollo, generalmente importante. "Cualquier cosa y cualquier persona puede convertirse en objeto de una teoría de la conspiración", afirma el investigador Adam Enders, de la Universidad de Louisville. "Pero como sociedad, a menudo tendemos a prestar más atención a las teorías de la conspiración sobre personas y grupos poderosos (como partidos políticos y líderes sociales) y a los acontecimientos de gran repercusión (la pandemia de COVID y las elecciones)."

¿Está aumentando la creencia en las teorías de la conspiración?

Las teorías de la conspiración son un fenómeno de todos los tiempos. Desde 1947, por ejemplo, los estadounidenses han estado especulando sobre los extraterrestres en la infame Área 51 y han cuestionado a menudo los asesinatos de John F. Kennedy y Martin Luther King. En definitiva, desde tiempos inmemoriales ciertos grupos de personas han desconfiado del orden establecido. Pero en los últimos años se ha creado la idea de que la creencia en las teorías de la conspiración ha aumentado, como si el mundo estuviera de repente lleno de conspiradores. Se ha convertido en una noción muy extendida, tanto entre el público en general como entre los científicos, los periodistas y los responsables políticos. "Esta suposición parece haberse introducido lentamente en la conciencia de las masas", afirma Enders. "Cuanto más se discutan las teorías de la conspiración y la desinformación por parte de los políticos en los medios de comunicación y en las redes sociales, más sentirá la gente que estos problemas se han agravado".

La era de la posverdad

Según algunos, la culpa la tienen las redes sociales en particular. Se dice que el auge de Internet ha dado paso a una especie de "era de la posverdad", en la que las redes sociales, en particular, han facilitado la difusión de información errónea. Sin embargo, pocos estudios han examinado si tales percepciones son realmente ciertas y si la creencia en las teorías conspirativas ha aumentado realmente. Así que Enders y sus colegas se encargaron de la importante tarea de comprobar los hechos. "Si la creencia en las teorías de la conspiración está efectivamente en aumento, los investigadores y los responsables políticos deben actuar con mayor rapidez para entender por qué es así", explica Enders la esencia del estudio. "Posteriormente, deberían diseñarse estrategias más eficaces para limitar la exposición a las teorías conspirativas y librar a la gente de esas ideas erróneas. Si, por el contrario, resulta que la creencia en las teorías de la conspiración no está aumentando, entonces algunas de las preocupaciones sobre la sociedad y el llamado "posverdad" pueden haber sido exageradas. En ese caso, podemos intentar ejercer menos influencia en el entorno informativo".

Encuestas

Para aclarar si las creencias en las teorías de la conspiración han aumentado, los investigadores realizaron cuatro análisis de encuestas diferentes. En primer lugar, examinaron si la creencia en determinadas teorías conspirativas (incluidas las teorías relacionadas con el COVID-19 y el asesinato de Kennedy) ha aumentado entre los estadounidenses. En un segundo análisis, estudiaron hasta qué punto los habitantes de seis países europeos creían que el calentamiento global provocado por el hombre era un engaño. El tercer análisis examinó las creencias de los estadounidenses en que grupos específicos conspiran, y en el cuarto análisis, los investigadores midieron las escuelas generales de pensamiento en Estados Unidos relacionadas con la creencia en teorías conspirativas. "Así que observamos tanto los cambios en las creencias en teorías conspirativas específicas a lo largo del tiempo, como los cambios en la percepción de quién es más probable que conspire contra la sociedad, y los cambios en la predisposición general al pensamiento conspirativo", resume Enders.

No hay aumento

El estudio lleva a una conclusión sorprendente. Los investigadores no encontraron pruebas de que la creencia en las teorías conspirativas haya aumentado con el tiempo. Por lo tanto, el estudio contradice el pensamiento predominante y las creencias populares. "Aunque vemos que la creencia en algunas teorías conspirativas ha aumentado con el tiempo, otras han disminuido o se han mantenido estables", explica Enders. Esto significa que algunas teorías de la conspiración están ganando popularidad, pero muchas no. "Además, la propensión general al pensamiento conspirativo (con lo que nos referimos a la tendencia a interpretar los acontecimientos y las circunstancias como producto de conspiraciones) se ha mantenido completamente igual a lo largo del tiempo", afirma Enders.

Buenas noticias

En cierto modo, es una buena noticia. "Significa que quizá no estemos viviendo una crisis de posverdad tan grave como algunos quieren hacernos creer", dice Enders. "Dicho esto, aunque la creencia en las teorías conspirativas no parece aumentar, todavía hay algunas que obtienen mucho apoyo. Por lo tanto, esto debe ser abordado".

Medios de comunicación social

Sin embargo, los resultados del estudio subrayan que es demasiado prematuro culpar a las redes sociales de todo. Si bien es cierto que las noticias falsas se difunden a través de las redes sociales, no parece que hayan dado lugar a más teóricos de la conspiración que en la década anterior. "Así que tenemos que mirar más allá de las redes sociales e Internet", concluye Enders. "Que la creencia en las teorías de la conspiración se haya mantenido bastante estable a lo largo del tiempo sugiere que las nuevas tecnologías de la comunicación no son las culpables fundamentales".

En su lugar, deberíamos centrarnos más en las experiencias que tienen las personas que las convierten en teóricos de la conspiración, sostiene Enders. "Desgraciadamente, los esfuerzos actuales se centran a menudo en el desarrollo de estrategias para frenar la "difusión" de las teorías conspirativas en línea, como si la mera exposición incidental en línea fuera la fuerza motriz del problema. Esta es una consideración importante, pero otras vías de conspiración deberían recibir al menos la misma atención."

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto