El cambio climático agravará las enfermedades infecciosas

El cambio climático o el calentamiento global agravará las enfermedades infecciosas

Y los que piensan que podemos abordar el problema solo con medidas de control de enfermedades se equivocan. Los investigadores afirman que debemos reducir nuestras emisiones de gases de efecto invernadero.

El cambio climático trae consigo una serie de consecuencias. Uno no menor es el impacto del calentamiento global en nuestra propia salud. Por ejemplo, se sabe que el cambio climático puede provocar más brotes de enfermedades infecciosas. Pero, ¿hasta qué punto es un problema? Un nuevo estudio sugiere que no debemos subestimar el problema.

Relación entre el cambio climático y las enfermedades infecciosas

La suposición de que el cambio climático puede agravar las enfermedades está ampliamente aceptada. Esto se debe principalmente a ciertos desplazamientos de especies vegetales y animales. Por ejemplo, estos emigran a nuevas zonas. Esto, a su vez, repercute en el riesgo de enfermedades infecciosas. Esto se refiere principalmente a las enfermedades infecciosas que se transmiten a través de animales, como los mosquitos, o a través del agua (contaminada). Algunos ejemplos son la enfermedad de Lyme, la fiebre del Nilo Occidental o la legionelosis.

Dengue

Otro buen ejemplo es la propagación del dengue. El dengue es originalmente una enfermedad infecciosa tropical. Pero a medida que el clima sigue calentándose, los mosquitos (incluidos los portadores de enfermedades tropicales) se desplazan a nuevas zonas. Esto significa que pueden producirse brotes de, por ejemplo, dengue en lugares donde esta enfermedad no se había visto antes. Mientras tanto, el mosquito tigre (que puede transmitir el virus del dengue, el virus que lo causa), por ejemplo, se ha establecido en muchos sitios nuevos y ya ha aparecido en Italia, el sur de Francia y España, por ejemplo. Así que a medida que el clima se calienta, el mosquito se extenderá más por todo el mundo.

En consecuencia, el cambio climático tiene un impacto en las enfermedades infecciosas. Sin embargo, aún se desconoce la amenaza total para la humanidad. Y los investigadores decidieron cambiar eso en un nuevo estudio. "Es la primera vez que se intenta cuantificar plenamente el alcance de la amenaza que supone el cambio climático", afirma el investigador Tristan Mckenzie.

Estudio

Los investigadores revisaron cuidadosamente la literatura disponible. Y los resultados son impactantes. El análisis muestra que 218 de las 375 enfermedades infecciosas humanas, es decir, más de la mitad, pueden verse agravadas por el cambio climático. Algunos ejemplos son las inundaciones que propagan la hepatitis y el aumento de las temperaturas que prolonga la vida de los mosquitos de la malaria. Los investigadores no esperaban que el problema fuera tan extenso. "Nos sorprendió bastante y nos alarmó francamente la magnitud del impacto que los riesgos climáticos (como el calentamiento, las inundaciones, la sequía, etc.) alimentados por las emisiones de gases de efecto invernadero tienen sobre las enfermedades humanas", dijo Mckenzie.

En resumen, las continuas emisiones de gases de efecto invernadero aumentan el riesgo de ciertos desastres climáticos, que a su vez exacerban las enfermedades humanas patógenas. Aunque el cambio climático les afecta de diferentes maneras, los investigadores encontraron cuatro causas principales.

1) Los patógenos se acercan a los humanos

"En primer lugar, los riesgos climáticos acercan ciertos patógenos a los humanos", explica Mckenzie. "Piensa en los cambios en el entorno que permiten una mayor idoneidad espacial y temporal para los vectores (como un mosquito, ed.) y los patógenos". Se trata, pues, de los mencionados desplazamientos de especies vegetales y animales, alimentados por el calentamiento global, que se desplazan a nuevas zonas.

2) El hombre se acerca a los patógenos

Pero también puede ser al revés. "También hemos encontrado riesgos climáticos que acercan a las personas a los agentes patógenos", continúa Mckenzie. "En este caso, hay que pensar en las catástrofes climáticas que obligan a la gente a desplazarse, poniéndola más en contacto con los agentes patógenos". Un ejemplo son las tormentas e inundaciones, que alejan a la gente de sus hogares y la acercan. Esto se ha relacionado anteriormente con más casos de fiebre de lassa; una enfermedad contagiosa causada por el virus de lassa que se da principalmente en partes de África Occidental. Otro ejemplo es que la gente tiende a pasar más tiempo en el agua durante las olas de calor, lo que puede provocar un aumento del número de brotes de enfermedades transmitidas por el agua.

3) Los riesgos climáticos amplifican los patógenos

En tercer lugar, existen riesgos climáticos que amplifican los agentes patógenos. "Esto significa que los riesgos climáticos afectan a la capacidad de un patógeno para adaptarse a condiciones más extremas", dijo McKenzie. "También puede potenciar ciertas condiciones ambientales que prolongan el periodo durante el cual un patógeno está activo. Esto puede conducir a una mayor virulencia".

4) Capacidad limitada de los humanos

Por último, los riesgos climáticos reducen la capacidad de los seres humanos para hacer frente a los agentes patógenos. "Ciertas condiciones climáticas pueden suponer un esfuerzo adicional para el cuerpo humano", explica Mckenzie. "Esto reduce la capacidad de una persona para combatir una infección". Los riesgos climáticos también pueden provocar un aumento del estrés, que luego afecta a la respuesta inmunitaria del organismo humano.

Los peligros climáticos más amenazantes

El nuevo estudio revela las diferentes vías por las que los riesgos climáticos pueden provocar enfermedades. Pero, ¿qué peligro climático es realmente el más amenazante? "Nuestros resultados muestran que el calentamiento atmosférico, las fuertes precipitaciones y las inundaciones agravan el mayor número de enfermedades", afirma Mckenzie. "Estos riesgos climáticos pueden estar asociados a la exacerbación de 160, 122 y 121 enfermedades respectivamente".

Graves consecuencias

Los resultados ponen de manifiesto los riesgos para la salud humana si no hacemos nada para frenar el cambio climático. "El cambio climático supone una amenaza a gran escala y sin precedentes para la civilización humana moderna", concluye Mckenzie. "Y las enfermedades son un aspecto de esta amenaza. Nuestro mensaje clave es que el escenario "business as usual" (en el que no se imponen medidas globales de mitigación para reducir estructuralmente las emisiones de CO₂ y seguimos como hasta ahora) tendrá consecuencias realmente graves."

Control de enfermedades

Según los investigadores, solo hay una opción. Y eso es reducir nuestras emisiones de gases de efecto invernadero. "Una de las principales conclusiones de nuestro estudio es que el problema no puede abordarse únicamente desde la perspectiva del control de la enfermedad", subraya Mckenzie. "La escala del problema es realmente muy grande. Creo que el mejor ejemplo de esto es el impacto sustancial que ha tenido la pandemia de COVID-19 en todo el mundo".

Así que si queremos evitar las consecuencias más graves, tendremos que hacer algo con nuestras emisiones. "Las reducciones de gran alcance en las emisiones de gases de efecto invernadero son el único camino a seguir", subraya Mckenzie. "Cualquier otra estrategia ignora el origen del problema y el control de la enfermedad se hace imposible. Por supuesto, nuestro clima cambiante no es un proceso instantáneo y no puede resolverse inmediatamente dejando de emitir gases de efecto invernadero. Necesitaremos estrategias adicionales para mitigar lo que ya se ha puesto en marcha. Pero lo más importante es reducir nuestras emisiones de gases de efecto invernadero, algo en lo que debemos trabajar juntos como comunidad global".

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto