Ejercicio reduce hasta un 66 % el riesgo de problemas de corazón: según un gran estudio

Cuánto más ejercicio se hace es mejor para la salud del corazón según estudio

Para los que odian el gimnasio, hay una mala noticia: un gran estudio británico ha demostrado que hacer mucho ejercicio protege contra la insuficiencia cardíaca. De hecho, cuanto más se ejercite, mejor será.

No es una conclusión nueva, pero no se ha demostrado a menudo de forma tan convincente. En el estudio, de seis años de duración, participaron 94 000 británicos adultos sin antecedentes de insuficiencia cardíaca. Es una de las primeras veces que se ha medido la actividad física de forma objetiva y no basándose en el mucho menos fiable autoinforme. Los participantes, de 56 años de media, llevaron un smartwatch las 24 horas del día durante siete días entre 2013 y 2015 para seguir su movimiento.

Fuera de ese sillón

Y sí, el ejercicio es bueno para el corazón, según demostró el seguimiento seis años después. Los participantes tenían un 63 % menos de probabilidades de desarrollar insuficiencia cardíaca si hacían ejercicio moderado durante 150 a 300 minutos a la semana, como una caminata rápida o un paseo en bicicleta. Los que hacían ejercicio intenso durante 75 a 150 minutos (corriendo, haciendo ejercicios de fuerza) tenían un 66 % menos de riesgo de sufrir insuficiencia cardíaca que los que hacían poco ejercicio físico. Se realizaron ajustes en función de la edad, el sexo, la etnia, la educación, las condiciones socioeconómicas, el tabaquismo, el consumo de alcohol y la dieta.

"Estos resultados indican que toda actividad física cuenta. Un tranquilo paseo de diez minutos es mejor que estar sentado sin hacer nada. Y si es posible, intenta caminar un poco más rápido, lo que aumenta la intensidad y, por tanto, los beneficios potenciales de la actividad física", afirma el investigador principal, Frederick K. Ho, de la Universidad de Glasgow.

Más es mejor

Se recomienda un mínimo de 75 minutos de ejercicio vigoroso o 150 minutos de ejercicio moderadamente vigoroso a la semana. Pero más es mejor, dice Ho, cuyo estudio fue publicado en la revista Circulation. "Descubrimos que la actividad física moderada es más protectora contra las enfermedades cardiovasculares hasta 500 minutos por semana, según el individuo".

Según Ho, hay muchas maneras de que la actividad física regular reduzca el riesgo de insuficiencia cardíaca. "Por ejemplo, la actividad física ayuda a prevenir el aumento de peso y las dolencias relacionadas, como la hipertensión arterial y la diabetes de tipo 2, todos ellos factores de riesgo de insuficiencia cardíaca. El ejercicio regular también puede fortalecer el músculo cardíaco, lo que a su vez puede prevenir el desarrollo de la insuficiencia cardíaca."

IMC alto

Así, las personas con un IMC elevado, presión arterial alta o colesterol alto se benefician especialmente de una mayor actividad física, según Ho y sus colegas, que utilizaron datos del Biobanco del Reino Unido, una base de datos con información sobre la salud de más de 500 000 británicos adultos. "El personal sanitario puede recomendar más actividad física en función del estilo de vida y el estado de salud actuales del paciente", explica Ho. "En general, la actividad física moderada es más fácil de integrar en la rutina diaria y también es más segura. La actividad física vigorosa es a veces la que más tiempo ahorra y puede ser más adecuada para personas ocupadas".

Aunque se trata de un estudio de observación y, por tanto, no se ha demostrado ninguna relación causal, los resultados son muy importantes.  "Nuestros resultados se suman a la abrumadora cantidad de pruebas de que incluso una modesta cantidad de actividad física regular puede ayudar a prevenir una serie de enfermedades crónicas, incluida la insuficiencia cardíaca", añade el coinvestigador Naveed Sattar, de la Universidad de Glasgow.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto