Descubren tumba en una canoa con 900 años de antigüedad en la Patagonia

Descubren una tumba en canoa mapuche en argentina

Un equipo internacional de arqueólogos ha encontrado una tumba de 900 años de antigüedad de una joven enterrada en una canoa ceremonial en Argentina. Aunque los historiadores y arqueólogos conocen desde hace tiempo la existencia de tumbas en canoa en Sudamérica, a menudo han asumido que esta práctica solo surgió tras la llegada de los españoles. Esta tumba pone en duda esta teoría.

¿Qué se ha encontrado?

Los arqueólogos descubrieron la tumba durante unas excavaciones en el lago Lacár, en el oeste de Argentina. Aquí encontraron los restos del cuerpo de una mujer joven, que tenía entre 17 y 25 años cuando murió. Alrededor de los restos óseos, los investigadores también encontraron una vasija de piedra, así como unos 600 fragmentos de madera. Esto último les llamó especialmente la atención, ya que el análisis de los fragmentos demostró que todos procedían del mismo árbol. Además, la superficie de varias piezas de madera estaba carbonizada. Todo esto indica que la mujer fue enterrada en una canoa. Las canoas (también llamadas wampos en la Patagonia) se fabricaban aquí con un solo tronco de árbol, que se ahuecaba con la ayuda del fuego.

La datación por carbono de los restos óseos demostró que la mujer murió hace unos 880 años. Esto significa que su entierro tuvo lugar más de tres siglos y medio antes de la llegada de los primeros españoles al Nuevo Mundo. Esto hace que la tumba sea la primera prueba directa de que también existían las tumbas en canoa en la Sudamérica precolombina. Según el arqueólogo Alberto Pérez, autor principal del artículo publicado en PLOS ONE sobre el hallazgo, este uso se remonta probablemente a milenios atrás. "Concluimos que se trataba de un empleo muy extendido en el continente sudamericano, aunque se han encontrado pocos rastros arqueológicos del mismo debido a los problemas de conservación", dijo Pérez. Al fin y al cabo, las canoas de madera se descomponen rápidamente, sobre todo en el clima húmedo de Sudamérica.

Procedente de los Mapuches

Según los investigadores, la mujer de la tumba era probablemente de la cultura mapuche. Este pueblo indígena se asentó alrededor del año 600 a.C. en lo que hoy es el centro y sur de Chile y Argentina. En la actualidad, son más conocidos por sus más de tres siglos de resistencia a los colonizadores españoles, con los que se enfrentaron a partir del siglo XVI.

A lo largo del periodo colonial, los mapuches consiguieron mantener un cierto grado de independencia. Solo en el siglo XIX, su territorio fue tomado definitivamente por Chile y Argentina. Hoy en día, alrededor de un millón y medio de personas mapuches siguen viviendo en ambos países.

Significado simbólico

Investigaciones anteriores han demostrado que enterrar a las personas en canoas era una parte importante de la cultura mapuche. Los mapuches creían que después de la muerte la gente iba a un lugar llamado "Nomelafken", que literalmente significa "el otro lado del mar". Para ello, el espíritu del difunto realizaba un viaje a través del agua, tras el cual llegaba a una isla llamada Külchemapu. Para facilitar este viaje al más allá, enterraban a sus muertos en una canoa. A menudo, estas tumbas se situaban también a orillas de un arroyo o río, para que las almas de los difuntos pudieran ser arrastradas por el vapor.

Controversial

Dado que se han encontrado pocas pruebas arqueológicas de este tipo de enterramiento, nuestro conocimiento de este ritual procede en gran medida de las crónicas históricas de los siglos XVII al XIX. Por ello, varios historiadores y arqueólogos concluyeron en la década de 1960 que esta costumbre no se habría producido hasta después de la llegada de los españoles. Sin embargo, la tumba de la canoa del lago Lácar parece indicar ahora que la práctica se remonta a mucho antes. Según los investigadores, este descubrimiento es, por tanto, de gran importancia científica. "Esperamos que este estudio y sus resultados resuelvan definitivamente esta controversia", dijo Pérez.

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto