Un mensaje inesperado es más apreciado de lo que se piensa

Un mensaje después de mucho tiempo a un amigo es más apreciado d elo que piensas

¿Ha perdido el contacto con un viejo amigo? Los investigadores demuestran que no hay que tener miedo de volver a saber de ellos.

Todo el mundo pierde el contacto con ciertas personas en la vida. Piensa en las personas que fueron tus mejores amigos en el instituto o en un excompañero cercano que veías todos los días en la oficina junto a la máquina de café. Aunque te arrepientas de no haber vuelto a hablar con esa persona, también puede resultar desalentador enviar un mensaje, probablemente porque te preocupa cómo se recibirá ese gesto. Sin embargo, los investigadores le aseguran que probablemente los demás aprecien ese mensaje más de lo que usted cree.

Amistades diluidas

No es en absoluto sorprendente que el contacto con ciertas personas se desvanezca y las amistades se diluyan. Es parte de la vida. Pero, según la investigadora Peggy Liu, esto ocurre cada vez con más frecuencia en la actualidad. "Tengo la sensación de que cada vez más gente ha perdido el contacto con los demás a causa de la pandemia del coronavirus", dice Liu. "La gente se separó físicamente de los demás a causa de ello. Además, tampoco nos encontramos con algunas personas tan a menudo como antes". Los investigadores se preguntaron entonces por qué a menudo dudamos en enviar un mensaje, incluso cuando estamos pensando en alguien.

Primer experimento

Para estudiar esto más de cerca, el equipo realizó varios experimentos con 5900 participantes. En un experimento, se pidió a la mitad de los participantes que recordaran la última vez que habían enviado un mensaje a alguien con quien habían perdido el contacto, simplemente para saludar. A la otra mitad se le pidió que recordara una situación similar, pero en la que se hubiera puesto en contacto con ellos. Luego, se pidió al primer grupo que estimara en qué medida se había apreciado su intento de contactar con ellos, mientras que al segundo grupo se le pidió que recordara lo apreciados, agradecidos o contentos que se habían sentido con el mensaje que habían recibido.

Segundo experimento

En otro experimento, los participantes enviaron una breve nota, o una nota con un pequeño regalo, a alguien de su círculo social con quien habían perdido el contacto durante algún tiempo. Al igual que en el experimento anterior, se pidió a los participantes que habían iniciado el contacto que calificaran cuánto creían que el destinatario apreciaría la nota. Una vez enviadas todas las notas, los investigadores preguntaron a los destinatarios sobre su reacción real.

Subestimado

¿Y qué encontraron? En todos los experimentos, los que habían enviado una nota subestimaron significativamente la medida en que los destinatarios la apreciaban. "Los humanos son seres sociales y disfrutan interactuando con los demás", dice Liu. "Además, hay muchas investigaciones que demuestran que mantener contactos sociales es bueno para nuestra salud mental y física. Sin embargo, a pesar de la importancia y el placer de las conexiones sociales, nuestra investigación sugiere que las personas subestiman significativamente cuánto aprecian los demás que se les acerquen."

Sorpresa

¿Por qué la gente lo subestima? "Una de las razones es que la gente que establece el contacto no suele tener en cuenta los sentimientos positivos de la sorpresa", explica Liu cuando se le pregunta. "Descubrimos que las personas que recibían los mensajes se centraban más que las que iniciaban la comunicación en el elemento sorpresa". Este mayor énfasis en la sorpresa se asoció entonces con valoraciones más altas, por lo que los destinatarios se mostraron casi siempre agradecidos y felices de recibir un mensaje inesperado. "En definitiva, creo que recibir este tipo de mensajes es una sorpresa positiva, se siente bien que otras personas piensen en ti".

Cuanto mayor sea la sorpresa, mayor será el aprecio

Además, los resultados muestran que cuanto mayor es la sorpresa, mayor es la apreciación. Por eso, cuanto más tiempo lleves sin hablar con una persona y le envíes un bonito mensaje, más posibilidades hay de que se sorprenda y aprecie mucho tu mensaje.

Desajuste

Lo que el estudio muestra en particular es que hay un gran desajuste. Muchas personas se preocupan por cómo se recibirá un simple mensaje, mientras que la mayoría de la gente realmente aprecia un gesto así. El hecho de que subestimemos lo mucho que alguien disfruta recibiendo un mensaje de este tipo está, por cierto, profundamente arraigado en nuestra humanidad. "Lo que realmente nos sorprendió fue lo difícil que resultaba encontrar situaciones en las que la gente no subestimara lo mucho que se aprecia un mensaje", dijo Liu.

Las conclusiones del estudio son una sabia lección. ¿Ha perdido también el contacto con un viejo amigo? Entonces, según los investigadores, no hay que tener miedo a que vuelvan a saber de ti. Lo más probable es que a esa persona solo le guste que te esfuerces en enviarle un mensaje. "También noto que a veces dudo en contactar con personas de mi círculo social anterior a la pandemia", dice Liu. "Cuando eso ocurre, creo que es valioso pensar en los resultados de estas investigaciones. Me recuerdo a mí mismo que otras personas también podrían querer ponerse en contacto conmigo y dudar por las mismas razones. Y, sin embargo, agradecería mucho que me lo hicieran saber. En resumen, no hay realmente ninguna razón para pensar que otras personas no apreciarían un mensaje de la misma manera que tú".

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto