¿Por qué los pájaros carpinteros no tienen dolores de cabeza? Un descubrimiento sorprendente

La razón por la que los pájaros carpinteros no tienen dolores de cabeza

Durante mucho tiempo se pensó que los pájaros carpinteros poseían una especie de "amortiguador". Pero esa teoría ha sido desmentida.

Seguro que has visto a un pájaro carpintero martilleando un árbol con su pico. Suele ser bastante duro. Casi te da dolor de cabeza. Sin embargo, el pájaro se libra de este destino. Por qué a un pájaro carpintero no le duele la cabeza es una pregunta interesante, que ha intrigado a los científicos y al público en general durante años. Y ahora, en un nuevo estudio publicado en la revista Current Biology, investigadores belgas han hecho un sorprendente descubrimiento que pone fin a una teoría largamente sostenida.

Amortiguador

Los científicos se preguntan desde hace tiempo cómo los pájaros carpinteros pueden golpear repetidamente sus picos contra los troncos de los árboles sin dañar su cerebro. Para su información, estas aves son capaces de clavar sus picos en un árbol a una velocidad de siete metros por segundo. Si los humanos hiciéramos eso, tendríamos un gran dolor de cabeza. Sin embargo, el pájaro carpintero demasiado entusiasta no parece sufrir esto. Esto llevó a la teoría de que sus cráneos actúan como cascos amortiguadores. En resumen, el pájaro carpintero tendría una especie de "amortiguador", que se encuentra entre el pico y el cerebro. Y eso permitiría al pájaro absorber golpes muy fuertes.

Estudio

Sin embargo, en un nuevo estudio, los investigadores ponen en duda esta teoría. El equipo de investigación belga analizó vídeos de alta velocidad de tres especies de pájaros carpinteros (el gran pájaro carpintero moteado, el pájaro carpintero de casco norteamericano y el pájaro carpintero negro). A continuación, utilizaron estos datos para construir modelos biomecánicos. Esto llevó a un descubrimiento sorprendente. "Descubrimos que los pájaros carpinteros no absorben en absoluto el impacto con el árbol", afirma el investigador Sam Van Wassenbergh, afiliado a la Universidad de Amberes.

Adverso

Según Van Wassenbergh, la amortiguación del cráneo podría incluso ser perjudicial. "Costaría mucha energía", explica. "Nuestros cálculos muestran que si las aves tuvieran que absorber los impactos, tendrían que picotear mucho más tiempo para hacer un nido en los árboles, o tendrían que esforzarse mucho más golpeando sus picos contra el árbol aún más rápido".

Resistente

Con el estudio, los investigadores han refutado la teoría largamente sostenida de que los pájaros carpinteros no tienen dolores de cabeza gracias a un amortiguador. Pero si sus cráneos no actúan como amortiguadores, ¿el picoteo no pone en peligro sus cerebros? No, los investigadores lo demuestran. Aunque el choque de desaceleración de cada picotazo supera el umbral de las conmociones cerebrales en los monos y los humanos, los cerebros más pequeños de los pájaros carpinteros pueden soportarlo. Van Wassenbergh dice que los pájaros carpinteros podrían cometer un error si, por ejemplo, martillaran el metal a toda potencia. Pero si chocaran con su pico contra el tronco de un árbol común, los pájaros no sufrirían una conmoción cerebral por ello, incluso sin un amortiguador. "A pesar de la ausencia de absorción de impactos, sus cerebros no corren peligro durante las colisiones aparentemente violentas", dice Van Wassenbergh. "Incluso los golpes más fuertes de los más de 100 picotazos analizados deberían seguir siendo seguros para sus cerebros".

Martillos duros

Una pregunta apremiante, por supuesto, es: ¿cómo puede ser eso? Y los investigadores también tienen una respuesta para eso. "La cabeza del pájaro carpintero funciona como un martillo rígido y sólido durante el picoteo", explica Van Wassenbergh. "El pico apenas se mueve en relación con el cráneo. Eso se desprende del análisis de vídeo en el que se trazan puntos en el pico y en el resto de la cabeza. Lo que aún no entendemos exactamente es cómo pueden mantener sus picos inferior y superior tan inmóviles. Pero con los datos que tenemos ahora, y comparados con lo que se sabe sobre los valores de desaceleración (normalmente expresados en número de g) durante el golpe en humanos la carga de presión sobre el cerebro es relativamente segura. Aunque el impacto en el cerebro alcanza una g más alta que la de los humanos durante una conmoción cerebral (hasta 3 veces mayor), los cerebros más pequeños pueden soportar una g mayor. Los cerebros de los pájaros carpinteros son unas 7 veces más cortos, por lo que, en conjunto, hay un mayor margen de seguridad".

Desde un punto de vista evolutivo, esto también puede explicar por qué no hay pájaros carpinteros con cabezas y músculos del cuello mucho más grandes. Aunque un pájaro carpintero más grande puede martillear con más fuerza, una conmoción cerebral probablemente le traería muchos problemas.

Con el estudio, los investigadores han revelado por qué los pájaros carpinteros no sufren migrañas masivas, conmociones cerebrales u otros traumatismos. ¿Por qué es importante? "En general, creo que es valioso entender el modo de vida de los animales y cómo se han adaptado a su entorno", dijo Van Wassenbergh. "Y hasta ahora se sabía relativamente poco sobre las adaptaciones anatómicas y biomecánicas precisas de los pájaros carpinteros".

Además, el mensaje del estudio también es relevante para los investigadores que planean utilizar la cabeza del pájaro carpintero como inspiración para desarrollar materiales y cascos amortiguadores. "Esto se ha hecho en el pasado", dice Van Wassenbergh. Sin embargo, los nuevos hallazgos sugieren que, después de todo, podría no ser tan buena idea copiar el truco del pájaro carpintero. "Por lo tanto, está claro que el pájaro carpintero no es una buena especie modelo para formas alternativas de amortiguación de inspiración biológica", concluye Van Wassenbergh.

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto