La apnea del sueño tras la menopausia se relaciona con niveles bajos de estrógenos

La apnea del sueno está relacionando con la menopausia y niveles bajos de estrógeno

La disminución de los niveles hormonales parece ser la responsable del mayor riesgo de síntomas de apnea del sueño en las mujeres posmenopáusicas.

Las mujeres de mediana edad con niveles de estrógeno y progesterona inferiores a la media son más propensas a roncar, respirar de forma irregular o jadear mientras duermen. Todos estos son síntomas de apnea del sueño.

La influencia de estas hormonas significa que la terapia hormonal dirigida puede ser útil para las mujeres posmenopáusicas, afirma el endocrinólogo Kai Triebner, de la Universidad de Bergen (Noruega).

Dormir en el suelo

Las mujeres viven por término medio más tiempo que los hombres, pero en la tercera edad su calidad de vida es relativamente baja. Esto está relacionado con sus bajos niveles de estrógeno", dice Triebner. Los ronquidos y los problemas respiratorios relacionados con el sueño contribuyen aún más a esta baja calidad de vida.

Los investigadores sospechan desde hace tiempo que la apnea del sueño está relacionada con la menopausia, cuando los niveles hormonales descienden y la menstruación cesa, dice Triebner. Algunos pequeños estudios apuntaban al papel concreto que desempeñan las hormonas estrógeno y progesterona, pero Triebner y sus colegas querían probar estas teorías a mayor escala.

Estudio sobre los ronquidos

Su equipo entrevistó a mujeres sobre el funcionamiento de sus vías respiratorias y su estilo de vida. Las mujeres, algunas de las cuales aún no eran menopáusicas, completaron cuestionarios sobre sus hábitos de sueño y su salud. La cohorte estudiada estaba formada por 774 mujeres, predominantemente blancas, de entre 40 y 67 años, de siete países europeos. El equipo también realizó análisis clínicos y tomó muestras de sangre. Ningún hombre trans pre o postmenopáusico participó en el estudio.

Casi la mitad de las mujeres declararon haber sufrido "ronquidos molestos", dice Triebner. Además, el 14 % declaró tener una respiración irregular y el 13 % jadeaba mientras dormía.

Menos hormonas

Los análisis de sangre mostraron que los niveles de estrógeno y progesterona de las participantes variaban mucho. Algunas mujeres tenían niveles de sangre tan bajos como unos pocos nanomoles de hormonas por litro, mientras que otras tenían niveles tan altos como decenas de miles. Estas variaciones estaban claramente relacionadas con la apnea del sueño, afirma el investigador noruego. Cuando se duplicó el nivel de estrón, un tipo de estrógeno, las mujeres tenían un 19 % menos de probabilidades de roncar. También cuando se duplicó el contenido de progesterona, la probabilidad fue un 9 % menor.

Dentro del grupo de mujeres que roncan, hubo una disminución del 20 % en la posibilidad de respiración irregular cuando los niveles de estrógeno se duplicaron. Y la duplicación de los niveles de progesterona se relacionó con un 12 % menos de posibilidades de despertarse con sensación de asfixia.

Todos los resultados se corrigieron en función de la fase de menopausia de las mujeres, la edad, el índice de masa corporal, el hábito de fumar y el nivel educativo, una serie de factores que pueden influir en los niveles hormonales.

Algo más que roncar

Los resultados muestran claramente una relación entre la menopausia y la apnea del sueño. Esto tiene sentido, ya que ciertos tipos de estrógeno están involucrados en la construcción de los músculos respiratorios, y la progesterona estimula la respiración, dice Triebner.

La apnea del sueño es una afección potencialmente grave que se ha relacionado con enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares. Además, los ronquidos pueden acarrear problemas de relación, dice Triebner, "creo que un tratamiento hormonal personalizado después de la menopausia tiene un gran potencial para mejorar la calidad de vida de muchas mujeres". Lo más probable es que mejore en gran medida el trastorno de la apnea del sueño".

"Sin embargo, hay que seguir investigando", dice Triebner. "Lo que puede ser beneficioso para una mujer puede ser potencialmente perjudicial para otra".

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto