¿Es posible la existencia de un gen de la homosexualidad?

¿Acaso es posible la existencia de un gen de la homosexualidad?

Casi todos los estudios sobre la sexualidad humana coinciden en que la orientación sexual está determinada en gran medida por los genes. Pero ningún equipo científico ha logrado aún descubrir el "gen de la homosexualidad".

Gracias a los nuevos métodos de biología molecular y a las extensas bases de datos médicas, un equipo internacional de científicos ha echado un vistazo bajo el capó de la homosexualidad.

Busca la genética detrás de todo

Las bases genéticas de la orientación sexual son complejas y están influidas por muchas variantes genéticas. Las personas con orientaciones no heterosexuales difieren significativamente entre sí. Términos como homosexual o bisexual son creaciones artificiales, nuestras y no categorías naturales.

Lo que ahora puede darse por casi seguro es la base genética de la preferencia sexual. Los estudios sobre gemelos también lo han señalado. Según ellos, los hermanos monocigóticos (gemelos idénticos) tienen más probabilidades de compartir una orientación sexual que los hermanos dicigóticos (mellizos).

Sin embargo, ninguno de los estudios ha podido detectar hasta ahora ninguna variante genética que afecte a nuestras preferencias con mucho apoyo estadístico. Probablemente, la culpa fue del escaso número de participantes en estos estudios.

Es cierto (con cierta simplificación) que cuantos más genes influyan en un rasgo y más complicadas sean las relaciones entre las personas, más muestras tendremos que estudiar para descubrir esos genes (o, más exactamente, las variantes de los genes).

Este es el obstáculo que un equipo internacional de científicos ha logrado superar en cierta medida, informando de sus resultados en la revista Science.

Gracias a los avances en los métodos de biología molecular y las bases de datos relacionadas, los científicos tienen ahora acceso a cientos de miles de registros del genoma humano. Muchos de ellos van acompañados de cuestionarios, que suelen incluir preguntas sobre las preferencias sexuales de las personas cuyo ADN se ha leído.

Para su proyecto, los genetistas se basaron en la base de datos del Biobanco del Reino Unido, que reúne más de medio millón de registros del servicio estadounidense 23andMe, y en varios proyectos más pequeños de Estados Unidos y Suecia que reúnen miles de genomas humanos.

¿Cuántos genes hay detrás de esto?

Los investigadores han confirmado el gran papel de los factores hereditarios en la determinación de la orientación sexual. La heredabilidad de la preferencia sexual se sitúa en torno al 32 %, afirman.

Los investigadores también pudieron identificar varias variantes genéticas que son más frecuentes en personas con orientaciones no exclusivamente heterosexuales. Dos de las variantes identificadas están asociadas a comportamientos no heterosexuales tanto en hombres como en mujeres, mientras que las otras dos son típicas solo de los hombres y una es típica de las mujeres.

Este y otros datos sugieren que la base genética de las preferencias no exclusivamente heterosexuales difiere entre hombres y mujeres. Mientras que la concordancia en la base genética de los rasgos físicos comunes es cercana a uno para ambos sexos, las preferencias sexuales muestran una correlación de 0,63.

Aun así, las variantes genéticas "no heterosexuales" encontradas no explicaban más del 8 al 25 % de la variación de las preferencias sexuales entre las personas. En otras palabras, habrá al menos docenas de genes no descubiertos que afectan a la preferencia sexual. ¿Habrá alguno entre ellos que pueda calificarse de crucial? Quién sabe.

Sin embargo, es evidente que, como la mayoría de los rasgos humanos, la orientación sexual está determinada por muchos genes y factores ambientales que son complementarios en sus influencias.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto