Un nuevo escáner ocular podría detectar el autismo y TDAH en niños

Pu den haber indicios de autismo y TDAH en los ojos, se podría diagnosticar con ellos

Hoy en día, seguimos diagnosticando el TDAH y el autismo de forma subjetiva: con cuestionarios y entrevistas. Qué bueno sería que se pudiera hacer un diagnóstico más objetivo. Puede que eso ya no esté tan lejos con el desarrollo de un escáner de retina. 

Ciertos biomarcadores de la retina son únicos para el trastorno del espectro autista (TEA) y el Trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH). Investigadores australianos de la Universidad de Flinders y de la Universidad del Sur de Australia han encontrado una manera de detectar y escanear estos biomarcadores en los ojos de los niños.

Las exploraciones se realizan mediante el llamado electrorretinograma (ERG). Se trata de una prueba de diagnóstico que mide la cantidad de actividad eléctrica en la retina tras la exposición a un estímulo luminoso.

Diagnóstico difícil

Los niños con TDAH produjeron una cantidad de energía ERG superior a la media, mientras que los niños con autismo mostraron una dosis de energía ERG inferior a la media. El Dr. Paul Constable, optometrista investigador, está entusiasmado con los resultados y ve oportunidades para mejorar el diagnóstico y el tratamiento en el futuro. "El autismo y el TDAH son los trastornos del neurodesarrollo más comunes en los niños. Pero algunas características son las mismas, lo que hace que el diagnóstico sea un proceso largo y complicado".

La nueva investigación debería mejorar esto. "Queremos saber exactamente cómo se relaciona la actividad de la retina con los estímulos luminosos. De este modo, esperamos poder realizar un diagnóstico más preciso y temprano de diversos trastornos del neurodesarrollo", afirma Constable.

"Las señales de la retina son transmitidas por nervios específicos. Nuestro objetivo es poder identificar estas diferencias y localizar las vías nerviosas y los procesos químicos exactos que también se utilizan en el cerebro. Si lo conseguimos, podremos identificar las diferencias entre los niños con TDAH, autismo y cualquier otro trastorno neurológico", explica Constable.

Espejos del alma

Su compañero de investigación, Fernando Marmolejo-Ramos, afirma que el estudio tiene ciertamente el potencial de detectar también otros trastornos neurológicos. "En última instancia, estamos buscando cómo los ojos pueden ayudarnos a entender el cerebro", dice Marmolejo-Ramos. "Se necesita más investigación para comprender las anormalidades de las señales de la retina que son específicas del TDAH, el autismo y otros trastornos del neurodesarrollo. Pero lo que hemos descubierto hasta ahora es extraordinario", afirma entusiasmado. "Todos los días se vislumbra el futuro de la ciencia. Y al final, los ojos parecen darlo todo".

¿Qué es exactamente el TDAH?

El TDAH es un trastorno del neurodesarrollo. Los niños con TDAH (Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad) se distraen fácilmente y tienen dificultades para concentrarse. Están muy ocupados (hiperactivos) y suelen hacer cosas sin pensar (impulsivos). Esto puede provocar problemas en la familia, en la escuela, en el trabajo y en la interacción social.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), entre el 5 y el 8 % de los niños son diagnosticados con TDAH. No existe ningún tratamiento o fármaco para curarla, pero hay agentes y terapias para controlar los síntomas. El fármaco más conocido es el Ritalin, que contiene el principio activo metilfenidato. Para los problemas de sueño, a veces se prescribe la hormona del sueño melatonina.

¿Qué es exactamente un trastorno del espectro autista (TEA)?

El autismo es un trastorno del neurodesarrollo en el que los niños se comportan, reaccionan y se comunican de forma diferente a la normal. Además, aprenden las cosas de una manera diferente a la de sus compañeros.

Más del uno por ciento de la población holandesa tiene una forma de autismo, o Trastorno del Espectro Autista (TEA). La mayoría de las personas con autismo tienen una inteligencia entre normal y alta. Se estima que el 30 % tiene una discapacidad mental. El TDAH es relativamente frecuente en las personas con autismo.

Según el psiquiatra y profesor de autismo Wouter Staal, el autismo es el "nombre colectivo de las características de comportamiento que indican vulnerabilidad en las siguientes áreas: interacción social, comunicación, flexibilidad en el pensamiento y la actuación, y filtrado e integración de la información". El Manual de Diagnósticos Psicológicos DSM enumera entre sus criterios los problemas de comunicación e interacción social, los patrones de comportamiento, intereses y actividades restringidos y repetitivos, y la hipersensibilidad o la hipersensibilidad a los estímulos sensoriales.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto