Tras una guerra nuclear se vendría un invierno insoportable

Cosas que pasarían luego de una guerra nuclear, invierno nuclear

La simulación confirmó que una guerra nuclear entre Estados Unidos y Rusia provocaría un invierno nuclear. Los científicos han descrito su curso y han determinado su longitud.

Dmitri Medvédev, vicepresidente del Consejo de Seguridad de Rusia y expresidente de este país, envió el lunes una amenaza al mundo. "Cualquier intervención en Crimea es una declaración de guerra a nuestro país. Y si un estado miembro de la OTAN lo hace... Será la Tercera Guerra Mundial. Una catástrofe absoluta", advirtió Medvédev en una entrevista con el sitio web Arguments and Facts.

¿Qué significa "desastre total"? Una colisión nuclear con un montón de lluvia radioactiva y luego un largo invierno nuclear.

Un mundo oscuro

Se trata del invierno nuclear tras una guerra nuclear entre dos superpotencias que investigadores de varias instituciones estadounidenses simularon con un modelo climático. Esto fue antes de que Rusia atacara a Ucrania. Su trabajo, publicado en el Journal of Geophysical Research, confirmó y perfeccionó el escenario de impacto climático del choque de 2007 entre Estados Unidos y Rusia.

"Repetimos la simulación del escenario de la guerra nuclear de 2007 utilizando un modelo climático más nuevo y de mayor resolución, con simulaciones más precisas de la química y los aerosoles estratosféricos".

Los investigadores emplearon datos de incendios forestales, erupciones volcánicas y explosiones de bombas nucleares anteriores para predecir los cambios climáticos en el planeta tras una guerra nuclear. Para ello, trabajaron con el peor escenario posible en el que ambas partes detonaran todas las armas nucleares que tienen actualmente en posición de disparo.

En ese caso, las explosiones e incendios liberarían cantidades gigantescas de ceniza, humo y partículas diminutas en forma de aerosol (más de 150 megatones) en la atmósfera del planeta.

La Tierra quedaría a oscuras en dos semanas, el hemisferio norte en una semana y el hemisferio sur en quince días.

Así que si mañana comenzara una guerra nuclear en Europa, no te serviría de mucho trasladarte antes al hemisferio sur. Probablemente, escaparías de una muerte inminente por lluvia radiactiva, pero serías testigo de un apocalipsis, acompañado de oscuridad y hambruna.

La hambruna se haría notar especialmente en el hemisferio norte, donde no crecería ni siquiera un trozo de hierba en los campos durante varios años.

El calor de la luz solar se reflejaría en el espacio. Esto provocaría el enfriamiento del planeta, con un descenso de las temperaturas de una media de ocho grados centígrados. Reinaría un invierno nuclear. Y no habría escapatoria

Gran parte del hemisferio norte también se mantendrá por debajo de las temperaturas de congelación en verano, y la temporada de crecimiento se acortará hasta un 90 % en algunas zonas.

¡Que se haga la luz! Pero no hasta dentro de diez años.

El modelo WACCM4 (Atmosphere Community Climate Model) utilizado en el estudio mencionado sugiere que la cobertura de humo duraría mucho más que la estimación de 2007.

El humo masivo se disiparía después de diez años. Solo entonces la luz del sol volvería a la Tierra.

"Para eliminar por completo la posibilidad de una catástrofe medioambiental debida a una guerra nuclear total, los responsables de la toma de decisiones deben comprender plenamente sus graves consecuencias climáticas y tomar decisiones en consecuencia", concluye el estudio.

El coautor del estudio, Alan Robock, profesor de Ciencias Ambientales de la Universidad de Rutgers, en el estado de Nueva Jersey (EE. UU.), declaró a la revista Tech Explorist: "Dado que la guerra nuclear total puede estallar accidentalmente debido a un fallo informático o a un líder mentalmente inestable, la única medida eficaz que puede tomar el mundo es eliminar las armas nucleares".

En un barril de pólvora

Los datos del Instituto Internacional de Investigación para la Paz de Estocolmo (SIPRI) del año pasado muestran que hay 13 080 armas nucleares en el mundo. Rusia tiene 6255 ojivas, Estados Unidos 5550. Muy por detrás están Gran Bretaña, Francia, China, India, Pakistán, Israel y Corea del Norte.

El número de armas nucleares actualmente en el ejército aumentó de 3720 a 3825 el año pasado. Unos 2000 de ellos (casi todos pertenecientes a Rusia o a Estados Unidos) se mantuvieron en alerta operativa máxima para poder ser detonados en minutos o decenas de minutos.

La humanidad se sentó sobre un barril de pólvora durante la Guerra Fría. Y es evidente que aún hoy sigue sentado en él, aunque los estadounidenses y los rusos lo hayan vaciado parcialmente.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Publicidad

Publicidad

Formulario de contacto