Se ha descubierto el agujero negro de más rápido crecimiento del universo

El agujero negro de más rápido crecimiento del universo

Es el agujero negro que más rápido crece en el Universo "maduro", que tiene menos de nueve mil millones de años. Su corrosividad es inconmensurable, con el equivalente a la masa de la Tierra cayendo en ella cada segundo.

El agujero negro supermasivo, catalogado como SMSS J114447.77-430859.3, o J1144 para abreviar, ya ha crecido hasta una masa apenas imaginable de 2600 millones de soles. El material, calentado por la fricción extrema y la gravedad, que gira a su alrededor y entra en espiral como el agua en un canal, brilla 7000 veces más que nuestra galaxia, la Vía Láctea.

Sin embargo, no tenemos que preocuparnos por la gravedad de este gigante. Está a siete mil millones de años luz. Está alimentado por un cuásar extraordinariamente brillante.

Más sonre los Cuásares

Los cuásares son los núcleos luminosos de las galaxias lejanas. Un agujero negro supermasivo que pesa entre 10⁵ y 10¹⁰ masas solares, su gravedad absorbe gran parte del material del disco que gira a su alrededor. Esto produce una radiación electromagnética que los astrónomos pueden observar a miles de millones de años luz.

El agüero negro fue descubierto por un equipo dirigido por el astrónomo Christopher Onken, de la Universidad Nacional de Australia en Canberra.

¿Y por qué hasta ahora nadie había notado un gigante así? Porque se encuentra a solo 18 grados por encima del plano galáctico, que vemos desde la Tierra como una banda plateada que se extiende por el cielo, y es difícil de encontrar en esos lugares debido a la masa de estrellas de la Vía Láctea.

Un descubrimiento que no se repetirá

"Hubo un poco de mala suerte histórica que finalmente se convirtió en nuestra buena fortuna. Encontrar objetos lejanos es difícil cuando se mira cerca del disco de la Vía Láctea", cita la revista Science Alert a Christopher Onken, cuyo equipo publicó un estudio del objeto en la base de datos científicos arXiv.

El objeto J1144 es especial no solo por su tamaño, sino también por su "baja edad". Se pueden encontrar cuásares con el mismo nivel de actividad, pero en un punto mucho más profundo de la historia del universo, que se remonta a 13 800 millones de años. J1144 es el más brillante que hemos encontrado en el universo maduro.

Un equipo de la Universidad Nacional de Australia ha confirmado ya 80 nuevos cuásares de un periodo que se extiende nueve mil millones de años en la historia. Pero ninguno de ellos se acerca en brillo a J1144.

"Este agujero negro es tan extraordinario que, aunque nunca hay que decir nunca, no creo que nadie más encuentre uno. Después de nuestra investigación, básicamente nos hemos quedado sin cielos en los que podrían esconderse objetos similares", dijo el astrónomo Christian Wolf, que participó en su investigación.

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto