Se descubrió una escultura perteneciente al Dios maya del maíz

Una escultura de una cabeza que pertenece al dios del maíz, es decubierto

Durante unas excavaciones en el palacio de la ciudad maya de Palenque, los arqueólogos han descubierto por primera vez una escultura del dios maya del maíz, uno de los dioses más altos de esta avanzada civilización centroamericana. La colocación del busto de la cabeza, que tiene unos 1300 años de antigüedad, en medio de ofrendas simbólicas en una pila de azulejos, indica que la figura fue utilizada en un ritual, según informa el equipo.

Para el pueblo maya, el maíz era un alimento básico esencial. Por ello, no es de extrañar que también se haya introducido en su mundo religioso: El dios del maíz Ah Mun era considerado uno de los hijos de la pareja divina creadora y era uno de los representantes de mayor rango del mundo de los dioses mayas. El dios, generalmente representado como un joven con un tocado de maíz, encarnaba la fertilidad, pero también el renacimiento: como el grano de maíz, el dios moría simbólicamente después de la siembra, descendía al inframundo y luego resurgía como una planta de maíz.

Busto del Dios del maíz en el pasillo del palacio

Aunque esta deidad maya se describe en inscripciones de estelas en Palenque, no se conocían esculturas o estatuas de esta deidad en la ciudad maya. Esto ha cambiado. Durante unas excavaciones en el palacio de Palenque, arqueólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) de México han descubierto por primera vez un busto del dios del maíz. El equipo dirigido por Arnoldo González Cruz realizó el hallazgo al retirar los escombros de un pasillo que conectaba los edificios B y F del palacio en julio de 2021.

La cabeza descubierta del Dios del maíz
Dios del maíz El dios del maíz en el sitio. © Gibrán Huerta/ INAH

La escultura se descubrió al retirar una capa de tierra suelta que cubría numerosos objetos en una cuenca rectangular. La cabeza del dios del maíz, de 45 centímetros de largo y 16 centímetros de ancho, quedó al descubierto. "La escultura, que debió de ser modelada en torno a un núcleo de piedra caliza, tiene unos rasgos faciales claros: El mentón es acentuado y hendido, los labios son finos, abultados y dejan ver los dientes caninos", describen Cruz y sus colegas del hallazgo. "Los pómulos del dios del maíz son redondeados y sus ojos son largos y estrechos". La frente del dios es sorprendentemente larga y ancha. Según la datación, el busto fue hecho en el periodo clásico tardío, entre el 700 y el 850.

Contexto ritual

Según el instituto de investigación, se trata del primer hallazgo de una escultura de esta importante deidad maya en Palenque. Sin embargo, el contexto en el que se encontró el dios del maíz también es significativo. La cabeza del dios formaba parte de un conjunto que indica su uso en el contexto de un ritual. La cabeza se encontraba en dirección este-oeste de cara al sol naciente, indicando el renacimiento simbólico de la planta de maíz, según explican los arqueólogos. Alrededor de la figura, en el fondo de una pila rectangular de mampostería, había otros artefactos.

"El descubrimiento de estos hallazgos nos permite reconstruir cómo los mayas de Palenque recreaban repetidamente en el ritual el mítico paso del dios del maíz por el nacimiento, la muerte y la resurrección", explica Cruz. Al parecer, el pozo de un metro de largo y tres de ancho se utilizó por primera vez como masa de agua para reflejar el cielo nocturno y simbolizar el cosmos. Más tarde, presumiblemente bajo el reinado del rey maya Ahkal Mo' Nahb' III, a partir del año 721, la cuenca se convirtió y se empleó para el ritual del dios del maíz.

Enterrado rodeado de ofrendas

Para los rituales del dios del maíz, los mayas colocaban la escultura del dios del maíz sobre un trípode y lo rodeaban de ofrendas simbólicas en forma de plantas, huesos de animales, conchas y piezas de cerámica. Los arqueólogos también encontraron tres fragmentos de figurillas humanas en miniatura, 120 piezas de hojas de obsidiana, algunas cuentas de piedra verde y semillas. "Estos objetos no estaban en capas, sino que estaban dispuestos de forma concéntrica y cubrían casi el 75 % del espacio", explica Cruz. "Algunos de los huesos de animales estaban cocidos, otros muestran marcas de mordeduras y muescas de cortes. En consecuencia, la carne de estos animales se consumía probablemente como parte del ritual".

Encima de las ofrendas, los mayas colocaron una losa de piedra caliza con una pequeña abertura en la que encajaba una de las patas de la plataforma trípode. Encima de la losa había un lecho semicircular de fragmentos de cerámica y pequeñas piedras sobre las que descansaba la cabeza de la deidad. Al final del ritual, el dios del maíz y sus regalos eran cubiertos con tierra y amurallados, como símbolo de su descenso al inframundo. Gracias a este "embalaje", la cabeza permaneció casi intacta durante más de 1300 años.

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto