Ratas africanas entrenadas para buscar personas bajo los escombros 

Las ratas africanas entrenadas para realizar rescates

Las ratas africanas están entrenadas para rastrear a las personas atrapadas bajo los escombros de los edificios derrumbados. Su tamaño, su curiosidad y su potente sentido del olfato los hacen idóneos para esta tarea.

Los roedores grandes y esponjosos que llevan mochila pronto podrán ayudar a los servicios de rescate a localizar y comunicarse con los supervivientes atrapados en zonas de catástrofe.

Los roedores son entrenados para detectar personas atrapadas bajo los escombros. Ahora son capaces de buscar a las víctimas en espacios complejos de varias habitaciones. De esta forma, están un paso más cerca de desplegarse en lugares con catástrofes reales.

Donna Kean es una investigadora del comportamiento que participa en el proyecto de ratas de rescate de APOPO, una organización belga sin ánimo de lucro que entrena a grandes ratas hámster africanas (Cricetomys ansorgei) con fines humanitarios. Las ratas ya han detectado miles de minas terrestres en el sudeste asiático y detectan casos de tuberculosis en África.

El tamaño de las ratas varía desde el de una cobaya grande hasta el de un gato doméstico pequeño. Como tienen poca vista y utilizan su sentido del olfato para desplazarse por el entorno, son naturalmente expertos en captar olores. Si hay algo en lo que se pueda emplear la detección de olores, nuestras ratas son muy útiles", dice Kean. Su curiosidad natural también los hace especialmente aptos para la búsqueda y el rescate, dice.

Formación

Para entrenar a las ratas, los manipuladores las sueltan en un área de ejercicio similar a una zona de desastre. Cuando los animales captan el olor de una persona, tiran de una bola unida a una mochila hecha a medida, que emite un sonido. Cuando los entrenadores quieren llamar a la rata, emiten un pitido. Los animales saben entonces que deben volver para recibir una golosina, como puré de fruta o galletas especiales para roedores.

Ahora, el grupo de siete roedores de rescate de Kean puede buscar en un edificio de varias habitaciones lleno de objetos domésticos, como lavavajillas y muebles. Tras un año más de entrenamiento, los animales podrán realizar búsquedas en lugares reales de catástrofes, como los terremotos. Como las zarigüeyas africanas pueden vivir hasta diez años, los adiestradores tienen mucho tiempo para entrenarlas.

Nuevos equipos

Las mochilas que llevan ahora los roedores son prototipos. Se mejorarán en los próximos meses. El nuevo modelo, que están desarrollando los ingenieros de la Universidad Tecnológica de Eindhoven, contendrá un transmisor de localización, una cámara de vídeo y un sistema de comunicación bidireccional.

Kean tiene en cuenta que los supervivientes de la catástrofe pueden confundirse o asustarse cuando se encuentran con una rata con una mochila. Por lo tanto, es importante que la rata pueda transmitir su papel de socorrista. Todavía no está claro cómo funcionará exactamente, pero una posibilidad es que se reproduzca un mensaje pregrabado cuando la rata tire de la pelota en su mochila.

A pesar de la complejidad de las distintas tareas, la mayoría de las ratas realizan el proceso de adiestramiento con rapidez y entusiasmo. Es como un patio de recreo para ellos", dice Kean, "Hay todo tipo de cosas sobre las que pueden gatear, pasar por debajo y oler. Definitivamente, tengo la impresión de que disfrutan con el trabajo".

Lo real

Las ratas no sustituirán a los perros de búsqueda y rescate, pero pueden complementar sus esfuerzos. Su tamaño los hace mejores para navegar por espacios pequeños. Las ratas también son fáciles de transportar y pueden trabajar con diferentes entrenadores, a diferencia de la mayoría de los caninos. "Mientras la persona sepa qué esperar de la rata y cuándo merece una recompensa, básicamente cualquiera puede trabajar con ellas", dice Jessica Sutherland, que trabaja con ratas jubiladas en el zoológico y acuario de Point Defiance, en el estado de Washington. Tras una carrera de unos cinco años detectando minas terrestres o tuberculosis, las ratas de rescate se jubilan.

"Tenemos todo un pueblo de jubilados en nuestra sede", dice Kean, "Tienen espacio, mucho ejercicio y tiempo de juego, y una buena nutrición.

Está previsto que las ratas de Kean empiecen a trabajar con perros de búsqueda y rescate en Turquía el año que viene, en operaciones de rescate tras un terremoto.

Sutherland sabe que las ratas tienen mala fama, pero espera que la gente supere sus beneficios. Las ratas tienen el estigma de ser vistas como plagas", dice, "utilizarlas para los humanos es un concepto un poco novedoso".

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto