Los cambios epigenéticos aumentan el riesgo de asma

Los cambios epigenéticos y el asma

Un factor de riesgo importante para el asma es que la propia madre también sufra de asma. Sin embargo, los mecanismos subyacentes no estaban claros. 

Un nuevo estudio muestra ahora que los pacientes adultos con asma cuya madre también la padecía presentan patrones epigenéticos específicos en su ADN que no se encuentran en los asmáticos con madres sanas. Los cambios afectan especialmente a ciertas vías de señalización inmunitaria. Los investigadores parten de la base de que, probablemente, durante el embarazo ya se imprimen ciertos patrones epigenéticos que pueden dar lugar posteriormente al asma.

Los fundamentos de nuestra apariencia, nuestras habilidades y nuestro carácter están codificados en nuestros genes. Sin embargo, qué genes se leen y en qué medida está regulado por las llamadas modificaciones epigenéticas. Bajo la influencia de los factores ambientales, ciertas moléculas se unen al ADN, lo que hace que algunos genes se lean más, mientras que otros se silencian. Una de las modificaciones epigenéticas más importantes es la llamada metilación. Los grupos metílicos formados por un átomo de carbono y tres átomos de hidrógeno se unen a sitios específicos del ADN e impiden la lectura del gen posterior.

Diferencias epigenéticas

Un equipo dirigido por Kevin Magnaye, de la Universidad de Chicago, ha estudiado ahora el patrón de metilación del ADN de los pacientes con asma para averiguar qué papel desempeñan los cambios epigenéticos en el desarrollo de esta extendida enfermedad respiratoria. Como ya se sabía que la enfermedad asmática de la madre es un factor de riesgo considerable, los investigadores compararon a los pacientes asmáticos con madres asmáticas con pacientes asmáticos cuyas madres no tenían asma, así como con voluntarios sanos. Como material de prueba se utilizaron células epiteliales de las vías respiratorias inferiores de las personas sometidas a la prueba.

De hecho, los investigadores encontraron claras diferencias entre los grupos de sujetos: "Los patrones de metilación en aquellos con madres asmáticas se asociaron con una menor expresión de genes pertenecientes a las vías de señalización del sistema inmunitario", informa Magnaye. Las vías de señalización que se suprimieron en los pacientes con madres asmáticas se asocian a una señalización deteriorada de las células T. Las células T forman parte del sistema inmunitario adaptativo y participan, entre otras cosas, en la respuesta inmunitaria a los virus y las bacterias. Esto sugiere que los cambios en el material genético tienen algo que ver con el asma, que se caracteriza por una desregulación del sistema inmunitario.

¿Cambios ya en el útero?

Los resultados sobre los patrones de metilación se confirmaron en otro estudio en el que se examinaron células epiteliales de las vías respiratorias de niños con asma. Por ello, los investigadores sospechan que los cambios epigenéticos correspondientes no solo se desarrollan a lo largo de la vida, sino que ya están determinados durante el embarazo por el entorno del feto en el útero de una paciente asmática. "El hecho de que los resultados se repitieran en una cohorte distinta de niños apoya la hipótesis de que estos cambios están presentes mucho antes de la edad adulta", afirma Carole Ober, colega de Magnaye.

Para corroborar esta hipótesis, los investigadores quieren hacer un seguimiento de los hijos de madres asmáticas desde la infancia en futuros estudios y rastrear cómo se producen los cambios epigenéticos correspondientes a lo largo de la vida. Además, el equipo trabaja actualmente en descifrar las posibles interacciones entre el microbioma, la epigenética y el desarrollo del asma.

Posibilidad de terapias más eficaces

Los cambios epigenéticos se asociaron al llamado asma de tipo 2, una forma grave de asma que no responde al tratamiento estándar con corticosteroides. "Este subtipo de asma es especialmente difícil de tratar", explica Ober. "Nuestros resultados sugieren que la causa subyacente se debe a una respuesta inmunitaria alterada, lo que puede explicar la falta de respuesta terapéutica a los corticosteroides". Ober cree que esto podría abrir nuevas vías para posibles terapias. La terapia estándar tiene como objetivo suprimir las respuestas inmunitarias exageradas y, por tanto, tener un efecto antiinflamatorio. "Sin embargo, en ciertos pacientes, las terapias de refuerzo inmunológico podrían ser más eficaces que las terapias inmunosupresoras", afirman los investigadores.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto