El cannabis medicinal alivia el dolor crónico, pero solo con un alto contenido de THC

El cannabis o marihuana tiene la capacidad de reducir el dolor, pero solo aquellas que poseen alto contenido de THC

La mayoría de los productos de cannabis para el dolor crónico causan efectos secundarios como mareos. Un nuevo estudio de revisión muestra ahora que solo los productos con un alto contenido de THC, y no tan alto de CBD, proporcionan realmente un alivio del dolor.

Hay productos de cannabis que, tomados por vía oral, pueden aliviar el dolor crónico en un futuro próximo. Así lo ha demostrado uno de los mayores estudios retrospectivos jamás realizados sobre el uso de estas sustancias en el tratamiento del dolor. Los productos con una alta proporción de tetrahidrocannabinol (THC)  y el cannabidiol (CBD) parecen ofrecer el mayor alivio del dolor. Sin embargo, este alivio suele ir acompañado de efectos secundarios como náuseas, mareos y somnolencia.

El uso del cannabis con fines médicos es ahora legal en un número creciente de países. En Estados Unidos, 37 estados han legalizado el uso de la marihuana con fines medicinales. En 19 estados, incluso se puede comprar cannabis para uso recreativo.

La marihuana medicinal es el fármaco más utilizado en EE. UU. para el tratamiento del dolor, y se considera una buena alternativa a los opioides. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), el Instituto de Salud Pública de EE. UU., más del 20 % de los adultos estadounidenses padecen dolor crónico.

El cannabis frente a los opiáceos

A pesar de la creciente accesibilidad y popularidad de los productos de cannabis, no se ha hecho mucho sobre sus efectos medicinales. Varios estudios sugieren que el cannabis medicinal puede ayudar a aliviar el dolor. La profesora de informática médica y epidemiología clínica Marian McDonagh, de la Universidad de Salud y Ciencias de Oregón, y sus colegas querían saber si estos productos pueden reducir específicamente el dolor crónico, el que dura tres meses o más, y cómo la proporción de THC y CBD afecta a la eficacia. Para ello, han investigado los estudios previos sobre el tema.

"Queríamos saber si el cannabis tenía beneficios similares a los opioides en el tratamiento del dolor crónico. Y queríamos examinar muy de cerca los efectos secundarios adversos, especialmente los más graves", dice McDonagh.

Los investigadores buscaron entre más de 3000 estudios y encontraron 25 que cumplían sus estrictos criterios: debían durar al menos cuatro semanas e incluir a personas con diferentes tipos de dolor, como el dolor de espalda, las cefaleas crónicas y el dolor neuropático, una afección que provoca una sensación de ardor y hormigueo. De los 25 estudios, 18 compararon productos de cannabis con placebos. Las sustancias en cuestión no estaban a la venta en las cafeterías habituales.

Rumores sobre el CBD

El análisis incluyó finalmente datos de más de 14 mil participantes. Resultó que algunos productos de cannabis ofrecen un alivio del dolor de leve a moderado. Los productos con una alta proporción de THC y CBD fueron los más propensos a reducir el malestar. El THC hace que te sientas "colocado", mientras que se cree que el CBD alivia los síntomas de la ansiedad y la inflamación, aunque esto último aún está en discusión.

Los participantes que utilizaron productos con al menos un 98 % de THC informaron de una reducción de los síntomas de dolor de aproximadamente un 30 %. No hubo una mejora significativa en aquellos que tomaron productos con bajas cantidades de THC y altas cantidades de CBD.

"Se está prestando mucha atención al CBD como analgésico", afirma McDonagh. "Con el tiempo, este estudio podría ayudar a aclarar si eso funciona o no. Ahora mismo, no hay suficientes pruebas".

A largo plazo

Las personas que experimentaron los mayores beneficios fueron las que padecían dolor neuropático. Los investigadores señalaron que su estudio es un claro indicio, pero se basa en una cantidad limitada de investigaciones. Afirmaron que se necesita más investigación antes de poder recomendar realmente el cannabis medicinal como alternativa a otros analgésicos. Y dado que la mayoría de los estudios revisados por el equipo duraron entre uno y seis meses, no está claro si los productos de cannabis proporcionan un alivio significativo a largo plazo.

McDonagh afirma que la decisión de consumir cannabis debe depender de los medicamentos que la persona ya haya probado y de sus preocupaciones específicas. Para un paciente individual, lo mejor es elaborar un plan de acción con un médico", dice.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto