Conozca las enfermedades que podrían causar la próxima pandemia

Estás enfermedades se van expandiendo sigilosamente, solo es cuestión de tiempo que generen mitaciines más peligrosas y así crear otra nueva pandemia

En el último medio siglo han surgido 40 nuevas enfermedades infecciosas. Se llaman enfermedades emergentes. Se están extendiendo sigilosamente y hacen que los expertos se preocupen.

Los últimos años han demostrado que las enfermedades infecciosas no son una amenaza abstracta, sino un peligro omnipresente y apenas previsible. La pandemia de covid-19 causada por el coronavirus SARS-CoV-2 ya ha dado tregua, Aunque los casos de infección en algunos países vuelven a aumentar...

La revista Gizmodo destaca las enfermedades infecciosas que, salvo algunas excepciones, son relativamente nuevas y podrían causar pandemias en el futuro o extenderse mucho más allá de su área de distribución actual: desde los trópicos hasta Europa, por ejemplo.

Conozca algunos de los agentes patógenos de riesgo antes de que ellos le conozcan a usted.

Virus Nipah

Se notificó por primera vez en 1998 en explotaciones porcinas de Malasia. Se ha extendido desde su ubicación original a Bangladesh e India. La infección puede causar dolores de cabeza, dificultad para respirar e incluso coma en los seres humanos. La tasa de mortalidad de la enfermedad se acerca al 75 %.

Aunque la enfermedad se propaga a los humanos, principalmente a partir de los animales, se conocen casos de contagio entre humanos.

Mientras tanto, cada una de las epidemias locales de enfermedades infecciosas que se han producido hasta ahora ha aumentado el riesgo de mutaciones virales que pueden traer consigo una mayor facilidad de propagación en la comunidad y, por lo tanto, también el comienzo de una epidemia mayor o incluso de una pandemia. Sin embargo, esto también es cierto en principio para los otros patógenos descritos.

Melioidosis

Una infección bacteriana que ahora prevalece principalmente en las zonas tropicales del sudeste asiático y el norte de Australia podría volverse más común en las partes del mundo que aún son más frías a medida que las temperaturas medias aumentan.

No existe una vacuna contra su agente causal, pero la infección puede tratarse con antibióticos. Sin embargo, la tasa de mortalidad es alta, acercándose al 50 %. La enfermedad también es peligrosa porque puede permanecer sin diagnosticar durante semanas o meses.

Dengue

Infección causada por el virus del mismo nombre transmitido por los mosquitos. El dengue se conoce como "fiebre rompehuesos" porque causa tanto dolor que parece que los huesos se rompen. 

Ya se registró en 1779. Sin embargo, su incidencia ha aumentado drásticamente en las dos últimas décadas, con brotes regulares en el sur de Europa. En la actualidad, casi 100 millones de personas enferman cada año. Singapur ha registrado más de 11 000 casos este año, el doble que en todo el año pasado. 

Los expertos afirman que el cambio climático puede empeorar la situación actual.

"Estudios anteriores han demostrado claramente que el cambio climático acabará ampliando las zonas geográficas en las que prosperan los mosquitos, lo que también prolongará el periodo de transmisión del dengue", afirma Ruklanthi de Alwis, investigadora principal de la Facultad de Medicina Duke-NUS.

Fiebre hemorrágica de Crimea-Congo

Una enfermedad registrada por primera vez en 1944. Su vector son las garrapatas que viven en las avestruces. En 2013, se detectaron epidemias de la enfermedad en Irán, Rusia, Turquía y Uzbekistán.

La tasa de mortalidad oscila entre el 10 % y el 40 %, pero las variantes más arriesgadas pueden matar hasta el 80 % de los infectados.

Candida auris

La infección por levaduras superresistentes Candida auris se está extendiendo por todo el mundo. No se detectó hasta 2009 y, aunque los casos siguen siendo raros, año tras año aumenta el número de zonas en las que se ha instalado.

El agente causante de la enfermedad, que es especialmente peligroso para las personas con inmunidad debilitada, resiste a los medicamentos existentes.

Fiebre de Lassa

Descubierta en 1969, la enfermedad se encuentra principalmente en África. Está causada por virus originarios de Nigeria. La mayoría de las personas infectadas tienen un curso clínico leve o nulo, pero en el 20 % de los infectados la enfermedad puede causar problemas sistémicos que acaban con la muerte en casi una quinta parte de ellos.

Los roedores son el principal vector, pero también se conoce la transmisión de persona a persona. Estos casos se han registrado en el personal médico que atiende a los infectados. Se calcula que cada año mueren en África unas 5000 personas a causa de la fiebre de Lassa.

La gripe aviar, el ébola, la enfermedad de Lyme...

Estos son otros elementos de la lista de enfermedades infecciosas peligrosas. Su número está creciendo y el desarrollo de vacunas y fármacos suele ser lento.

Un nuevo estudio de la Universidad de Georgetown (Washington), publicado en el sitio web de Nature, estima que en los próximos 50 años se producirán al menos 15 000 casos más de transmisión zoonótica de patógenos de animales a humanos.

Esta evolución será consecuencia del aumento de la población humana, de las incursiones más frecuentes de los animales salvajes en las proximidades de los asentamientos humanos y de su migración a zonas que se están calentando debido al cambio climático. La propagación de los agentes patógenos se acelerará entonces por la globalización, donde un paciente cero infectado puede viajar por todo el planeta en un solo día.

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto