Nuestros antepasados se domesticaron a sí mismos. Y así es como llegamos a ser los humanos modernos

Nuestros antepasados se domesticaron así mismo

El único representante del hombre en la Tierra siguió siendo el Homo sapiens. A día de hoy, seguimos sin tener una respuesta clara a la pregunta de por qué surgió y por qué tuvo tanto éxito. Probablemente, la explicación más interesante de este misterio se basa en la domesticación del hombre.

¿Cómo surgió el hombre moderno? La mayoría de los científicos tejen complejas teorías al respecto, basadas en los cambios ambientales o en las presiones de la selección natural.

Una hipótesis mucho más sencilla es la que ofrece un equipo de médicos y biólogos europeos en su estudio publicado en la revista Science Advances. En él, concluyen que el Homo sapiens sapiens evolucionó mediante la "autocría", es decir, reproduciendo preferentemente a aquellos individuos que eran menos agresivos, que podían sobrevivir en condiciones más precarias y que (a diferencia de los neandertales, los denisovanos y otros Homo) también podían cooperar eficazmente.

Y es esta hipótesis la que sugieren las recientes pruebas genético-evolutivas.

Quien se domesticó, ganó

A primera vista, el ser humano se parece a los animales que ha domesticado durante miles de años. No es solo que alguien pueda comportarse como una oveja o comer como un cerdo. Los rasgos compartidos por los humanos y sus homólogos domesticados (los domesticadores) son mucho más profundos

Diferentes especies de Homo
Diferentes especies de Hombres prehistóricos

Los perros, gatos o conejos son tan mansos como los humanos modernos. En un área pequeña pueden tolerar una gran concentración de miembros de su propia especie y de especies foráneas.

También pueden alimentarse de una gama mucho más amplia de alimentos que sus parientes salvajes, y pueden sobrevivir y reproducirse en condiciones mucho peores. A diferencia de sus parientes salvajes, también son mucho menos exigentes a la hora de elegir pareja, se aparean con más frecuencia y forman poblaciones muy diversas.

En términos de estructura corporal, los domesticadores humanos son más débiles que sus parientes salvajes. Tienen menos músculos y más grasa, una cara más plana y un esqueleto más delgado. Por último, pero no menos importante, se caracterizan por tener unas mandíbulas mucho más débiles y menos macizas.

No hay duda de que estos cambios mentales y físicos están relacionados. Pero, ¿por qué los propios humanos también las muestran? Según la teoría del "autorreemplazo", la razón que subyace es que las mismas ventajas que ayudaron a sobrevivir preferentemente a los animales mejor domesticados también favorecieron a los humanos mejor "domesticados".

Esas personas y esas tropas cuyos miembros eran menos agresivos y podían trabajar mejor juntos tenían ventaja. Mantener la docilidad hasta la vejez, la capacidad de digerir una amplia variedad de fuentes de nutrientes o la promiscuidad sexual no estaban fuera de lugar.

Las personas que podían sobrevivir a largos períodos de penuria y luego reproducirse también tenían ventaja. Y también los que se adaptaron a casi cualquier entorno.

Los genes eran la clave.

Pero junto a estos rasgos ventajosos, también se fijaron sus efectos secundarios. Dado que muchos de estos rasgos surgieron en realidad de la retención de características juveniles en la edad adulta, no debería sorprender que los efectos secundarios físicos de estos cambios sean también a menudo "subdesarrollados": mandíbulas más débiles, arcos supraorbitales más pequeños, esqueletos menos macizos y, en general, menos rasgos típicos de los simios adultos.

Sin embargo, la teoría más fantasiosa no es más que una especulación hasta que pasa el fuego de las pruebas científicas. Esto es precisamente lo que ha resultado ser un hueso duro de roer para la teoría del autorreemplazo.

En los seres humanos, al igual que en sus antepasados domesticados, los genes han cambiado en los últimos cientos de miles de años. Sin embargo, ninguna prueba ha demostrado de forma concluyente que sean preferentemente los mismos genes, o que estos genes codifiquen rasgos preferentemente domesticados.

Pero un equipo de médicos y biólogos ha analizado el asunto desde un nuevo ángulo. Se dieron cuenta de que algunas enfermedades raras del desarrollo humano se parecen mucho a hipotéticas etapas anteriores o posteriores en un eje imaginario de autodomesticación.

Las diferentes variantes del síndrome dan lugar, además de a diversos problemas de salud, a deformidades faciales y, por lo general, a retraso mental. Sin embargo, lo más interesante son sus diferencias.

Cuando se suprime la región de ADN pertinente, que consta de 23 genes en uno de los cromosomas emparejados, el individuo es simpático, hiperactivo y con buena memoria para los lugares y las personas. Por el contrario, cuando estos genes están doblemente copiados en uno de los cromosomas, el portador de la mutación suele sufrir un retraso en el desarrollo, un peor desarrollo del habla, ansiedad, estallidos de ira y diversos síntomas autistas.

Los neandertales y los denisovanos eran diferentes

En el estudio, los investigadores se centraron en uno de los 23 genes asociados al síndrome de Williams-Beuren: el BAZ1B. El críptico nombre esconde un gen que está detrás de la regulación de muchos procesos de desarrollo. En particular, influye fuertemente en las células de la llamada barra neural, que se desplazan de la parte dorsal a la ventral del embrión durante el desarrollo y están implicadas en la estructura facial, entre otras muchas funciones.

Los investigadores salieron de otra investigación en la que obtuvieron células madre de la barra neural de varios individuos que padecían diferentes variantes del síndrome de Williams-Beuren. A continuación, ajustaron estas células para que funcionaran, es decir, para que transcribieran las proteínas codificadas, a diferentes ritmos mediante técnicas de biología molecular. De este modo, pudieron observar directamente cómo las células de la cresta neural se veían afectadas por distintos grados de restricción de la función del gen BAZ1B.

Las observaciones mostraron que las células con diferentes tasas de transcripción del gen BAZ1B diferían en la velocidad de movimiento, el retraso con el que se produce este evento y la tasa de éxito en el cambio a células más especializadas.

Como efecto secundario de las intervenciones, también se observaron cambios reguladores en muchos otros genes del desarrollo. Si se trasladan estos resultados al embrión, queda claro que la tasa de transcripción de BAZ1B afecta significativamente al desarrollo humano, en particular a los cambios en la cabeza de la cara, pero secundariamente a una serie de otros rasgos como el desarrollo de los huesos, el cerebro y el corazón.

Cuando los investigadores compararon entonces los cambios en el uso del BAZ1B en los humanos modernos y sus parientes prehistóricos (neandertales y denisovanos, cuyos genomas hemos leído en gran parte), el papel evolutivo del gen en cuestión salió a la luz.

De hecho, los genes del desarrollo cuyo empleo está controlado por BAZ1B, los genes del desarrollo que estaban bajo una fuerte presión de selección natural en los humanos modernos en comparación con los neandertales y los denisovanos, y los genes del desarrollo que estaban bajo una fuerte presión de selección natural en los domesticadores de animales, son sorprendentemente a menudo los mismos.

Los domesticados tuvieron más posibilidades de sobrevivir

Los genes cuyos cambios se manifiestan ahora por el raro síndrome de Williams-Beuren probablemente representan los mismos genes que estuvieron en el centro de la reciente evolución humana. El ajuste de su actividad durante la evolución estuvo detrás de la reducción de la agresividad humana, la socialización y muchos otros rasgos que son típicos de las poblaciones humanas modernas.

Además, los mismos genes estaban también detrás de los cambios en los animales que hemos domesticado en el pasado reciente, lo que apoya la hipótesis de que la domesticación humana y la animal son en el fondo el mismo proceso: a medida que hemos cambiado los animales que nos rodean, también nos hemos cambiado a nosotros mismos.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto