Las redes sociales nos ponen en un "estado disociativo".

Las redes sociales nos ponen en un estado disociativo

Muchas personas creen que pasan más tiempo en las redes sociales del que realmente desean. Los investigadores han definido el estado en el que nos desplazamos por Facebook, Twitter y compañía como perdidos en nuestros pensamientos, como una especie de disociación, un estado en el que nos olvidamos del mundo que nos rodea y nos perdemos completamente en una actividad. 

Además, han investigado qué cambios en el diseño de las aplicaciones podrían ayudarnos a gestionar nuestro tiempo de forma más consciente y evitar la disociación. Por ello, podría ser útil que los contenidos se organicen en listas y que se notifique a los usuarios cuando hayan leído todos los mensajes nuevos o cuando hayan pasado ya cierto tiempo en la plataforma.

"Solo estoy comprobando las últimas notificaciones..." y ha pasado otra media hora sin que podamos recordar bien lo que estábamos haciendo durante ese tiempo. Algunas personas describen su consumo de medios sociales como una especie de adicción, en la que pasan horas desplazándose por varias redes sociales sin quererlo realmente, y acaban resentidos por no haber utilizado el tiempo de manera más inteligente. E incluso sin la sensación de adicción, muchas personas conocen el efecto de que el reloj parece ir más rápido cuando se distraen con Facebook y compañía.

Desplazamiento sin sentido

Un equipo dirigido por Amanda Baughan, de la Universidad de Washington en Seattle, ha estudiado ahora este efecto y sus posibles soluciones. Para ello, los investigadores desarrollaron su propia app, llamada Chirp, que integra la cuenta real de Twitter de los usuarios, pero al mismo tiempo permite integrar encuestas cortas, así como intervenciones. 43 usuarios de Twitter de Estados Unidos emplearon la aplicación con fines de investigación durante un mes. Durante cada sesión, aparecía un cuadro de diálogo después de tres minutos y a intervalos regulares a partir de entonces, en el que se pedía a los usuarios que indicaran en una escala del uno al cinco hasta qué punto estaban de acuerdo con la afirmación "Actualmente uso Chirp sin prestar realmente atención a lo que estoy haciendo".

18 de los 42 sujetos de la prueba estuvieron de acuerdo con esta afirmación al menos una vez, lo que para los investigadores es un indicio de que los participantes habían entrado en un estado de disociación. "La disociación se define por estar completamente absorto en lo que estás haciendo", explica Baughan. "Pero la gente no se da cuenta de que se ha disociado hasta después del hecho. Así que cuando sales de la disociación, a veces te sientes como: "¿Cómo he llegado hasta aquí?". Un efecto similar puede producirse al leer un libro emocionante o al soñar despierto".

Disociación en lugar de adicción

Según la observación de Baughan, muchas personas se avergüenzan de su uso excesivo de las redes sociales. En opinión de la investigadora, el término "disociación" en lugar de "adicción" puede ayudar a cambiar la narrativa: "En lugar de: 'Debería ser capaz de tener más autocontrol', es más bien: todos nos disociamos de muchas maneras a lo largo del día; ya sea soñando despiertos o haciendo scroll en Instagram, dejamos de prestar atención a lo que ocurre a nuestro alrededor", describe. Esto no es necesariamente algo malo, dice, pero puede ayudarnos a relajarnos. Sin embargo, se convierte en un problema cuando los usuarios sienten que han perdido el tiempo y quedan insatisfechos.

"Una de las preguntas que nos hicimos fue: ¿qué pasa si rediseñamos una plataforma de medios sociales para que siga ofreciendo lo que a la gente le gusta de ella, pero con el objetivo explícito de que el usuario conserve el control sobre su tiempo y su atención?", dice Alexis Hiniker, colega de Baughan. Así, tras la primera semana, en la que los sujetos utilizaron libremente la aplicación Chirp, los investigadores incorporaron intervenciones para ayudar a los usuarios a ser más conscientes de su uso de los medios de comunicación. Al cabo de un mes, realizaron entrevistas en profundidad a once participantes sobre sus experiencias de uso.

Intervenciones para una mejor gestión del tiempo

Para que los sujetos se centraran en lo que era importante para ellos, los investigadores les pidieron que clasificaran en listas todos los canales seguidos. Si un usuario había leído todos los mensajes nuevos de una lista, recibía el mensaje "¡Estás al día!". Los investigadores recibieron comentarios positivos sobre esta función por parte de los entrevistados. "Una interrupción incorporada a una lista significaba que solo tenían que leer durante unos minutos y luego, ante el riesgo de verse absorbidos, podían leer otra lista", nos dice Baugham. "Consumir este contenido en forma de bocado fue algo que cayó muy bien".

Como otra intervención, cada 20 minutos aparecía un cuadro de diálogo que alertaba a los usuarios de su tiempo de uso anterior y les preguntaba si realmente querían seguir en Chirp. Esta intervención recibió críticas mixtas. "Si la gente quería distraerse, un cuadro de diálogo les ayudaba a darse cuenta de que habían estado navegando sin pensar. Pero cuando utilizaron la aplicación de manera más consciente e intencionada, el mismo cuadro de diálogo les distrajo mucho", dijo Hiniker. "En las entrevistas, la gente decía que estas medidas eran probablemente buenas para 'otras personas' que no tenían autocontrol, pero no las querían para ellos".

Tiempo de relajación

Según los investigadores, el problema de las plataformas de medios sociales no es que los usuarios carezcan de autocontrol, sino que las plataformas están diseñadas para mantener a los usuarios en el sitio el mayor tiempo posible. "Las plataformas de las redes sociales están diseñadas para que la gente se desplace", explica Baugham. "Cuando estamos en un estado disociativo, tenemos un sentido de agencia disminuido, lo que nos hace más susceptibles a estos diseños, y perdemos la noción del tiempo". Por otro lado, para maximizar realmente la utilidad para las personas, las plataformas tendrían que ofrecer mejores opciones de gestión del tiempo, según los investigadores. Aquellos que no se sientan atrapados en una adicción pueden disfrutar del estado disociativo como un bienvenido descanso de vez en cuando y relajarse en el proceso.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto