El plástico contamina los suelos cultivables durante décadas

El plástico contamina los suelos cultivables durante décadas

Cada vez se acumulan más residuos de plástico no solo en las aguas subterráneas, sino también en los suelos cultivables. entre otras cosas por los años de fertilización con lodos de depuradora. Ahora, los estudios demuestran que, incluso 30 años después, este plástico permanece casi intacto en el suelo. Las grandes cantidades de plástico pueden perjudicar la fertilidad, pero también pueden llegar a nosotros los humanos a través de la cadena alimentaria.

Exposición constante

Cada vez que nos duchamos o lavamos la ropa, las partículas de microplástico se desprenden del bote de champú o de nuestra ropa y contaminan las aguas subterráneas. Las partículas de plástico se abren paso en todos los ecosistemas, por remotos que sean, y ya se han detectado en las profundidades de la Fosa de las Marianas y en la cima del Monte Everest. Pero no solamente las masas de agua se ven afectadas por la contaminación por microplásticos, sino también los terrenos agrícolas. Una de las fuentes de esta contaminación plástica en la agricultura es la fertilización de los suelos.

¿Qué ocurre con el plástico en el suelo?

Los agricultores suelen utilizar los residuos de las plantas de tratamiento de aguas residuales para mejorar el suelo y fertilizarlo. Pero además de los valiosos nutrientes y la materia orgánica, este método también introducía plástico en el suelo. Esto se debe a que los lodos de depuradora contienen una media de casi 1500 partículas de plástico por kilogramo, como se sabe hoy en día. Debido a la a veces elevada contaminación de los lodos de depuradora con metales pesados y otras impurezas, su esparcimiento está ahora estrictamente regulado. Por ello, los lodos de depuradora apenas se emplean hoy en día para la fertilización.

Pero, ¿qué pasó con las partículas de plástico que se esparcieron por los campos en aquella época? Collin Weber y sus colegas Peter Chifflard y Alexander Santowski, de la Universidad Alemana Phillipps de Marburgo, lo han investigado ahora. "Lo que ocurre con las partículas una vez que entran en el paisaje agrícola (si el plástico se degrada o se distribuye espacialmente) no estaba claro hasta ahora", afirma Chifflard. Para averiguarlo, los científicos se fijaron en las zonas agrícolas de la Universidad de Giessen, en Hesse Central, de las que se dispone de registros detallados de uso. "No se han utilizado lodos de depuradora en las zonas estudiadas desde mediados de la década de 1980", informa Santowski.

Alta contaminación por plásticos hasta el día de hoy

Los resultados muestran que 30 años no es mucho tiempo en el ciclo de vida de un plástico: La superficie de las tierras de labranza anteriormente abonadas con lodos de depuradora sigue teniendo una alta densidad de macroplásticos, es decir, partículas de plástico de cinco centímetros o más. Si se excava hasta noventa centímetros de profundidad en el suelo, se encuentran hasta 56 partículas de plástico por kilogramo de materia seca, según informan los investigadores. La carga de microplásticos también fue significativamente mayor en las tierras de cultivo previamente fertilizadas con lodos de depuradora que en las tierras de cultivo no tratadas.

La distribución del plástico en las tierras de cultivo también muestra ciertos patrones, informa Weber: "Las zonas con aportación directa de lodos de depuradora son las que contienen más plástico; en todas las demás se encuentra bastante menos". Por lo tanto, las partículas de plástico permanecen en el mismo lugar durante más tiempo y solo se extienden de forma limitada. Según los investigadores, el hecho de que se extiendan se debe probablemente a la labranza de la superficie y menos a causas naturales como el viento o la erosión.

La regulación llega demasiado tarde

Las partículas de plástico grandes y pequeñas permanecen en el suelo durante mucho tiempo. ¿Qué significa esto para la agricultura? Según Weber, no se puede descartar que la contaminación afecte también a la función del suelo cultivable. "Estudios anteriores ya han demostrado que la presencia de plástico y microplástico en el suelo afecta negativamente a las propiedades del suelo, a los organismos del suelo y al crecimiento de las plantas", informan Weber y sus colegas. Además, cuando las plantas ingieren las partículas de plástico, estas podrían entrar en la cadena alimentaria y causar problemas de salud en los seres humanos.

Las nuevas normativas y estrategias para evitar el plástico en los suelos agrícolas llegan ya demasiado tarde, incluso en muchos países no existe tal regulación, concluyen Weber y sus colegas. El plástico persiste durante décadas en los suelos cultivables, que se han convertido así, desde hace tiempo, en un depósito de contaminación por plásticos de origen humano.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto