Científicos descubren porque los adolescentes no escuchan a sus madres

Se descubre porque los adolescentes no escuchan a sus madres o padres

"¡Limpia tu habitación ahora!" Pero dos días después, la habitación del hijo sigue siendo una gran pocilga. ¿Escena reconocible? Los investigadores saben ahora por qué los adolescentes no escuchan.

Científicos de la Universidad de Stanford han descubierto que el cerebro de los niños de 13 años funciona de forma diferente. Mientras que los niños pequeños siguen atentos a la voz de su madre, los adolescentes son más receptivos a nuevas voces. De hecho, las resonancias magnéticas muestran que el centro de recompensa es más propenso a ser estimulado por voces desconocidas que por la voz de su propia madre. Esto puede tener una causa biológica. Los adolescentes se distancian más de sus padres.

"Comprobamos que los niños se vuelven más independientes en un momento determinado", dice el autor principal, Vinon Menon. "Este proceso se acelera por una señal biológica subyacente. Esta señal la hemos descubierto ahora. Facilita que los adolescentes se relacionen con personas ajenas a su familia. Esto les ayuda a explorar el mundo".

Más actividad en el cerebro

Los investigadores utilizaron los resultados de un estudio anterior y añadieron datos de adolescentes de entre 13 y 16 años. Los científicos grabaron las voces de las madres y las reprodujeron posteriormente, junto con las voces de otras personas y sonidos no sociales (por ejemplo, el sonido de un lavavajillas). Los científicos emplearon un escáner de resonancia magnética para estudiar de cerca los cerebros de los niños. Vieron cómo se iluminaban diferentes áreas del cerebro cuando se reproducían los distintos sonidos.

Lo que distinguía a los adolescentes de los niños más pequeños era que las voces desconocidas provocaban más actividad en el llamado núcleo accumbens del sistema de procesamiento de recompensas. Esta zona del cerebro desempeña un papel importante en experiencias positivas como el deseo, la motivación, la pasión y la satisfacción. Esta zona del cerebro también interviene en el enamoramiento. Además, los científicos observaron más actividad en el córtex prefrontal ventromedial: un área implicada en la asignación de valor a la información social. Este cambio se produce cuando los niños tienen 13 o 14 años y no hay diferencia entre niños y niñas.

El poder de la voz de la madre

En la última década, los científicos han aprendido más sobre el poder único de la voz de una madre. Por ejemplo, un estudio de 2010 descubrió que la oxitocina se libera cuando una hija escucha la voz de su madre. Esto es notable, porque antes se suponía que esto requería un toque o un abrazo. En 2016, los científicos descubrieron que los niños pueden identificar la voz de su madre con un alto grado de certeza.

"La voz de la madre es la fuente de sonido que enseña a los niños pequeños todo sobre el mundo socio-emocional y el desarrollo del lenguaje", dice el coautor Percy Mistry. "Los fetos pueden reconocer la voz de su madre antes de nacer, mientras que los adolescentes (que han pasado más tiempo con sus madres que los bebés) realmente afinan sus cerebros a voces que nunca han escuchado antes".

El estudio demuestra que se están produciendo importantes cambios en el cerebro de los adolescentes. "Nuestros hallazgos muestran que este proceso tiene sus raíces en los cambios neurobiológicos", continuó Menon. "Cuando los adolescentes van en contra de sus padres o no les hacen caso, es porque prestan más atención a las voces ajenas a la familia".

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto