Un estudio revela porque nos volvemos más amables con la edad

Estudio revela porqué nos volvemos más amables con la edad

Tiene que ver con el aumento de la liberación de una hormona conocida.

¿La mayoría de las personas mayores son malhumoradas y agrias, o tiernas y amables? Es una cuestión muy debatida. Un nuevo estudio confirma que sí sufrimos un cambio de comportamiento a medida que envejecemos. Y en la mayoría de los casos, es un cambio a mejor.

Oxitocina

En el estudio, los investigadores examinaron si la liberación de oxitocina (más conocida como la hormona del abrazo) en el cerebro cambia con la edad y, en ese caso, si esto tiene efectos en el comportamiento. "La oxitocina es una señal neuroquímica que favorece el apego y el vínculo con los demás", explica el investigador Paul Zak en una conversación "Se ha demostrado que las conexiones sociales reducen significativamente la morbilidad y la mortalidad. Sin embargo, nunca se había estudiado cómo cambia la oxitocina con la edad, pero puede tener importantes implicaciones para nuestra salud y estado de ánimo."

Más sobre la oxitocina

La oxitocina (u hormona del abrazo) se libera en el cerebro durante ciertas experiencias placenteras o intensas, como durante el vínculo materno, las amistades, las interacciones románticas y el sexo. Incluso puede liberarse cuando se está abrazado a una pareja romántica (lo que dio a la hormona su distintivo apodo). Así pues, la hormona parece desempeñar un papel importante en los contactos sociales y la sensación de placer.

Los investigadores reclutaron a más de 100 participantes para su estudio, con edades comprendidas entre los 18 y los 99 años. A cada uno se le mostró un vídeo sobre un niño con cáncer. Un estudio anterior demostró que esto induce la liberación de oxitocina en el cerebro. Se tomaron muestras de sangre antes y después del vídeo para medir el cambio en la oxitocina. "Los participantes tenían la opción de donar una parte de sus ganancias del estudio a una organización benéfica contra el cáncer infantil", dice Zak. "También recogimos datos sobre su estado emocional para conocer mejor su satisfacción general con la vida".

Más generoso y servicial

El experimento conduce a un interesante descubrimiento. De hecho, las personas que producían más oxitocina no solo eran más generosas, sino que en general eran más serviciales. "Además, descubrimos que la liberación de oxitocina aumenta con la edad", dice Zak. "Pero quizá lo más interesante es que existe una relación positiva entre el cambio de oxitocina y una mayor satisfacción vital, gratitud y empatía; rasgos todos ellos que aumentan a medida que las personas envejecen".

Cuanto más viejo, más bonito

El estudio confirma que, efectivamente, la mayoría de las personas se vuelven más amables con la edad y también explica el porqué: gracias al aumento de la liberación de la hormona del abrazo, la oxitocina. "Nuestro estudio ofrece una explicación neuroquímica de por qué las personas mayores suelen estar más satisfechas con su vida y son más cuidadosas y serviciales", resume Zak.

¿Por qué?

Una cuestión interesante es por qué nuestros niveles de oxitocina aumentan a medida que envejecemos. "Se sabe que las interacciones sociales influyen en la actividad cerebral", afirma Zak. "Una de las explicaciones es que las personas mayores han desarrollado el hábito de establecer contactos sociales a lo largo de su vida, por lo que sus cerebros liberan más oxitocina. Otra es que a medida que las personas envejecen son más capaces de regular sus emociones, incluidas las negativas, por lo que pueden conectar con los demás más fácilmente."

Entrenamiento cerebral

Esto tiene implicaciones interesantes. Porque significa que, de hecho, también puedes entrenar a tu cerebro para que libere más oxitocina. "Las interacciones sociales, como se ha mencionado, conducen a la liberación de la hormona del abrazo, al igual que bailar, cantar e incluso jugar con un perro", enumera Zak. Y así nace un círculo virtuoso. Significa que puedes controlar si eres amable, cariñoso y servicial, o... un amargado.

En definitiva, el estudio proporciona una nueva e interesante visión de por qué la mayoría de las personas se vuelven más suaves y amables con la edad. Y eso no es solo un beneficio para los demás. "Los beneficios de la oxitocina para la salud son muy potentes", dice Zak. "Por ejemplo, también reduce el estrés y mejora la respuesta inmunitaria". Según Zak, lo ideal sería que todos abrazáramos nuestra profunda naturaleza social e invirtiéramos en actividades sociales. "Esto es especialmente importante después de casi dos años de la pandemia del Covid-19 y estrictos cierres", continúa. "La retroalimentación positiva de ayudar a los demás puede entrenar al cerebro para que libere más oxitocina, de modo que no solo se está más satisfecho con la vida, se es más empático y agradecido, sino que también se experimenta una reducción del estrés fisiológico y se tiene una mejor respuesta inmunológica. Así que ayudar a los demás no es solo "divertido"; en realidad puede hacer a la gente más feliz y más sana".

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto