¿Un cerebro más grande reduce las posibilidades de extinción?

Las especies con cerebros más grandes tenían más probabilidades de sobrevivir en los últimos 100.000 años, afirma un equipo de investigadores israelíes e italianos. Otros no están convencidos.

El período comprendido entre 115.000 y 500 años (el Cuaternario tardío) no fue una época fácil para los mamíferos. El rápido cambio climático (eras de hielo que iban y venían) y la expansión del ser humano por el planeta probablemente causaron la muerte de muchas especies. Pero, ¿qué factores determinaron la posibilidad de que dicha especie desapareciera o no? Esta cuestión fue abordada por el zoólogo Jacob Dembitzer, de la Universidad de Tel Aviv, y sus colegas.

El resultado de su investigación: como ya se sabía, los animales más grandes estaban en desventaja. Sin embargo, el volumen del cerebro también resultó ser un factor importante: cuanto mayor es el volumen del cerebro, mejores son las posibilidades de supervivencia de una especie.

Un cerebro más grande para su peso

Para su estudio, Dembitzer y su equipo examinaron 3.616 cráneos de 291 especies existentes y 50 especies extinguidas. Basándose en esos cráneos, determinaron el volumen cerebral. Además, extrajeron de estudios anteriores el peso medio de los individuos de una determinada especie y el momento en que la especie en cuestión se extinguió (si es que eso había ocurrido, claro).

Un gráfico en su artículo en la revista científica Scientific Reports muestra claramente sus resultados. Las especies supervivientes tienen, por término medio, un cerebro más grande para su peso que las especies extinguidas.

Caza de seres humanos

"El peso corporal era claramente el factor más importante", escriben los investigadores, "pero el tamaño del cerebro también ayuda a explicar qué especies grandes tenían más probabilidades de sobrevivir hasta nuestros días".

Es probable que las especies con cerebros más grandes fueran más capaces de recordar dónde pastar y dónde encontrar agua, especulan los investigadores. "También fueron capaces de responder más adecuadamente a la amenaza que supone la caza de humanos".

Primates primitivos

Todo esto puede parecer muy lógico: cuanto más inteligente, mejor. Pero un cerebro grande también tiene desventajas. En primer lugar, los cerebros grandes consumen energía. Además, las especies con un cerebro grande tienen períodos de gestación más largos por término medio y hay más tiempo entre los nacimientos sucesivos. Características que aumentan la posibilidad de extinción. El paleontólogo Lars van den Hoek Ostende, que trabaja en Naturalis, pero no participó en la investigación, califica el resultado de "sorprendente, de esos que te hacen pensar: ¿es realmente así?

En lo que respecta a Van den Hoek Ostende, la respuesta a esta pregunta tampoco es un "sí" inequívoco. En primer lugar, señala que todos los primates extintos que los investigadores analizaron pertenecen a los lémures: prosimios que solo se dan en Madagascar. "Se trata de primates bastante primitivos que probablemente tenían una capacidad cerebral menor de todos modos. Además, los investigadores únicamente tomaron una especie existente de lémur. Así que hay algunos inconvenientes y capturas".

Ahora son sobre todo los animales más grandes los que han hecho que la línea de las especies extinguidas se sitúe por debajo de la de las especies supervivientes en el gráfico de Dembitzer y sus colegas. En particular, se extinguieron muchos perezosos, osos hormigueros y armadillos con una capacidad cerebral relativamente pequeña.

Pero, argumenta Van den Hoek Ostende: "Son especies un poco 'raras' que no se pueden equiparar a otros mamíferos. Eso es lo que hacen estos investigadores, y así apoyan su propia idea preconcebida".

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto