Los primates también tienen debilidad por el alcohol

A mucha gente le gusta disfrutar de una refrescante cerveza o una copa de vino de vez en cuando. Pero, ¿de dónde viene nuestro amor por el alcohol? Es posible que la base se haya establecido hace millones de años, como afirmó el biólogo Robert Dudley hace unos ocho años. Y ahora los investigadores parecen haber encontrado pruebas provisionales que apoyan la hipótesis del llamado "mono borracho".

La hipótesis del mono borracho

En 2014, Dudley escribió un libro en el que exponía su teoría. Nuestra debilidad por el alcohol puede haberse originado hace millones de años, cuando nuestros lejanos antepasados simiescos descubrieron que el olor del alcohol les llevaba a la fruta madura, en fermentación y nutritiva. Las mediciones mostraron que algunas frutas conocidas por los primates contienen naturalmente altos niveles de alcohol, hasta un 7 %. Dudley llamó a su teoría la hipótesis del mono borracho. Pero en ese momento no tenía datos que demostraran que los simios preferían efectivamente la fruta fermentada, o que digirieran el alcohol de la fruta.

Estudio

En un nuevo estudio, los investigadores decidieron poner a prueba la hipótesis del mono borracho. Recogieron restos de fruta desechada de lémures negros salvajes (Ateles geoffroyi) que viven en la isla de Barro Colorado, en Panamá, y analizaron esta orina. Los investigadores descubrieron que la concentración de alcohol en la fruta estaba siempre entre el uno y el dos por ciento, debido a la fermentación del azúcar en alcohol por la levadura. La fruta madura que recogieron los monos también procedía de la ciruela amarilla mombin; una fruta que también ha sido utilizada durante milenios por las poblaciones humanas indígenas de América Central y del Sur para hacer chicha, una bebida alcohólica fermentada.

Al analizar la orina

Además, se descubrió que la orina de los monos negros contenía los llamados metabolitos secundarios del alcohol. Esto significa que los monos emplean realmente el alcohol para obtener energía: no entra por arriba y sale por abajo. "Los monos probablemente comen la fruta que contiene etanol por las calorías", dice la investigadora Christina Campbell. "Obtienen más calorías de la fruta fermentada que de la no fermentada. La mayor ingesta de calorías significa a su vez más energía".

Pruebas cautelosas

Significa que los investigadores han encontrado pruebas cautelosas para la hipótesis del mono borracho. "Por primera vez hemos podido demostrar sin lugar a dudas que los primates salvajes, sin intervención humana, comen fruta con etanol", afirma Campbell. "Así que parece que hay algo de cierto en la hipótesis del mono borracho: nuestra afición al alcohol bien puede provenir de la debilidad de los primates frugívoros por el etanol que se produce de forma natural en la fruta madura". Y al igual que los simios, nuestros antepasados humanos también pueden haber preferido la fruta que contiene etanol, ya que contiene más calorías.

Intoxicante

¿Los simios se emborrachan realmente? Eso es dudoso. "Probablemente, no se emborrachan", sospecha Dudley. "Pero proporciona algún beneficio fisiológico. No se puede descartar". Además, los efectos psicoactivos del etanol pueden hacer que los monos coman más y, por tanto, consuman aún más calorías.

Hoy en día, la disponibilidad de alcohol de manera líquida, sin la pulpa de relleno de la fruta fermentada, hace que se ingiera demasiado fácilmente. La idea de que la afinidad natural de los humanos por el alcohol ha sido heredada de nuestros antepasados simios podría, según los investigadores, ayudar a la sociedad a afrontar mejor los efectos adversos del abuso del alcohol.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto